PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Terrorismo 'haute couture', la viñeta que causa enojo en las redes

H

 

Un caricaturista francés publica un dibujo llamado “Dolce y Gabbana lanzan una nueva colección de hijabs” y se gana las críticas furiosas de los usuarios de internet

Valentina Esponda Ornella

01 Abril 2016 14:01

Dos modelos posan cubiertas de pies a cabeza. Solo sus caras quedan al descubierto, quizás por la necesidad de dejar ver sus gafas de sol de marca. Una de ellas porta lo que parece un cinturón de explosivos. A su lado, un bocadillo de texto lanza una pregunta: “¿Cuándo lanzarán los cinturones de moda?”.

Lo publicó el artista francés Plantu el 30 de marzo en su blog.

High fashion con un toque xenófobo

En un país que está atravesando un momento de alta tensión social tras los atentados del 13 de noviembre, la caricatura no fue muy bien recibida. Pocas horas después de su publicación, Twitter y Facebook se llenaron de usuarios indignados que tacharon al artista de racista e islamófobo.

Sin embargo, no es la primera vez que Plantu, que trabaja para Le Monde y es, irónicamente, el presidente de una asociación llamada Cartooning for Peace, es criticado por mostrar un estereotipo negativo de los musulmanes.

En 2013 estuvo en el centro de la controversia por dos caricaturas diferentes: una que comparaba a un islamista con un sindicalista, y otra que dibujó en respuesta a la violencia que ocurrió en Nantes después de que un policía inspeccionara a una mujer que estaba usando un niqab.



Esta vez Nantu arremetió contra Dolce y Gabbana, que lanzó su primera colección para mujeres musulmanas en enero de este año. Los diseñadores Domenico Dolce y Steffano Gabbana son solo los últimos en abrir una espacio a los motivos y las prendas propias de la moda islámica en sus colecciones.

La industria de la moda se está dando cuenta de que en la identidad religiosa existe un mercado cada vez más rentable. Las mujeres musulmanas gastaron 266.000 millones de euros en vestimenta en 2013, más que Japón e Italia juntos, según la revista Fortune. Otras marcas occidentales, como H&M y Uniqluo también han incluido productos como hijabs y burkinis en su inventario y se han ganado tantos aplausos como críticas.

Sin ir más lejos, Pierre Bergé, el cofundador de Yves Saint Laurent, los acusó recientemente de “tomar parte de la esclavización de las mujeres”.

También la ministra a cargo de los Derechos de las Mujeres en Francia, Laurence Rossignol, se ha expresado al respecto, condenando estas colecciones por considerar que incitan a un "control social sobre el cuerpo de las mujeres". Sus declaraciones, por cierto, se han acabado volviendo contra ella.

Ahora Plantu se suma a la fila de los críticos con su sátira de "couture terrorista". Y en las redes algunos se preguntan: "¿La libertad de expresión está obligada a ser sinónimo de islamofobia en 2016?".



share