Actualidad

El erotismo zen de Shinichi Maruyama

Un artista japonés fotografía a bailarines desnudos y este es el alucinante resultado

Inspirado por Marcel Duchamp y por el concepto zen de la impermanencia, el artista japonés Shinichi Maruyama explora a través de la fotografía las relaciones entre la desnudez, la danza y el paso del tiempo. Aunque la sesión a penas duró unas cuantas horas, sus modelos, bailarines profesionales, tuvieron que ensayar durante meses los movimientos que efectuarían frente al la cámara de Maruyama hasta tratar de conseguir esas figuras inquietantes de color carne. Con esta superposición de imágenes (2.000 disparos por segundo), el japonés le da la vuelta a la idea de la fotografía como método de “inmortalización” del momento, y da vida a las coreografías de su colaboradora Jessica Lang.

Espirales, torbellinos, efecto líquido, carreteras de piel o extrañas alas parecidas a las de un ángel: así somos los humanos en el espacio y en el tiempo, y sin nada de ropa que nos cubra. En un momento de la historia en el que la desnudez es una noción demasiado vaga, acostumbrados todos a la pornografía o a lo soez de ciertas facciones célebres, Shinichi Maruyama da una vuelta de tuerca a la representación del cuerpo humano y trata de encontrar lo erótico de nuestros efímeros y anónimos pellejos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar