Actualidad

Guía total para comprender las principales citas electorales de 2017

Alemania, Francia, Holanda... Son solo algunas de las citas electorales que pueden convertir a 2017 en un año de grandes cambios para millones de personas

La victoria de Trump y el ascenso de los populismos en Europa en 2016 solo han sido el aperitivo de lo que viene. Ojo si no a estas fechas de 2017, y a estos países: 15 de marzo, Holanda; 23 de abril y 7 de mayo, Francia; 11 de septiembre, Alemania.

Los tres países europeos tienen elecciones presidenciales o generales y los tres países cuentan con partidos políticos que, de ganar, pueden dejar a 2016 como un año estable políticamente.

En Holanda, el candidato xenófobo del Partido de la Libertad, Geert Wilders, ha acaparado gran parte de la atención mediática. Con resultados en diferentes elecciones que cosecharon el 15% de los votos en 2010 y el 10% en 2012, Wilders ha sido recientemente juzgado por incitación al odio. Pero lejos de desaparecer del mapa político, su discurso contra la UE, contra la inmigración y contra la “islamización de Europa” ha llamado más la atención que nunca, en un momento donde la incidencia de la crisis de los refugiados es máxima.

En Francia, los sondeos apuntan a una batalla final entre la candidata populista del Frente Nacional Marine Le Pen contra el Republicano conservador y católico François Fillon.

En Francia, los sondeos apuntan a una batalla final entre la candidata populista del Frente Nacional Marine Le Pen contra el Republicano conservador y católico François Fillon. Este escenario, según dice el analista Matthew Goodwin en Vice, es especialmente interesante: la clase trabajadora y de izquierdas se verá en la disyuntiva de votar a uno u otro. Y Le Pen es quien más papeletas tiene de llevarse ese voto para catapultarse al Elíseo.

En Alemania, el escenario es algo diferente: las encuestas le dan una amplia reválida a Merkel. Pero esas mismas encuestas, a finales de 2016, le daban también la tercera posición a la AfD, el partido xenófobo. Según Goodwin, la preocupación por la crisis de los refugiados —hay una encuesta de noviembre que dice que uno de cada tres alemanes siente que hay demasiados extranjeros— podría lanzar también los resultados de la AfD, a pesar de que en las anteriores elecciones, en 2013, apenas consiguió en 5% de los votos.

Pero esto no es todo. En 2017 hay muchos más procesos electorales que han pasado casi desapercibidos a los expertos y que pueden dejar un mapa de Europa inimaginable hace apenas un año.

El analista Sergio Maydeu ha elaborado su tradicional calendario electoral para todo el año y de él podemos extraer citas que pueden traer consecuencias igualmente importantes como las siguientes.

En el resto de Europa

Además de Francia, Holanda y Alemania, también hay elecciones en el Reino Unido. Son regionales, sí, pero no por ello dejan de tener importancia. Según comenta Maydeu, serán importantes para ver si el Brexit finalmente se legitima y para calibrar el apoyo a la derecha nacionalista en el Reino Unido: “Veremos entonces si Ukip se mantiene alto o la gente se ha desencantado”.

Pero lo más interesante puede pasar en Europa del Este: Macedonia, la República Checa y Serbia también celebran elecciones. En ellos también se miden en las urnas partidos nacionalistas como los que gobiernan en Polonia y Hungría. Además de ser populistas, se trata de formaciones alineadas con Rusia. “La victoria de estos partidos podría dejar un mapa homogéneo nacionalista, de derechas y prorruso en el Este de Europa”, apunta Maydeu.

Y, si se confirman los temores en Europa Occidental, el mapa del continente sería solo uno. Incluso aunque ganase Fillon en Francia, autoproclamado prorruso y cercano a Putin.

En Oriente Medio

Las previsiones electorales también afectan al resto del mundo y la preocupación populista no es la única. En Oriente Medio, las elecciones en tres países pueden llevar a una mayor inestabilidad. O a todo lo contrario.

Es el caso de Jordania: “Es el uno de los pocos países estables de la zona, con una monarquía alauita que comienza a tener contestación interna. Ha habido gestos para contentar a esa oposición, pero nunca sin ceder la hegemonía. Los resultados pueden debilitar a esta monarquía y llevarnos a un escenario de inestabilidad que agrave la situación de miles de personas damnificadas por la guerra de Siria.”

Lo más interesante puede pasar en Europa del Este: Macedonia, la República Checa y Serbia también celebran elecciones. En estos países también se miden en las urnas partidos nacionalistas como los que gobiernan en Polonia y Hungría. Además de ser populistas, están alineados con Rusia. “La victoria de estos partidos podría dejar un mapa homogéneo nacionalista, de derechas y prorruso en el Este de Europa”, apunta Maydeu. Y, si se confirman los temores en Europa Occidental, el mapa del continente sería solo uno. Esto, incluso aunque ganase Fillon en Francia, autoproclamado prorruso y cercano a Putin.

Algo similar podría suceder en el Líbano. El país —también vecino de Siria— lleva varios meses sin presidente y “que salga o no del atolladero puede tener consecuencias para la región”, apunta Maydeu.

En el caso de Egipto, también hablamos de un país clave para la estabilidad de la zona más convulsa del mundo. El presidente golpista al-Sisi prometió elecciones este año —“aún por ver que finalmente se celebren”, dice Maydeu— que podrían determinar un regreso a la democracia o nuevos enfrentamientos.

En América Latina

En América Latina, algunas citas electorales pueden tener un efecto de cambio para algunos países. Por ejemplo, para Honduras: “Los gobiernos que se han sucedido desde el golpe de Estado de 2009 podrían perder su hegemonía frente a fuerzas renovadoras comprometidas en la erradicación de la violencia y la situación de miles de desplazados”, apunta Maydeu.

En Oriente Medio, las elecciones en Egipto, Líbano y Jordania (los dos últimos, vecinos de Siria) pueden llevar a una mayor inestabilidad, o a todo lo contrario

Otros momentos electorales a tener en cuenta son las presidenciales de Ecuador, en las que Rafael Correa no se presentará desde su ascenso al poder en 2009. También las de Chile, en las que concurren varios expresidentes.

En África

El sucesor de José Eduardo dos Santos en Angola se enfrentará a nuevas fuerzas opositoras que pretenden arrebatar el poder al oficialismo después de 37 años. Las encuestas prevén una arrolladora victoria de los partidarios al omnipresente mandatario, pero si se presenta un escenario similar al de Gambia (en que la oposición presentó a un solo candidato), las cosas podrían cambiar. “Los resultados podrían derivar en una contestación por parte de los movimientos civiles y la respuesta del gobierno, violenta o pacífica, podría determinar el futuro del país”, comenta Maydeu.

Ruanda es otro de los países africanos en los que fijarse este año. Paul Kagame, presidente desde 2003 y artífice oficial de la paz entre hutus y tutsis tras el genocidio de 1994 se enfrenta ahora a una ola de protestas y de movimientos opositores internos, sobre todo por prácticas de corrupción.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar