PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La enciclopedia definitiva del coño mental según los gays

H

 

Piénsalo, dibújalo, compáralo

Alba Muñoz

28 Agosto 2014 11:33

Todo empezó con una conversación de bar. El director Keith Wilson y su amiga y escritora Shannon O’Malley empezaron a hablar de vulvas y vaginas con sus parejas y amigos. Algunos chicos hacían muecas de asco y otros se referían al órgano femenino como una medusa extraña. Al final, O’Malley retó a los chicos homosexuales a que dibujaran una. El desconocimiento se mezcló con la risa, y surgió el gran juego de “dibuje una vulva y diagnostique sobre su percepción sobre el sexo femenino”.

Este Pictionary con aspiraciones sociológicas ha dado mucho de sí en la ciudad San Francisco, donde se ha extendido el “chat vag” o charla de la vagina por múltiples restaurantes y locales. Wilson y O’Malley decidieron llevar a cabo un proyecto de arte público permanente: pusieron paraditas en la calle y pidieron a la gente que diera rienda suelta a su coño mental: ahora tienen miles de versiones sobre El Origen del Mundo de Courbet que hablan mucho de nuestra sociedad falocéntrica: algunas ilustraciones están llenas de repugnancia, otras son puros estereotipos y otras son verdaderamente desconcertantes y enigmáticas, como si sus autores hubieran esperado durante mucho tiempo esa oportunidad.

Vulvas amorosas, dentadas, lujuriosas y marcianas componen la enciclopedia ilustrada Gay Men Draw Vaginas, que los autores han conseguido financiar a través de una campaña de Kickstarter. Esperan, además, contar la participación de artistas famosos como Dan Savage, Neil Patrick Harris, Perez Hilton, John Waters y George Takei.

La risa tonta es muy lista

El objetivo inicial de estos creadores de San Francisco era aproximar dos antípodas: los hombres gay y el órgano reproductor femenino, tradicionalmente considerados opuestos. Wilson y O’Malley se dieron cuenta de que existe la misoginia gay: “Pedir a chicos gay que dibujen vaginas era divertido, pero además me ayudó a reflexionar sobre la identidad queer y sobre las ideas que las personas y la cultura tienen sobre las mujeres y sus órganos”, explica O’Malley a The Huffington Post.

El proyecto Gay Men Draw Vaginas no pretende ser un estudio sesudo ni activista (otra cosa es que lo termine siendo): “Un tipo se acercó a nuestro stand y entregó a Shannon un dibujo donde había escrito: '¿Almejas?, huelen a pescado', y ella lo recogió. Corresponde al espectador mirar de manera crítica. Esperamos que la gente se ría y que piensen sobre lo que significa 'hombre gay', sobre las ideas de nuestra cultura tiene sobre ciertas partes del cuerpo”, explicó Wilson. En este vídeo, los promotores de la inicativa se explican de una forma muy amena.

Esta iniciativa de arte participativo no sitúa a la mujer en el mismo punto público al que estamos acostumbrados: aquí, el cuerpo femenino no es algo que deba poseerse, admirarse o controlarse, sino un gran tema de conversación que ha conseguido desbancar al tótem del pene. Ahora, lo verdaderamente divertido es hablar de los misteriosos pétalos femeninos que demasiados desconocen, sentir las cosquillas del tabú: la risa tonta que se vuelve lista. “Sólo es un libro para tener en la mesa del comedor y que tus amigos digan: ¡oh! ¡vaginas!” ;)

share