PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los disturbios amenazan Kenia después de que la oposición cuestione los resultados

H

 

Hace 10 años, alrededor de 1.500 personas muerieron como consecuencia de la violencia electoral

PlayGround

09 Agosto 2017 15:07


Después de 10 años, la sombra de los muertos sigue presente cada vez que los kenianos acuden a las urnas. Este miércoles, los conatos de disturbios volvieron a mostrar la peor cara de Kenia en el transcurso de unas elecciones, después de que el líder opositor Raila Odinga acusara a la coalición de gobierno de Uhuru Kenyatta de manipular el recuento electoral que habría revalidado su victoria.

Kenyatta ha sido reelegido tras concluir su primer mandato, con un apoyo del 54% de los votos. El presidente es hijo del líder de la independencia Jomo Kenyatta y primer presidente del país, de 1964 hasta 1978, cuando murió. Kenyatta tomó las riendas del KANU, el partido de su padre, que cedió el poder desde 2002 a 2013, años en los que gobernó Mwai Kibak. Por su parten, Odinga se ha presentado hasta en cuatro ocasiones para revertir el dominio de Kibaki y ahora de Kenyatta.


Mientras que el martes los máximos picos de violencia se limitaron a pequeñas broncas en las colas de los colegios electorales, el miércoles la tensión se respiraba en los principales suburbios de Nairobi, la capital. Las fuerzas de seguridad han desplegado centenares de agentes en barrios conflictivos de la ciudad como Kibera, el segundo poblado chabolista más grande de África y bastión opositor. El despliegue para todo el país ha alcanzado la cifra sin precedentes de 150.000 agentes. En Nairobi, la policía se ha enfrentado con gas lacrimógeno a un centenar de simpatizantes de Odinga.

Odinga ha encendido los ánimos al señalar que el sistema de recuento se ha pirateado usando la identidad del director de telecomunicaciones de la Comisión Electoral, Chris Msando. Este fue asesinado hace apenas 10 días sin causas determinadas, hecho que ha sido aprovechado por Odinga para levantar más sospechas sobre el proceso.

Odinga vertió las mismas acusaciones en los dos comicios presidenciales anteriores, teniendo en 2007 consecuencias terribles: entonces, dijo que le habían robado la presidencia. Los enfrentamientos entre partidarios del oficialismo y la oposición dejaron alrededor de 1.500 muertos.

share