PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Una buena noticia: los enfermos de VIH viven ahora 10 años más

H

 

Las personas infectadas por el virus tienen casi la misma esperanza de vida que la gente sana

silvia laboreo

12 Mayo 2017 17:35


Tener VIH ha dejado de ser considerada una sentencia de muerte para sus afectados. Según un estudio científico publicado en la Revista Lancet, las personas afectadas recientemente por el virus del VIH pueden llegar a una esperanza de vida similar a aquellos que no están enfermos. Es decir, un joven europeo de 20 años que hubiera comenzado el tratamiento en 2008, podría llegar casi a los 70 años de vida.

Los científicos descubrieron que las mujeres afectadas por el VIH viven 76 años de media y los hombres unos 73. Un dato tranquilizador teniendo en cuenta que la esperanza de vida promedio en Estados Unidos es actualmente de 77 años para los hombres y 81 en las mujeres.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores de la Universidad de Bristol, utilizaron datos de 88.504 personas que se trataron de VIH entre 1996 y 2010 a partir de 18 estudios realizados en Europa y América del Norte. En ambos territorios, los científicos constataron que la esperanza de vida en los últimos 20 años había aumentado a 9 años en mujeres y a 10 en los hombres.



Los autores del estudio tuvieron en cuenta diversos factores, como la presencia del virus en sangre (cuanto menos mejor) y la cantidad de linfocitos CD4 en los glóbulos blancos (cuanto más mejor, ya que son una parte importante del sistema inmune y se utilizan para medir la infección).

La diferencia en cuanto a esperanza de vida tiene que ver con una mejora en los medicamentos –ya no son tan tóxicos como antes – y una mayor predisposición de los pacientes a tomarlos. “La terapia antirretroviral combinada se ha utilizado para tratar el VIH durante 20 años, pero los nuevos fármacos tienen menos efectos secundarios, implican tomar menos pastillas, mejorar la prevención de la replicación del virus y es más difícil que el virus se vuelva resistente a ellos,” explicó el autor del estudio, Adam trickey, de la Universidad de Bristol.


Los autores del estudio tuvieron en cuenta diversos factores, como la presencia del virus en sangre (cuanto menos mejor) y la cantidad de linfocitos CD4 en los glóbulos blancos (cuanto más mejor, ya que son una parte importante del sistema inmune y se utilizan para medir la infección).


Los autores de la investigación esperan que sus hallazgos contribuyan a “disminuir la estigmatización de las personas que viven con el VIH y ayudarles a obtener un seguro o empleo”, recoge The Independent.

Sin embargo, ahora que se ha conseguido este tremendo logro, la lucha contra el virus del VIH debe llevarse a otros frentes. Por un lado, el aumento de las pruebas médicas. Según inciden los científicos, 1 de cada 7 personas infectadas no es consciente de que tiene el virus, punto de vital importancia para comenzar tratamientos. Y de acuerdo con datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), unas 120.000 de personas en los países de la UE no saben que tienen el virus.




Y por el otro, la ruptura de la brecha de la esperanza de vida entre Estados Unidos y Europa, y el resto del mundo. Según denunciaba la activista Erika Castellanos en esta entrevista para PlayGround, solo el 46% de los enfermos de VIH están accediendo a tratamientos. “Tenemos 37,7 millones de personas con VIH y solo 18,2 millones acceden a tratamientos. Eso es menos del 50% de las personas que lo necesitan”, incidía. Y todo por las barreras de acceso a la compra, los precios injustos, las patentes y la protección intelectual que provocan que los países no puedan asumir su responsabilidad de proveer a las pacientes con VIH de medicamentos.

Por lo tanto, pese al dato esperanzador con el que abrimos esta noticia, aún queda mucho por hacer. Y si se quiere llegar a la famosa fecha –2030, el año en el que supone terminará la epidemia de SIDA – se debe trabajar para que la otra mitad de la población afectada por el VIH pueda vivir una vida plena.





share