Actualidad

Captagon, las anfetaminas que toman los terroristas

Es posible que los suicidas de París se inyectaran esta droga

Para disparar a gente inocente que está cenando en un restaurante, o bailando en un concierto de rock, hace falta mucha sangre fría. Aunque el fanatismo yihadista dé motivos a los terroristas, se necesita calma y una total ausencia de sentimientos.

En el hotel en el que se alojaban los terroristas que asesinaron a 129 personas el pasado 13 de noviembre en París se encontraron jeringuillas usadas.

Aunque aún no se ha confirmado, es posible que los yihadistas se hubieran drogado. En ese caso, y según indican los expertos, lo más probable es que se hubieran inyectado Captagon, las anfetaminas de los terroristas y de los jóvenes ricos de los países del Golfo Pérsico.

Genera una ausencia de dolor y de empatía

Se trata de un estimulante que mezcla las anfetaminas con la cafeína. Consumida con otras sustancias, ayuda a disminuir el miedo y a superar con más facilidad el dolor. Aunque suele consumirse en pastillas, por vía intravenosa los efectos se multiplican.

Dan Velea, psiquiatra especializado en adicciones, aseguró ante la prensa francesa que el Captagon es capaz insensibilizar físicamente, pero también a nivel emocional: "Genera una ausencia de dolor y de empatía".

Aunque la OMS prohibió este psicofármaco en los 80, su consumo está creciendo en Oriente Medio. La guerra civil en Siria ha generado mucha demanda de la droga, ya que ayuda a todos los frentes a combatir sin descanso mes a mes. Es barato y fácil de producir.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, el Captagon mueve millones de euros en Siria. El país se ha convertido en una gran ruta para su distribución hasta los estados del Golfo y está ayudando a financiar armamento y a mantener a hombres sin comer ni dormir a pleno rendimiento.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar