Actualidad

A las personas muy inteligentes, estar con amigos les vuelve infelices

Un nuevo estudio revela que existe una relación inversamente proporcional entre la socialización y la felicidad de las personas con altos coeficientes intelectuales

Imagen de Stephen Lyne

Sobre el papel, la amistad está estrechamente ligada a la felicidad. Tener muchos amigos y, sobre todo, de calidad, se ha visto siempre como un elemento que ayuda a ser feliz.

Sin embargo, un reciente estudio revela que podría existir una excepción: las personas extremadamente inteligentes son menos felices cuanto más tiempo pasan con sus amigos.

La investigación, publicada en el British Journal of Psychology, plantea la teoría de que la manera de vivir que tenían nuestros antepasados es la que nos sigue haciendo felices ahora. “ El modo de vida de los cazadores y recolectores es lo que nos hacía feliz entonces y, probablemente, lo que todavía aumenta nuestra satisfacción con la vida”, afirman los psicólogos Satoshi Kanazawa y Norman Li, impulsores del estudio.

El modo de vida de los cazadores es lo que nos hace feliz

El análisis de la investigación, que ha contado con la colaboración de más de 15.000 encuestados de entre 18 y 28 años, dio pie a dos grandes hallazgos.

Por un lado, que aquellas personas que viven en áreas más densamente pobladas suelen mostrar un nivel de satisfacción vital menor. Debido a que nuestros ancestros vivían en comunidades que no superaban las 150 personas, vivir en grupos más grandes podría generar sentimientos de inquietud e incomodidad.

Por el otro, que cuántas más interacciones sociales tiene un individuo más felicidad demuestra. En este sentido, la amistad podría ser clave para nuestra felicidad porque nuestros ancestros confiaban en dichas relaciones para superar desafíos de caza y compartir el cuidado de los niños.

Las personas inteligentes no necesitan a otra gente para resolver sus  problemas cotidianos  

Pero, para aquellas personas más inteligentes, estas correlaciones se veían disminuidas o, incluso, revertidas.

“El efecto de la densidad de población en la felicidad de la persona es el doble para los individuos de bajo coeficiente intelectual que para las personas inteligentes. Los que mayor CI tienen se llegan a sentir menos satisfechos con su vida mientras más socializan”, explican Kanazawa y Li.

Es decir, cuanto más tiempo pasas con tus amigos siendo alguien muy inteligente, menos feliz reconoces ser.

En gran parte, esto se debe a que las personas con mayor CI no necesitan tanto al resto para avanzar. En las sociedades antiguas como las que plantea el estudio, la amistad era básica para cazar o cuidar de los hijos. Pero, en la actualidad, esa frontera se ha disipado y las personas más inteligentes pueden valerse de sí mismas para resolver los problemas cotidianos que se les presentan.

Cuando están con amigos, las personas inteligentes tienen la sensación de "estar perdiendo el tiempo"  

Pero, aunque esta es la postura oficial de los investigadores, varios expertos creen que este efecto responde a otros fenómenos. Según la investigadora Carol Graham, del Instituto Brookings de economía, “los resultados no son ninguna sorpresa. Las personas más inteligentes prefieren no pasar tanto tiempo socializando porque se centran en objetivos a largo plazo”.

En este sentido, pasar tiempo con sus amigos les podría generar la sensación de estar perdiendo el tiempo.

Además, Graham añade que el estudio es totalmente subjetivo y que, por lo tanto, no puede tomarse como una verdad científica. Ya que, para empezar, existe la incógnita de “¿qué es la felicidad?”.

[Vía Quartz, The Washington Post]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar