Actualidad

"Qué estúpidos nos vemos con nuestros smartphones"

Este fotógrafo retrata mejor que nadie nuestra obsesión por la pantalla del móvil

Es el cumpleaños de tu pareja, y los dos os habéis puesto muy monos para salir a cenar.

Llegáis al restaurante y os pedís un buen vino y un montón de cosas deliciosas para la celebración.

Es el cumpleaños de tu pareja, sí, ¿así que cómo no vas a subir una foto a Instagram mostrándole al mundo cuánto lo estáis petando? Espera, le dices a él, y entonces sacas tu teléfono y te preparas para fotografiar.

De pronto, una cosa lleva a la otra: que si a ver quién pone Like primero, que si tengo que comprobar si se ha publicado bien en Facebook, que si a ver Twitter, que si también se la voy a mandar a mis padres para que sepan lo bien que nos lo estamos pasando, que si ahora… 

Levantas la cabeza dos segundos, y tu pareja también ha sacado el móvil. Te pide que esperes un momento, porque tiene que responder a un tuit. No pasa nada, le dices, yo también tengo que contestar a un tuit.

Y entonces seguís los dos ahí, tecleando las miniletras de vuestros respectivos teléfonos, silenciosos, dejando que vuestros platos se enfríen poco a poco.

El tiempo pasa. El tiempo pasa. El tiempo pasa tan rápido entre botones y aplicaciones y sonidos y vibraciones...

Mándame la foto en la que estamos brindando, te pide.

Uy, si el vino ya está caliente, dices.

La noche se acaba, pero la primera foto que subiste a Instagram tiene casi 30 likes. La vida en las redes sociales parece perfecta. Y tú quieres a tu pareja incluso si no os habéis mirado ni un solo minuto.

Incluso si no habéis hablado ni un solo segundo.

Incluso si vuestros aparatos electrónicos os han devorado el cerebro.

Ya no levantamos cabeza. O como el fotógrafo Babycakes Romero asegura para titular esta serie de fotos: la muerte de la conversación ha llegado.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar