Actualidad

Estamos cada vez más cerca de engendrar vida en el espacio

Ratones nacidos de esperma congelado en órbita durante 9 meses dan esperanzas a la colonización espacial

Teruhiko Wakayama/University of Yamanashi

Debido a que la humanidad explora el Universo y se plantea la posibilidad de colonizar otros planetas, emerge el interrogante acerca de la descendencia. Se sabe qué le sucede al cuerpo humano tras un año flotando en microgavedad y expuesto a la radiación pero, ¿perjudicarían esas condiciones a los espermatozoides de la gente que vive en órbita o a los que se llevarán congelados desde la Tierra? ¿Será posible la reproducción fuera de nuestro mundo?

Para arrojar luz, un experimento japonés Space Pup mandó esperma congelado de ratón durante nueve meses a la Estación Espacial Internacional y, tras su regreso a la Tierra, ha podido engendrar roedores sanos.

"El propósito de nuestro proyecto era saber si la reproducción de mamíferos era posible en el espacio o no", declaró el biotécnico Teruhiko Wakayama, de la Universidad de Yamanashi, a The Guardian.

Durante 288 días, entre agosto de 2013 y mayo de 2014, a una temperatura de -95º centígrados, las muestras de espermas que se enviaron sufrieron casi 100 veces más dosis de radiación cósmica que en la superficie de nuestro planeta. A su vuelta, se compararon con las que se habían mantenido en la Tierra en condiciones similares.

Aunque no mostraron alteraciones graves, presentaron un ligero aumento en la cantidad de daños en el ADN que las muestras de control. Sin embargo, se detectó que la mayoría de daños se reparaban en los embriones después de fertilización.

Las muestras de esperma congelado de ratón pasaron nueve meses en la ISS

In vitro, se fecundaron los óvulos que luego pasaron a gestar ratonas. Se observó que había una proporción de nacimientos comparable a la que salía del esperma conservados en la Tierra y que el sexo de los nacidos no evidencia un gran desequilibrio en el número de hembras o machos. Las crías estaban sanas e incluso tuvieron descendencia cuando llegaron a la vida adulta.

"Aunque esos espermatozoides mostraron un poco de daño por la radiación espacial, los siguientes descendientes eran todos normales", manifestó. "Nuestros resultados demuestran que generar descendientes de animales domésticos o de humanos a partir de espermatozoides conservados en el espacio es una posibilidad que debería ser útil cuando llegue la era espacial", escribieron en su artículo publicado en la revista PNAS.

Pero mientras que representa una gran victoria en el terreno del conocimiento de una futura reproducción espacial de los mamíferos, todavía quedan enormes cuestiones por dilucidar.

" Nadie ha quedado embarazada en el espacio ni tuvo el bebé", apuntó la farmacóloga Dorit Donoviel a The Verge. "Un experimento ideal sería engendrar en el espacio una camada de cachorros, pero ni siquiera sé si el apareamiento es factible para los ratones en gravedad cero".

Una exposición a la radiación durante más de 9 meses también podría suponer daños desconocidos que se deberán investigar antes de los primeros asentamientos humanos en otros mundos.

[Vía Science Alert]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar