PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un dron utilizado en la guerra de Irak ahora combate el cambio climático

H

 

La nueva versión del modelo no detecta bombas, sino partículas en la atmósfera

A.O.

02 Mayo 2017 17:58

Pinterest.com/environmentguru/environmental/

Sobre Alaska, este mes sobrevolará un dron que encargaron los militares para la guerra de Irak. Pero, esta vez, el avión no tripulado tiene una misión completamente diferente. Ahora no es el ejército quien lo envía, sino los científicos para la lucha contra el cambio climático.

El dron, rebautizado como ArcticShark, hace catorce años se llamaba TigerShark. El Departamento de Defensa de EEUU pidió a la compañía Navmar Applied Sciences Corporation que fabricara uno capaz de detectar artefactos explosivos en las carreteras. El ejército, además de estar muy interesado en el uso de estos vehículos aéreos para vigilar o para realizar ataques con ellos, quería uno especializado en identificar bombas-trampa que el enemigo solía colocar en el asfalto tanto en Irak como en Afganistán.

Sin embargo, después de que Barack Obama anunciara la progresiva retirada de las tropas de Afganistán en 2011, la compañía Navmar vio que los pedidos de los militares se reducían y tenían que reinventarse para agrandar el foco de sus potenciales clientes. Así llegó a los científicos que trabajan estudiando la atmósfera.

Los drones bélicos ahora pasan a ser científicos

En ese objetivo darle una doble vida a los drones, el Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (PNNL) solicitaba a la empresa hace apenas un año uno que pudiera cargar 30 kg de instrumentos científicos y que pudiera volar durante ocho horas seguidas. Como las condiciones ambientales son completamente diferentes en Alaska, al modelo de la nave se le han cambiado algunas partes para que soporte las bajas temperaturas.

A 120 km/h, ArcticShark medirá la humedad, el tamaño de las partículas atmosférica o los niveles de radiación infrarroja. "Todavía no tenemos una buena comprensión de cómo estos procesos realmente tienen lugar", afirmó el científico Beat Schmid, encargado de dirigir el proyecto del PNNL, a Wired.

El dron deja de buscar bombas para arrojar luz a las investigaciones del calentamiento global.

share