PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Un dron enseña el verdadero uso que le dan los unicornios marinos a su cuerno

H

 

Y es mucho más violento de lo que podíamos imaginar

A.O.

16 Mayo 2017 14:37

FisheriesCanada Youtube

Sobre los apodados como los unicornios marinos -porque ballena con colmillo gigante seguro que se descartó al no darles tanto halo de ternura a los narvales- se sabe muy poco. Tienen un don especial para huir y dejar plantados a los investigadores. Lo único que teníamos claro sobre ellos es que son una especie rara de cetáceo que habita en los mares del Ártico y el norte del Océano Atlántico, pero la cuestión central de por qué la caprichosa evolución les otorgó un cuerno a los machos que alcanza la friolera de 2,7 metros, era un misterio.

Hasta ahora.

Unas imágenes capturadas con drones enseñana por primera vez uno de los fines de este misterio biológico: que se valen del colmillo para atizar a bancos de bacalao, dejarles aturdidos y luego poder enguillir a los peces bien a gusto.


via GIPHY



"Esta es una observación completamente nueva de cómo se usa el colmillo", explicó Brandon Laforest, especialista principal de especies y ecosistemas del Ártico sobre el material registrado por WWF-Canadá.

Sin embargo, esta nueva función del peculiar colmillo retorcido en forma helicoidal no quiere decir que se descarten otros usos. Durante décadas se ha especulado con que les sirve como defensa contra sus depredadores, como espada cuando se arman peleas entre los machos o como un práctico taladro para perforar el hielo marino. A finales de año, se descubrió que posibilita la ecolocalización más definida jamás detectada.

Al igual que los delfines y otras ballenas, bucean por aguas oscuras y turbias 'viendo' gracias a esa habilidad. Se sustentaba así otros estudios que habían revelado que el colmillo no está recubierto de esmalte, por lo que el agua penetra y viaja a través de él estimulando las terminaciones nerviosas en la base del diente cerca de la cabeza. Éstas envían señales al cerebro sobre el entorno que rodea al unicornio marino.

Las conclusiones publicadas a raíz de las últimas imágenes todavía necesitan ser confirmadas por una investigación independiente. De establecer lo mismo, indicaría que los narvales se toman la caza de presas como una auténtica batalla.

share