PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un joven de 25 años empuja a su exnovia embarazada para que un autobús la atropelle

H

 

Ocurrió en Brasil. El agresor, un estudiante de Derecho, quería que la joven abortara porque el bebé "interfería" en sus planes de intercambio en Canadá

PlayGround

01 Agosto 2017 17:18


Las cámaras de seguridad de un edificio grabaron la escena. Dos jóvenes esperan en una parada de autobús en Botafogo, al sur de Río de Janeiro (Brasil). En cuestión de segundos, el hombre empuja a su acompañante justo cuando pasa un autobús urbano. La joven es arrollada.

El agresor ha sido detenido. Se trata de Lucas Florençano, un estudiante de derecho de 25 años. La víctima es su exnovia. Después de dos años de relación, Florençano decidió romper con ella al enterarse de que estaba embarazada. Según relata la víctima, le insistió en varias ocasiones para que abortara, pero ella se negó.

Florençano, que está acusado de un delito de intento de homicidio, aseguró que el bebé iba a suponer un problema para sus planes futuros porque había sido aceptado para un intercambio en Canadá. Ante la negativa de su expareja, decidió empujarla en plena carretera para que un atobús la atropellara y le provocara un aborto.

En las imágenes puede verse cómo el autobús intenta frenar al ver a la joven. Sin embargo, acaba arrollándola. La joven se levantó y cojeando pidió ayuda a una mujer que se encontraba a pocos metros. Consiguió llegar al hospital y ya ha sido dada de alta. Pese a la gravedad de los hechos, la hábil reacción del conductor, que consiguió aminorar la velocidad, fue clave para que la joven no haya sufrido mayores heridas. Tiene una de las pierns en carne viva. El bebé se encuentra estable.

Según relatan los testigos, una vez que el agresor la empujó, acudió al edificio para intentar borrar las imágenes haciéndose pasar por un familiar de la víctima. El portero del edificio no se lo permitió. El vídeo ha conmocionado a Brasil.

share