PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta etiqueta certifica que tu ropa está libre de explotación infantil

H

 

Ya no tienes excusa para seguir mirando hacia otro lado

PlayGround

18 Abril 2016 22:11

No hay manera de saber si esa camiseta que llevas la ha hecho un niños de 8 años que trabaja en alguna de las miles de fábricas precarias que existen en Bangladesh. O en Camboya. O en Vietnam.

No hay manera de saber si las últimas zapatillas de moda, esas que tu blogger favorita exhibe en su Instagram, no las ha cosido un niño que debe trabajar 16 horas al día, 6 o 7 días a la semana, por unos céntimos a la hora en un trabajo que le arrebata la infancia y su bienestar.

Hasta ahora, no había manera de saberlo. Pero ya no podemos mirar hacia otro lado.

La organización neozelandesa sin ánimo de lucro Child Labor Free ha creado una etiqueta especial para todas aquellas marcas que se niegan a utilizar el trabajo infantil para producir sus prendas.



Según la Organización Internacional del Trabajo, cerca de 168 millones de niños trabajan explotados en la producción textil. En condiciones propias de la esclavitud.

En los últimos años la concienciación sobre las condiciones de trabajo de las fábricas situadas sobre todo en el sureste asiático ha aumentado, pero esa atención no supera el interés que se genera cada vez que una nueva tienda de ropa barata abre una sucursal.

Todos recordamos el derrumbe de Rana Plaza en Bangladesh.

Todos recordamos las colas de la nueva tienda de Primark en Madrid.

La mayoría de las grandes empresas del Fast Fashion y el Low Cost, cuando contratan a las fábricas que producen su ropa, ni siquiera saben en qué condiciones se encuentran sus trabajadores. Ni como trabajan.

El contrato se hace a través de un intermediario en el país de producción. Pero eso no es excusa.

El trabajo ético debería ser una obligación para todos pero por el momento solo ha sido adoptado por unas pocas marcas.

Las firmas que se quieran sumar a la iniciativa libre de trabajo infantil deberán someterse a una auditoría externa e independiente a cargo de la consultora Ernst&Young que asegure que en ningún punto del proceso de producción se haya empleado la mano de obra infantil.

Ya hay una lista de marcas que se han adherido a coser la etiqueta del corazón rojo en sus prendas. Pero de momento, la lista de los que están dispuestos a ingresar menos produciendo éticamente no es demasiado larga.

Por supuesto, las multinacionales textiles más famosas del planeta, no están en la lista.

share