PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La entrevista falsa a Zapatero que nunca debió publicarse

H

 

La periodista Ximena Marín Lezaeta plagió para La Tercera un texto de Cambio 16 y después intentó excusarse "explicando algo que no tenía mucho sentido" a los redactores de la original

A.G.

27 Julio 2017 13:29

El lunes, el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero llamó por teléfono personalmente a la dirección de la revista Cambio 16.

"Nos preguntaba si habíamos cedido nuestra entrevista al diario La Tercera", cuenta a PlayGround Iñigo Aduriz, redactor de la revista y uno de los autores junto al director Gorka Landaburu de la entrevista que plagió días después en uno de los diarios más importantes de Chile otra periodista, la chilena afincada en España Ximena Marín Lezaeta.

La publicación reaccionó el miércoles con un contundente comunicado titulado "Las entrevistas que no debimos publicar" en el que reconoce que el texto "resultó ser una réplica casi exacta de una entrevista concedida el pasado mes de mayo a la revista Cambio 16.

El titular de la entrevista, "el diálogo en Venezuela ha existido, existe y existirá" es también una de las respuestas literales de la entrevista.

La Tercera, en su fe de erratas, reconoce que algo similar sucedió con una entrevista de la misma redactora al expresidente colombiano Álvaro Uribe publicada el pasado 26 de junio. Así que decidió borrar de su página web la decena de trabajos publicados con su nombre.

"La Tercera detectó diversas irregularidades en el correcto ejercicio de la profesión: seleccionó intervenciones públicas de dirigentes políticos españoles y las convirtió en entrevistas; recogió citas de ruedas de prensa y las presentó como conversaciones exclusivas, utilizó entrevistas radiales sin citarlas e incluso construyó supuestas entrevistas con declaraciones de terceras personas", explica el artículo.

El martes, la periodista se personó en la redacción de Cambio 16 para pedir disculpas por lo sucedido y "para explicar algo que no tenía mucho sentido", repasa Aduriz.

 

"Ella dijo que este tipo de cosas se hacían, yo le comenté que no. Decía que incluso había escritores que habían copiado libros, que no pasaba nada, que cuando ibas a una rueda de prensa la convertías en entrevista. Nosotros le comentamos que si nos hubiera pedido permiso y nos hubiera citado, seguramente no habría tenido problema en publicarla".


Antes de que se empezara a hablar de la postverdad que enturbió la campaña presidencial de Donald Trump, la historia reciente del periodismo ha dado casos bastante tristes y relevantes de periodistas que inventaban noticias.

Stephen Glass, experiodista de la revista estadounidense The New Republic, fue despedido en 1998 después de que se desvelaran varias de sus mentiras publicadas. El auge y la caída del reportero fueron contados en la película El precio de la verdad (Shattered Glass).

Jayson Blair, después de convertirse en uno de los redactores más potentes de The New York Times, dimitió en 2003 tras conocerse que "copió e inventó durante casi toda su carrera", explicó en su día El País.

Con menos glamour y una carrera bastante menos rutilante, la chilena Ximena Martín Lezaeta acaba de ingresar en esa nada honrosa lista de periodistas que inventan historias.

El caso, curiosamente, ha tenido lugar la misma semana en que el ilustrador peruano Christian Hova reconoció públicamente que mintió: aseguró a la revista peruana Somos, del diario El Comercio, que era el autor de una portada de The New Yorker.

El diario peruano también se disculpó por haberle dado voz a la farsa, que fue desvelada por el blog No hemos entendido nada, cuyo autor revisó las portadas de The New Yorker y los artículos que Hova afirmó haber ilustrado.

share