Actualidad

9 discos sugerentes que no debes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes. Para que no pierdas el ritmo de la actualidad, te destapamos un puñado de discos sabrosos que vale la pena conocer

Otra semana, otra ración de discos buenos. Aquí está la columna-resumen con la que tratamos de tomarle el pulso a la actualidad discográfica cada siete días, destacando títulos recientes que, a nuestro juicio, merecen unos minutos de tu tiempo. Discos que hay que sumar a los que vienen apareciendo cada pocos días en nuestra sección de críticas.

En el menú de hoy encontrarás synth-pop distópico y enrarezido, electrónica bass de sonido profundísimo, hip-hop airado, ecos africanistas y bandas sonoras que se mueven entre el pulso sintético ominoso y la sobriedad de la música de cámara. Un menú variado para que tú picotees de lo que más te guste.

Gazelle Twin – Unflesh (Anti Ghost Moon Ray)

Nota: 7.8

Unflesh no es un disco para escuchar solo en casa a medianoche. Dejando a un lado el miedo a los fantasmas, la oscuridad hostil de la noche no se ha pensado para enfrentarse a la dificultad de lo que este álbum explota: la irreconciliable relación entre mente y cuerpo, los traumas y heridas profundas que derivan de ello. Es un trabajo sangrante que se presenta sobre una fría capa de electrónica distópica, acunado por una voz que puede llegar a las cotas de una soprano, entre melosa y aterradora. La enigmática Elizabeth Bernholz, artista afincada en Brighton, dice que el material de este su segundo álbum fue gestado "en este constante estado bajo amenaza" y versa sobre "el estar preparado para afrontarlo". En el corte inicial nos invita a entrar en su particular casa de los horrores. "Come and get me", canta mientras nos prepara con sintetizadores distorsionados para un paseo por la dismorfia corporal ( Anti Body), el miedo a la maternidad y al aborto involuntario ( Premonition) o la sexualidad carnal y exasperada de Exorcise. Unflesh es una planicie entre la seducción de su voz de ángel y el peligro de la maquinaria oscura inventada por el hombre. A pesar de ser un trabajo donde se proyecta una huida constante, al final debe enfrentarse a sus terrores. Como en el canto ritual de Still Life, en el que aboga por rendir cuentas de uno mismo y prepararse para lo que viene. AC

2562 – The New Today (When In Doubt)

Nota: 7.8

Dos años ha tardado Dave Huismans en regresar a su alias 2562 con el que ya es su cuarto álbum de estudio, The New Today, editado en su propio sello, When In Doubt. Mientras que su predecesor, Air Jordan, se inspiraba en los paisajes áridos de Oriente Medio, esta vez las ideas han surgido en Occidente, más concretamente en Nueva York, donde estuvo a finales del verano de 2013. El disco se mueve cómodamente entre el ambient y las pistas de baile más aventureras por el prominente uso de samples de todo tipo: hay experimentos de sintetizadores, cintas new age, retales post punk o pop. Esas muestras aportan al trabajo un sonido muy refrescante y variado, sin abandonar nunca los terrenos oscuros. Es esta disparidad de timbres la que hace que sea difícil discernir de donde vienen las influencias en cada uno de los cortes. Hay algunos con cierto aroma oriental, como es el caso de Cauldron, y otros más afro como Terraforming. También se permite la licencia de experimentar en cortes como Drumroll, en el que, como su propio nombre indica, una percusión arrolladora se apodera de la pieza. Puede parecer un trabajo ecléctico por las palabras que hemos utilizado, y de hecho lo es, pero también es lo más cohesivo que Huismans ha hecho hasta la fecha. AGM

LV & Joshua Idehen - Islands (Keysound)

Nota: 8.2

El regreso del trío LV junto al storyteller Joshua Idehen tras su Routes (2011) supone la enésima llegada desde la Pérfida Albión de un artefacto sonoro con la capacidad de enlatar el enorme y mutable acervo sonoro de la metrópolis. Una ciudad, Londres, que en este caso tiene conexión directa con el continente africano. Islands es un disco que huele (y sabe) a calles encapotadas por la niebla y a corral transformado en improvisada pista de baile, a sudor sobre piel tostada por el sol, a neón y asfalto, a callejón estrecho lleno de meados y a amplio salón en rancia mansión colonial. Todas esas evocaciones se van sucediendo a través de los ritmos sincopados y las voces cavernosas de canciones de percusión agitada como Inminent, Double Decker Back Seat o la mínima y apacible Obsessed. Aunque sobre ellas destacan otras como la trotona Shake, con sus sintes afilados y brillantes como contrapunto a unos beats que tienden hacia el lado oscuro (constante que se repite a lo largo del disco), la enorme y comatosa Make It Count o el pulso firme a la vez que aterciopelado de Mistakes. A pesar de cierta perdida de interés llegados casi al final del disco -salvado por el glorioso cierre a cargo del track homónimo-, lo mejor de Islands se encuentra en la coherencia contextual y la cohesión interna de los muchos elementos puestos en juego. Tanto en lo musical (future garage, grime, broken beats, ambient...) como a la hora de acoplar lo vocal. Fundamental por tanto la función de ese trovador urbano llamado Joshua que se mueve entre el rap y el spoken word a la hora de trasmitir todo lo evocador de quien sueña despierto en la urbe con la vista puesta en el Sur y lo tenso de vivir en ella sin jamás ver cumplidos sus sueños. ZC

William Arcane – Reckless EP (Pictures Music)

Nota: 7.7

Que Glass Animals, una de las sensaciones de la temporada, te hayan invitado a telonear en su amplia gira en el Reino Unido quiere decir que estás haciendo bien las cosas. Es lo que le ha pasado a William Arcane, afiliado a Pictures Music, donde esta semana ha lanzado su tercera referencia, Reckless EP. El cambio respecto a sus incursiones previas es que aquí ha sustituido los plugins de sintetizador por sonidos acústicos resampleados y sintetizadores estrictamente analógicos. Escuchando el disco el primer nombre que se nos viene a la cabeza es el de los Radiohead más electrónicos, ya no sólo instrumentalmente, sino porque su voz suena tan frágil y ligeramente aniñada como la de Thom Yorke. En otras palabras, si te decepcionó Tomorrow's Modern Boxes, damos nuestra palabra de honor que en estas cuatro canciones encontraréis esa calidez e inmediatez que quizá le reclamabais al de Oxford ahí. Los resultados, pues, son francamente elegantes y bellos, aunque a ratos pueda sonar cambiante, que no desconcertante. AGM

Strange U – EP#2040 (autoeditado)

Nota: 8.2

Hay momentos en los que todos necesitamos que nos hablen fuerte. Que nos griten un par de verdades a la cara. Que nos sacudan la tontería a base de bofetones verbales. Esos meneos ayudan a esquivar la idiocia galopante a la que condena la vida en rutina, sirven para que nos percatarnos del absurdo de lo cotidiano y su poder anestesiante. EP#2040 puede ser esa sacudida. Dr. Zygote y Kashmere, veteranos de la escena hip-hop del Reino Unido, vuelven año y medio después de su debut como Strange U en Eglo con un mini-álbum (siete cortes) en el que se muestran más fuertes, más ruidosos, más enfadados. Lo suyo es rap airado que sale de las vísceras. Es boombap distorsionado capaz de causar pequeños seísmos. Es vibración lunática y malsana propia de un film del primer Cronenberg. Es robo-funk y post-grime de laboratorio clandestino en el que se trabajara sin protección con material radioactivo. Strange U tiran del hilo del Kool Keith más alucinado (el de Earth People, por ejemplo), del legado sonoro más anómalo y futurista de Company Flow y Cannibal Ox y le añaden un extra de agresividad, aspereza, brusquedad y ponzoña que les acerca a francotiradores contemporáneos como Death Grips. El resultado te deja agitado, sediento, empoderado. Acaba Strange Univers in Africa y te sientes como un Mazinger Z moderno, un gigante mecánico con ganas de enfrentarse a toda lo podredumbre de este mundo. LMR

Felicita - Frenemies (GUM)

Nota: 7.5

No os dejéis confundir por su imaginario ciber-naíf. Detrás de esta aniñada explosión de sonidos hi-tech y colores flúor, se esconde Dominic Dvorak, productor de ascendencia polaca residente en el sur de Londres que trabaja la misma gama cromática que SOPHIE y su computer-pop para nativos digitales. Este EP, publicado a través del sello GUM y empacado en una mochila de plástico de un amarillo radiactivo -un homenaje al fetichismo nipón-, se compone de una maquinaria elástica y fragmentaria, fabricada en goma de colores; una lanzadera de beats rotos y floraciones sintéticas con efecto boomerang que el mismo artista describe como "formas flotantes". Piezas espontáneas y mutables, con un humor graciosamente infantil, que pasa de la diversión a la esquizofrenia en cuestión segundos. felicita nos habla en un lenguaje ameno pero muy difícil de descodificar. Dice que para componer Climb Up Eh se inspiró en el vídeo del Single Ladies de Beyoncé, pero en el aire quedan las similitudes. Dentro de este universo con apariencias bubblegum, hay también sus esquinas oscuras, como la nota final del disco Bring it, donde los rasgueos de guitarra acústica se convierten en el elemento más chocante de la propuesta, una experiencia totalmente futurista. Quizás no debamos buscarle explicación y, como canta en Mmmhm -la quinta pista del disco-, lo mejor sea limitarse a "Jiggle jiggle lick it!". AC

Cliff Martinez – The Knick OST (Milan)

Nota: 7.9

El pasado viernes terminaba en Estados Unidos la primera temporada de The Knick, sin lugar a dudas una de las grandes revelaciones de este 2014 en lo que a series se refiere. Se trata de una producción de época que sigue los pasos del Dr. Thackeray (Clive Owen) en el difícil pero fascinante mundo de la medicina en los albores del siglo XX en un hospital de Nueva York. Y buena parte de la culpa del éxito la tiene no sólo su actor protagonista y la elegancia de su producción, con una documentación histórica que quita el hipo, sino la banda sonora de Cliff Martinez. Quizá su presencia en este serial puede chocar por el hecho de que está ambientada en 1900. Es decir, su música de sintetizadores resulta anacrónica aquí, pero ya desde la primera escena, cuando vemos al doctor cocainómano dirigiéndose hacia el Knickerbocker Hospital, quedamos prendamos como lo hicimos con Contagio, Drive o Spring Breakers. La partitura mezcla sabiamente piezas tensas de pulso electrónico como Son Of Placenta Previa con otras composiciones más ambientales y preciosistas como la oriental Goodnight Nurse Elkins (no olvidemos que uno de los escenarios clave de la serie de Steven Soderbergh es un fumadero de opio regentado por un misterioso hombre asiático). Un viaje fascinante que ni mucho menos suena manido. AGM

Tindersticks – Ypres (City Slang)

Nota: 7.9

La ciudad de Ypres, en Bélgica, fue reducida a cenizas por los bombarderos al explotar la Primera Guerra Mundial y hasta hace relativamente poco aún estaba en proceso de reconstrucción para alcanzar su anterior fisonomía. Durante el conflicto, los alemanes rodearon la ciudad y rociaron los campos de batalla con un gas venenoso que ahora lleva el nombre de 'iperita' en alusión al lugar de los hechos. Esta pieza sonora guarda una estrecha vinculación con esas substancias que se propagan por el aire: va a ser la música flotante que llene las estancias del Museo de Flandes de esta urbe destrozada por la confrontación, con motivo del centenario de su devastación. Stuart Staples y Dan McKinna, de Tindersticks, han trabajado mano a mano en este proyecto, grabado con una orquesta dirigida por Lucy Wilkins en la Iglesia Crouch End de Londres y montado en los estudios Le Chien Chanceux de Francia. Investigando para su creación, descubrieron que las estancias del museo resonaban en clave de Fa, así que decidieron construir los seis cortes que la conforman partiendo de las agrupaciones de mi bemol, fa y fa sostenido. Desde la apertura con Whispering guns parts 1, 2 and 3, donde se oyen sonidos de sirenas y campanas imitando los bombardeos, se ha buscado transmitir el sentimiento de pérdida colectiva, el dolor por las muertes y el recuerdo de las víctimas. Su finalidad es contemplativa y de introspección. El sentimiento casi se vuelve palpable en Gueules Cassées, con la presencia de un oboe cálido, cercano, y donde las pausas marcan un mayor dramatismo en la obra. Esta particular banda sonora forma parte de la exposición permanente del Museo de Flandes y suena cada día, a cada hora, sin interrupción, como un homenaje infinito a las victimas y a la memoria colectiva de un pueblo. Su naturaleza es por tanto 'site-specific', pero su escucha doméstica resulta igualmente satisfactoria. AC

Clap! Clap! - Tayi Bebba (Black Acre)

Nota: 7.5

Chico valiente este Cristiano Crisci que se esconde bajo el sobrenombre de Clap! Clap! y debuta con un álbum exuberante (17 canciones para un disco acerca de una remota isla con propiedades mágicas que viene acompañado de un mapa y una subhistoria para cada una de ellas; ahí es ná) que, sin condicionantes en mente -de tenerlos, el rechazo puede ser inmediato a tenor de la pinta de bizarrada crossover que el artefacto este tiene a priori-, se disfruta como una de esas piruletas picantes que estallan en tu boca al chuparlas. A por todas va el italiano, y para ello utiliza un referente claro -el continente africano y su diáspora- que hace de envoltorio con grabaciones de campo, samples vocales tomadas del África subsahariana y percusión vibrante para un sustrato formado por los modernos sonidos urbanos: del dubstep al moonbah, la trap music o el footwork, entre otros. Sin embargo, son los incisos y detalles en forma de electro primigenio, ecos cubanos, guitarras palmeras, panorámicas ambientales, paseos por el camino del dub y atajos IDM lo que hacen de este 'disco safari' una obra esquizofrénica y mutante. Una auténtica montaña rusa de sonidos y velocidades en la que tan pronto te ves sudando la gota gorda sin remedio, que te encuentras tumbado en la playa debajo de una palmera. ZC

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar