Actualidad

"Nuestro sistema sanitario es más perverso que el de Estados Unidos"

Ana es enfermera, y la pesadilla de quienes se lucran con tu salud

ana ana

Fotografías de Guillem Sartorio

Si la salud es lo más importante en la vida, los hospitales tendrían que ser lugares sagrados. La mala noticia es que hace años que están saqueando estos templos, y que cada vez más, cuando nos curan suena una caja registradora.

Al menos eso es lo que ven muchos profesionales de la salud en España. Pocos son los que se atreven a denunciarlo de forma abierta.

Ana Martínez trabaja en el servicio de urgencias del Hospital Clínic de Barcelona y se ha convertido en una enfermera "problemática". Quiere demostrar que el expolio y la privatización de la sanidad pública son reales, y que no responden a un momento de crisis: se trata de un plan gestado desde hace décadas.

Para ello Martínez ha coordinado el libro Cómo Comercian con Tu Salud junto a Montse Vergara (Icària, 2014), el primer paso de un ambicioso proyecto de investigación y denuncia colectiva.

"Es increíble, no tienen ningún pudor". Ana no puede evitar mirar el móvil.

Acaba de recibir una invitación para la conferencia que tiene lugar esta misma tarde (martes 28 de abril) en el Hospital del Mar de Barcelona: "Se titula 'Asaltando los hospitales: políticos y gestión sanitaria'. Mira quiénes son los invitados".

¿Dónde estabas cuando empezó el asalto a los hospitales?

En 2010 CiU ganó las elecciones y empezó el ataque sin reservas. Yo ya trabajaba en las urgencias del Clínic y oí por primera vez la palabra austeridad: el conseller Boi Ruiz salía por la tele diciendo que debido a la crisis había que recortar un 10% el presupuesto.

¿Qué notasteis en urgencias?

Empezaron a cerrar camas, quirófanos, se nos acumulaban los pacientes a los que no podíamos atender. Uno de ellos llegó a estar 5 días en observación, sin cama. Cuando vimos los informes sobre el aumento de las listas de espera empezamos a ver que aquello era grave, que iban a hacerlo.

¿Iban a hacer el qué?

Lo que socialistas y convergentes llevaban gestando desde hacía tiempo. En 1981 se creó el llamado "modelo sanitario catalán", de colaboración público-privada. El plan era aumentar la presencia de entes privados en la gestión de la sanidad pública para enriquecerse.

Boi Ruiz al cargo de la Consejería de Salud es como un lobo que tiene que cuidar de unas gallinas

¿Quiénes?

Muchas de esas empresas pertenecen o están vinculadas con quienes mandan, con el gobierno. Es el caso del actual conseller Boi Ruiz: hasta 2010 fue director y presidente de la Unió Catalana de Hospitals, la patronal sanitaria por excelencia. Boi Ruiz al cargo de la Consejería de Salud es como un lobo que tiene que cuidar de unas gallinas.

¿Los recortes no responden a una falta de recursos públicos motivada por la crisis financiera?

No son recortes, es la mercantilización y privatización de la sanidad. La están convirtiendo en un negocio sin pérdidas.

¿Cómo podemos notarlo los ciudadanos?

Vas a urgencias porque te duele mucho el estómago. Una vez allí te dicen que tendrías que ingresar pero que no hay camas. Puedes hacer dos cosas: esperar más o aceptar que te deriven a un hospital privado, como el Sagrado Corazón.

Nunca verás la factura del hospital privado donde te curaste, porque tú no la pagas

¿Cuánto vale?

En el mismo hospital te dicen que no tendrás que pagar nada. Estás enfermo y quieres curarte, esa es tu prioridad, así que aceptas. Casi no hay pacientes indignados.

¿Qué sucede entonces?

Te llevan en una ambulancia privada hasta el Sagrado Corazón, donde te curan. Eso da como resultado una factura que el paciente nunca la verá ni pagará. Todo lo paga la sanidad pública. Es decir, lo pagamos nosotros, pero no nos damos cuenta.

Pero, si no hay camas, ¿qué hay que hacer?

Esa es la primera fase de la mercantilización, el discurso. Nos dicen que el sistema público es ineficiente, que está desbordado, que no hay recursos para todos, que hay que tomar medidas. Y la solución es el sector privado: más limpio, más confortable.

El índice de infecciones post quirúrgicas estaba aumentando y dejaron de publicar ese dato.

Y más guapos, que se ve en los anuncios.

Exacto. Mientras los políticos aseguran estar manteniendo la excelencia del sistema público, toman decisiones que favorecen las concertaciones privadas. Entre 2010 y 2014, el gobierno catalán recortó un 12,9% del presupuesto del Institut Català de la Salut, el único agente totalmente público. Las concertaciones privadas se han recortado un 8,7%. Entre 2010 y 2012 fue mucho más sangrante: 12% y 6% respectivamente. Recortan para hacernos ineficientes y facilitar la concertación privada.

Normal que los hospitales estén llenos de carteles y se perciba el sudor extra de los trabajadores.

El sobreesfuerzo de los profesionales está amortiguando el golpe y manteniendo la calidad. Sólo a largo plazo sabremos las consecuencias que estas políticas han tenido en la mortalidad, porque las tiene. Cataluña es un paradigma de la mercantilización y la privatización sanitaria en Europa, y se lleva la palma en opacidad.

Os imagino como detectives de un asesinato masivo cometido por gente que tiene muchos amigos en la justicia y en la policía.

Es realmente difícil demostrarlo. Cada año presentan datos de forma diferente para que no se pueda hacer una evolución. Nos sumergimos en cientos de informes elaborados para relativizar los daños y que muchas veces suponemos sesgados. Muchos ya ni siquiera son accesibles.

Recortan para hacernos ineficientes y facilitar la concertación privada

¿Por ejemplo?

El índice de infecciones post quirúrgicas estaba aumentando y dejaron de publicar ese dato. A pesar de estas trabas, hemos conseguido documentar cosas alarmantes. Imagínate la gravedad.

¿Como cuál?

Te pongo un caso real: te duele la rodilla y vas a tu médico de cabecera, que te dice que tienen que operarte el menisco. Te sugieren que vayas por la privada, pero te niegas y se te deriva al hospital público. Pues bien, hasta que no te dan cita para ver al especialista, no entras en la lista de espera. Eso significa que durante casi un año no estás oficialmente esperando esa operación.

¡Qué dices!

En 2013 la lista de espera para cirugía cardíaca era de 5 meses. El pasado febrero introdujeron una nueva norma: tiempos máximos de espera, tanto en las patologías urgentes como en las no urgentes. Eso podría parecer positivo, pero tiene trampa: para empezar, la patología urgente no debería tener tiempo de espera. El tic tac supone lo siguiente: cuando se supere el tiempo marcado, cuando la pública sea ineficiente de nuevo, se contratarán a los que siempre nos sacan de los apuros: los servicios privados.

Es perverso.

Más perverso que el sistema estadounidense. Allí es totalmente privado: si tienes dinero, tienes cobertura sanitaria. Aquí tenemos un sistema de cobertura universal que asegura la clientela. Solo hay que asegurar el progresivo trasvase de servicios y contrataciones. Nunca faltará trabajo. Pero hay más.

En el discurso mercantilizador los pacientes abusan del sistema público y son culpables de su mala salud

¿Más?

Durante el largo tiempo de espera, volverás a urgencias del hospital público. Porque te duele, porque no te atendieron bien cuando se debía. Entra ahí la siguiente fase del discurso de la mercantilización: los pacientes abusan del sistema público, son culpables de su mala salud.

No parece muy razonable...

Este discurso utiliza dos grande factores para explicar la enfermedad: disposición genética y estilo de vida. Lo que quieren que creamos es que el estilo de vida no depende de  tu situación social económica, laboral y familiar.

Ponme un ejemplo.

Si no vas a correr cada día, si no tienes una alimentación saludable y equilibrada, si fumas porque estás estresado y tu casa no tiene condiciones de salubridad, es tu culpa. Que los pobres mueran antes y en peores condiciones es casualidad.

¿Cómo de antes?

En Barcelona, la esperanza de vida varía en 8 años. En un barrio más deprimido, como el Raval viven de media 73 años, mientras que en Sant Gervasi se vive 81.

Este sistema sanitario es más perverso que el estadounidense

A ver si me aclaro: ¿la privatización de la sanidad aumenta el gasto público? ¿Eso no es lo contrario de lo que se pregona desde el sector liberal?

Efectivamente. Me pillaría los dedos si te dijera cuál es el sobrecoste, es imposible saberlo porque es información opaca. Sólo sabemos que el presupuesto público que va hacia las concertaciones supone un 54% del total, y que en 2005 era un 43%.

¿Es difícil ser un trabajador sanitario crítico?

Se nos adoctrina, nos infunden miedo a perder el trabajo, a perder días de vacaciones, más trocitos de sueldo. El comité de empresa nos chantajea en las negociaciones. En el Clínic, mi hospital, que es concertado, los trabajadores no tienen ninguna fuerza. Y bueno, armar barullo y ser reivinidicativo tiene consecuencias.

¿Como cuál?

Me viene a la mente el ERE del Hospital del Mar. La gente que había estado en la batalla fue amedrentada: los mandaron a la calle y después los readmitieron.

¿Y tú? ¿Cómo llevas esa tensión?

Estoy acostumbrada. Me dicen que siempre estoy igual, que no hablo de otra cosa, no me han censurado directamente pero sí recibo indirectas. Siempre que me ve por el pasillo, uno de los jefes del hospital me dice que me quite las chapas porque el Clínic no se está privatizando.

Aunque no saques dinero de tu bolsillo ya estás pagando la privatización

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar