PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Mucho más cerca de lo que crees: así acaban esclavizadas en Europa las niñas de Boko Haram

H

 

Boko Haram no es un conflicto tan lejano: muchas de sus víctimas acaban sexualmente esclavizadas en Europa. Esta es su historia

PlayGround

23 Febrero 2017 13:48

Desde que el grupo terrorista Boko Haram declarase la guerra al Estado nigeriano en 2015, las mujeres y niñas al noreste del país viven una situación catastrófica: o se enfrentan al secuestro, a ser usadas como esclavas sexuales o vendidas para el mismo fin por parte de los yihadistas, o huyen hacia un destino no mucho más prometedor.

El recorrido que les espera es pasar por campos de desplazados interiores (IDP, por sus siglas en inglés), donde, sin recursos, deberán prostituirse con los vigilantes y oficiales del estado a cambio de comida o de los bienes más básicos. Conocedoras de esta situación, las mafias de trata de blancas han instalado un rentable negocio en la zona: prometen a las niñas llevarlas a Europa. Una vez ahí, lo más probable, es que terminen de nuevo prostituidas para pagar las deudas desorbitadas impuestas por los traficantes.

Campos de refugiados sin refugio

Según la firma de sondeos nigeriana NOI Polls, el 90% de las personas desplazadas por la violencia del grupo terrorista no tienen para comer. La mayoría de ellas termina en los IDP, donde se producen múltiples abusos. NOI recogió que el 66% de 400 mujeres y niñas residentes en estos campos aseguraron atestiguar abusos sexuales y violaciones por parte de los oficiales del Estado.

En un reciente reportaje, The Daily Beast también se ha hecho eco de varios testimonios de niñas abusadas por parte de grupos de civiles armados que se han erigido como defensa de la población ante el avance de Boko Haram. Estas milicias vecinales tienen acceso a la comida que escasea en los IDP y extorsionan a las residentes. En muchos casos, estas han estado en poder de la organización terrorista.

De las 11.000 mujeres y niñas que han cruzado el mar hacia Europa en los últimos 13 meses, el 80% ha terminado en la prostitución forzosa

En la misma línea, la ONG Human Rights Watch publicó en octubre pasado un informe que indicaba que, durante su trabajo de campo en julio de 2016 en uno de los IDP, se habían producido, al menos, 43 ataques entre abusos y violaciones a mujeres a niñas.

Otra investigación, de la sección nigeriana del Centro Internacional de Periodismo de Investigación (ICIR, por sus siglas en inglés) también descubrió que en los campos, además de los abusos sexuales, se han tejido redes de explotación laboral, donde los residentes trabajan a cambio de nada, con tal de mantener su tienda de campaña.

Huída a un nuevo infierno

La situación de los IDP ha hecho que los traficantes de personas vayan en búsqueda de nuevas víctimas con quienes rentabilizar su negocio. Prometen a las mujeres y a las niñas, atrapadas entre los campos y la amenaza de Boko Haram, un destino a salvo en Italia, normalmente engañadas con promesas de empleo estable. Los viajes se suceden normalmente por tierra, a través del Sahel, hasta Libia, donde esperan su turno para saltar al viejo continente.

Según centenares de nigerianas que regresaron voluntariamente del país norteafricano, los abusos se repiten también ahí, por parte de los oficiales libios y de los traficantes. Las que consiguen llegar a Italia se enfrentan, normalmente, a tener que vender nuevamente sus cuerpos. Las mafias las fuerzan a prostituirse para que paguen las deudas que les han impuesto por el coste del viaje. Según varias nigerianas que han regresado también a su país desde Italia, una vez llegaban al país europeo no las dejaban en libertad hasta que repusieran sus deudas, que oscilaban entre los 25.000 y 100.000 dólares.

La Organización Internacional para las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés) calcula que, de las 11.000 mujeres y niñas que han cruzado el mar hacia Europa en los últimos 13 meses, el 80% ha terminado en la prostitución forzosa.

[Vía The Daily Beast]

share