PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

No queda ni un solo experto asesor en ciencia en la Casa Blanca

H

 

Este viernes los últimos empleados abandonaron la Oficina de Políticas de Ciencia y Tecnología del Gobierno de EEUU

PlayGround

03 Julio 2017 12:39

Los despachos de la división de ciencia de la Oficina de Políticas de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca (OSTP) se encuentran vacíos. El viernes fue el último día de los últimos tres empleados que quedaban. De los nueve expertos de los que se rodeaba Barack Obama para integrar cuestiones científicas y tecnológicas en la política ya no hay nadie. La subdirectora de Ciencias Biomédicas y Forenses en el OSTP, Eleanor Cesleste, tuiteaba justo antes de marcharse:

"Sin división científica. Mic drop".

Así lo sostenía también Kumar Garg, empleado del OSTP bajo la presidencia de Obama.

Las salidas desvelan la purga contra la ciencia en la administración de Trump. Bajo la anterior dirección, se sumó científicos para tomar decisiones basadas en la evidencia y fomentó acciones políticas que defendían la investigación e innovación. De 50 o 60 trabajadores que había en las cuatro divisiones de OSTP, el demócrata contrató hasta llegar a los 100. La educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) o la biotecnología se integraron sólidamente en la política.

Sin embargo, el actual presidente parece dar la espalda a la comunidad científica y a los beneficios que aporta a la sociedad. Según informa CBS News, no habría intención de cubrir los puestos. Un funcionario de la Casa Blanca declaró que "todo el trabajo que se estaba haciendo todavía se hace", sosteniendo que aún quedan 35 empleados en la OSTP que realizarán las tareas.

Cuesta creerlo con las elecciones que Donald Trump está tomando. Nada más llegar al poder, ya nombró como director de la Agencia de Protección Ambiental a Scott Pruitt, un negacionista del cambio climático. A más de mitad de los científicos de la junta de la Agencia se les despidió: de 68 miembros se pasará a 11 en septiembre. Trump también fue polémico desacreditando la eficacia de las vacunas, sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París, y es el primer presidente que ha logrado movilizar a toda comunidad científica en una manifestación mundial para reinvidicar el fin de este desprecio.

En un planeta que cada vez más necesita soluciones científicas y tecnológicas para afrontar los retos como el calentamiento global, la superpoblación o las enfermedades mundiales, Donald Trump prescinde del consejo de investigadores. Dejándolos a su suerte a ellos y al mundo.

share