Actualidad

Si la educación no debería ser un negocio, la información que consumes tampoco

La economista Julia Cagé propone para salvar a los medios de comunicación a través de sociedades sin ánimo de lucro, pero que tampoco dependan del Estado

BUY BUY

¿Si la información es algo tan importante como la educación para una democracia, por qué los medios de comunicación tienen la misma estructura empresarial que un banco que solo busca beneficios o influencia política?

Esta es la pregunta que se hace la doctora en Economía por Harvard Julia Cagé, y profesora de Sciences Po en París.

En plena crisis del modelo tradicional de los medios de comunicación, sujetos a la dictadura de las visitas y de los contenidos rentables, muchas informaciones necesarias se quedan fuera por la lógica del mercado. Los propietarios de medios, como los propietarios de cualquier empresa, buscan ganar dinero como si vendieran ladrillos y, además, influir políticamente según sus intereses particulares.

Es como si en un colegio solo se enseñaran las asignaturas divertidas para que se matricularan más alumnos y así ganar dinero, y se aprovecharan las clases para adoctrinar en una ideología concreta, la del director del colegio.

Por otro lado, si los medios pasaran a ser del Estado, la independencia estaría igualmente amenazada por las interferencias políticas.

Cagé acaba de publicar Salvar a los medios de comunicación (Anagrama) donde propone un innovador sistema para que los medios sobrevivan, sirviendo a su fin original: informar al público, sin caer en intereses económicos o políticos particulares.

Estas son algunas de sus principales reflexiones*:

Me da miedo es terminar viviendo en un mundo en el que no haya un mínimo de contenidos sobre lo que sucede en el mundo o en el que nadie investigue sobre nuestros políticos

“Ha habido una proliferación de contenidos ligeros en una serie de medios que persiguen la viralidad a través de algoritmos, pero diría que se inscriben más en el entretenimiento que en la información”

Los accionistas externos son necesarios, porque cuesta mucho dinero que un diario haga bien su trabajo, pero hay que impedir que esas adquisiciones tengan un coste en la independencia de los medios

“Los medios producen información de interés general, que debería ser considerada un bien público y tendríamos que proteger. Igual que nadie se plantea privatizar completamente la educación, no entiendo por qué no sucede lo mismo con la información

El modelo que propongo, a diferencia de lo que sucede en las sociedades con accionariado, no habría una distribución de dividendos y el capital estaría congelado. A cambio, el Estado concedería una deducción fiscal a los donantes. El accionariado estaría formado también por periodistas y lectores, que podrían participar a partir de pequeñas cantidades. La propiedad se renovaría cada año, a diferencia de lo que sucede en las fundaciones sin ánimo de lucro, donde a menudo es una sola familia la que escribe los estatutos y se perpetúa en el poder

“Los medios de comunicación producen un bien público que es necesario para el buen funcionamiento de la democracia. Con el ataque contra Charlie Hebdo, los lectores se organizaron de forma rápida: preguntaron cómo suscribirse, cómo apoyar la revista... Reiteraron la necesidad de contar con una prensa libre e independiente. Pero garantizar esta independencia requiere de un modelo económico particular. El punto central es considerar la información política y general como un bien público, como parte del sector de la economía del conocimiento, así como escuelas, cines, bibliotecas, museos ...

Medios propiedad de sus lectores y periodistas

*Extractos de entrevistas en El País y Libération

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar