PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

10 ejercicios líricos para el endurecimiento del espíritu

H

 

Poesía, autoayuda y otras historias de amor, por Gabriela Wiener

Luna Miguel

22 Octubre 2014 11:52

La mayor literatura de autoayuda es la poesía, pues su escritura nace de personas reales, de problemas reales, de dedos reales que teclean para hacer preguntas y encontrar respuestas a veces demasiado humanas. Por eso no es difícil que un libro de poesía nos enamore y nos dé la clave para solucionar nuestros problemas de amor, para superar una pérdida o, simplemente, para afrontar nuestras melancolías. Porque en el mundo hay un libro para cada sentimiento, y también hay un poema para cada trocito de alma, la existencia de poetas en este planeta es absolutamente necesaria. Sin ellos nuestro espíritu se resquebrajaría y estallaría en mil pedazos secos y tristes.

Precisamente del espíritu trata el primer libro de poemas de Gabriela Wiener. Precisamente de su endurecimiento, de su trabajo, de su elasticidad y ejercicio es de lo que habla este volumen de poemas sincerísimos, que no sólo ayudan a que la autora pueda escupir sus más radioactivas entrañas, sino también a que nosotros ensayemos la manera perfecta de mirar dentro de nuestro corazón. Gabriela Wiener es narradora, periodista y poeta. Ella que ha trabajado en revistas femeninas, ella que ha escrito antiguías de embarazo, ella que nos ha narrado como nadie historias sórdidas sobre sexo sabe ahora la fórmula perfecta para darnos los mejores consejos de supervivencia.

Poetas de pijamas desgastados

En Ejercicios para el endurecimiento del espíritu (La Bella Varsovia), la autora recupera y homenajea uno de los capítulos más duros de Claus y Lucas, la novela de la mítica Agota Kristof. Tanto para Wiener como para Kristof, la literatura tiene un componente bélico que les obliga a mantener los ojos abiertos, y por eso las dos autoras se sientan frente al espejo vestidas con sus respectivos pijamas desgastados, y comienzan a recitar escenas dolorosas con el único propósito de vencer sus miedos y quizá así despertar valientes.

Del poemario de Wiener extraemos valentía, sí, pero también humor, locura y referencias a la cultura pop. Sus enseñanzas modernas son muchas, pero nosotros hemos seleccionado 10 para construir ese gimnasio que nuestra alma necesita y que la poesía, una vez más, se encarga de engrandecer:

1. Ejercicios para tocar a Dios

una vez le di de comer a los locos

porque pensaba que estaría cerca de Dios

2. Ejercicios para huir

no teníamos a dónde ir

ninguno de nuestros amigos contestaba el teléfono

y cuando me di cuenta ya debía tomar un vuelo hacia mi vida

hacia lo que quedaba de mi vida

y ya no parecía tan valiente

3. Ejercicios para desinfectar el alma

tuve un novio que quería matarme

durante el día boxeábamos

por la noche nadie curaba las heridas

el viernes santo escapé

llegué hasta la plaza de armas

las mujeres llevaban hojas de palma en las manos

compre una pensando si acaso servirían

para desinfectar el alma

4. Ejercicios para destruir a los que odian

así estuve de acuerdo en tener

los mismos enemigos

en liquidarlos a todos

o volver a enfrentarme a un pelotón

otra vez para seguirte

5. Ejercicios para sobrevivir a las películas tristes

como una vaca y su ternero

solo juntamos nuestras narices y nos damos leche

apago la tele para no ver la muerte de la hija

sería como morir en un espejo

6. Ejercicios para cuidar a una hermana

vuela

vete lejos del país de los miedos infantiles

a tu vuelta tendré puesta la mesa

con platos de juguete

que nunca se enfrían

7. Ejercicios para los celos, los putos celos

la poligamia es mi debilidad orgullosa

Big Love mi serie favorita

mi historia con Ricardo Badani la demostración

de que la realidad siempre supera la no ficción

Jaime el gurú del futuro

Chloë Sevigny un poema que escribí a los 19

la escritura lírica mi desobediencia civil

8. Ejercicios para la sinceridad

solo soy una chica

que estrecha su pelota de plástico

una gaviota

su corazón de erizo

bajo todos los planetas de la arena

9. Ejercicios para el fracaso

abro de puntillas la refrigeradora

bebo coca cola de la botella

los vasos hacen demasiado ruido

eructo para adentro

me acaricio las tetas

bajo mi dulce pijama de chiflada

y me siento Philip Seymour Hoffman

10. Ejercicios para ser valiente

¿no es maravilloso también perder la guerra?

pero alguien me lo dijo ayer:

Gabriela, estás en la edad de ser valiente

así que lo seré


share