Actualidad

Cómo los distintos tipos de personalidad ayudan a descifrar el mapa electoral de un país

Un estudio publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology elabora mapas de los Estados Unidos a partir de los rasgos psicológicos de sus habitantes

Los mapas suelen ser una de las herramientas favoritas de los estudios demográficos. Del reparto de riqueza a las tasas de paro y del consumo de marihuana a las tarifas de taxi, estamos habituados a contrastar la distribución de datos en un determinado país en forma de atlas. Habitualmente, estos estudios suelen enfocarse a características tangibles, ya sean de ámbito político, económico o social. Un reciente estudio de Journal of Personality and Social Psychology, sin embargo, ha aplicado este método de representación al plano psicológico con el objetivo de trazar mapas de personalidad regionales.

Para llevar a cabo el estudio, los autores han utilizado las dimensiones de personalidad habituales, que miden a la población según sus niveles de extroversión, amabilidad, responsabilidad, neuroticismo o inestabilidad emocional y apertura a la experiencia. Además, se han introducido variables como opiniones sobre política o problemáticas sociales, intereses en ocio y preferencias musicales.

El estudio se ha llevado a cabo en los Estados Unidos y el resultado divide al país en tres grandes regiones psicológicas. La región “amigable y convencional” incluye a estados del centro del país como Nebraska, Iowa o Dakota del Sur, cuyos habitantes se definen como “sociables, considerados, responsables y tradicionales”. La zona “creativa y relajada” engloba a estados de la Costa Oeste como Washington, Oregon y California, en las que la población valora “la tolerancia, el individualismo y la felicidad”. La zona “temperamental y desinhibida” comprende estados del noreste como Maine, Pennsylvania y Nueva York y sus habitantes son percibidos como “reservados, distantes, impulsivos, irritables e inquisidores”.

El interés de los investigadores en esta clase de rasgos piscológicos se debe a la consideración de que este tipo de datos pueden ayudar a entender las diferentes tendencias políticas en las distintas regiones de un país. En el caso de Estados Unidos, el estudio apunta a que “los estados más afines a la izquierda tienen habitantes más abiertos, reservados y distantes mientras que las regiones más próximos a la derecha tienen residentes más amigables, cálidos, responsables y tradicionales”.

A pesar de que no exista un estudio de estas características en nuestro país, si se extrapolaran estas consideraciones al mapa electoral español los resultados se moverían en coordenadas similares. La personalidad de los habitantes de comunidades como Castilla y León, Madrid o Galicia, feudos tradicionales del PP , podrían equivaler a la de los zonas “amigables y convencionales” mientras que las personalidades de los habitantes de regiones como Andalucía o Extremadura, habitualmente más cercanas al PSOE, guardarían similitudes con las de la zona “creativa y relajada”. Catalunya y el País Vasco, por su parte, ambas con una idiosincracia política particular, podrían conectarse a la zona “temperamental y deshinibida”.

Las variables de personalidad también podrían tener incidencia en cuestiones como la prosperidad económica o la salud. En este caso, sin embargo, se hace difícil señalar en que medida afectan unas sobre otras. Es decir, ¿una región alcanza más prosperidad debido al carácter de sus habitantes o es dicha prosperidad la que moldea el carácter de las personas? El huevo o la gallina, una vez más.

Puedes acceder al estudio siguiendo este link.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar