PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

5 discos de lo más sugerentes que no debes pasar por alto

H

 

Hay música con chicha por todas partes, también en tiempos de rentrée. Para no perder el ritmo de la actualidad, te destapamos un puñado de discos curiosos que vale la pena conocer

Aïda Camprubí , Álvaro García Montoliu , Luis M. Rguez 1

30 Septiembre 2014 14:34

Otra semana, otra ración de música enlatada. Aquí está la columna-resumen con la que tratamos de tomarle el pulso a la actualidad discográfica cada siete días, destacando títulos recientes que, a nuestro juicio, merecen unos minutos de tu tiempo. Discos que hay que sumar a los que vienen apareciendo cada pocos días en nuestra sección de críticas.

En el menú de hoy encontrarás synth-funk retroactual, techno y house de cartabón fino, evoluciones discoides, ambient de hilván neoclásico e indie-pop de humor contagioso y hecho en el Mediterráneo. Un menú variado para que tú hurgues y picotees de lo que más te guste.

Mr. Twin Sister – Mr. Twin Sister (Infinite Best)


Nota: 8.3

En mayo nos topamos con la extraña noticia de que Twin Sister se cambiaban el nombre a Mr. Twin Sister. Resulta un movimiento desconcertante, más si tenemos en cuenta que no medió ninguna explicación y, además, ya llevaban años con su primer pseudónimo. Pero sí es cierto que con el cambio de alias también ha llegado un cambio de sonido. No hay en su segundo álbum, de título homónimo, una revolución, pero sí que han virado hacia esos sonidos disco que se intuían como influencia en su magnífica ópera prima. No hay que asustarse, dos de sus ingredientes clave, la coqueta voz de Andrea Estella y los pasajes ensoñadores de antaño, siguen asomando aquí. Pero en vez de ir de blanco inmaculado, como solían, parece que los de Rhode Island se hubieran puesto ahora un traje negro con lentejuelas. Hay ecos de Underworld (Underworld, sí, ellos) o de Chromatics, sin duda, por lo que este LP invita tanto al baile como a la conducción nocturna. Gusta todo de él, pero especialmente ese verso que entonan en Out Of The Dark en el que vienen a decir: "soy una mujer, pero por dentro soy un hombre, y quiero ser todo lo gay que quiera". ¿Tendrá eso algo que ver con el citado cambio de nombre? Sea como sea, este nuevo pelaje nos vuelve loquísimos. AGM


Redinho – Redinho (Numbers)


Nota: 8.0

En una época en la que abundan discos de electrónica con featurings de altos vuelos, resulta curioso que Redinho haya decidido utilizar para su álbum de debut en Numbers vocalistas poco conocidos como Vula y Brendan Reilly. Más si tenemos en cuenta que el londinense seguramente tenga una agenda de contactos de escándalo. Para este trabajo, vibrantemente pop por el uso de las voces, ha decidido volcarse más que nunca en el synth-funk, alejándose así de las oscuridades que abundaban en sus inicios. Redinho es un LP vitalista, que anima a salir a la pista de baile a ofrecer tus movimientos más sensuales. Cinematográfico y espacial, tiene en los sintes unos toques muy Rustie. Vamos, que si de alguna forma te decepcionó el segundo disco del de Glasgow, aquí encontrarás chicha. El uso extendido del talkbox, como en su tiempo hacía Stevie Wonder, una de las grandes influencias del productor, nos da una pista de lo que encontramos aquí. Puede que suene retro a veces, pero es indiscutiblemente actual. AGM


Deaf Center – Recount (Sonic Pieces)


Nota: 8.0

Recount es como un frío oasis suspendido en el aire, el aliento convertido en vapor que flota entre dos individuos (Erik Skodvin, Otto Totland), el espacio entre dos años (2008-2012), dos ciudades (Oslo, Berlín) y dos álbumes. El dúo noruego que mejor supo sintetizar el lenguaje de la música clásica con el ambient contemporáneo rescata un EP que supone la síntesis perfecta de su fórmula, el eslabón oculto entre la puesta escena de su Pale Ravine (Type, 2005) y la gestación de Owl Splinters (Type, 2011), su último trabajo hasta la fecha. A caballo entre el minimalismo y el dark ambient, estos dos largos poemas sonoros se desarrollan a lo largo de 13 minutos por pieza. Ambos se suceden en una dualidad de detalladas descripciones paisajísticas. Son ambientes gélidos, donde los pocos puntos de luz son como los primeros rayos de claridad que afloran entre la densa niebla de un invierno noruego. En Follow Still se crea un espectro compuesto por notas de órgano sostenidas sobre ruido blanco. Es como un lento descenso por la cueva oscilante que conducirá al centro líquido de la tierra. Oblivion es estrictamente ambiental y vaporosa, sin ningún otro protagonista que los ecos producidos por el agónico rasgueo de las cuerdas. Los caminos de ambas piezas son distintos, pero el final es el mismo: conseguir alcanzar al punto sordo donde el sonido pierde su razón de ser, y se apaga. AC


Roman Flügel – Happiness Is Happening (Dial)


Nota: 7.9

Para alguien que en su tiempo disfrutó mucho de ese legendario Altes Testament que Roman Flügel firmó como Roman IV para Ladomat o con todo lo que hacían Alter Ego, su grupo con su compañero de tropelías Jörn Elling Wuttke, resulta la mar de interesante volverse a encontrar con semejante personaje casi una década después de haberle perdido la pista. Pero el caso es que el alemán se ha mantenido siempre activo, buscando nuevos horizontes que explorar. Flügel regresa ahora con un álbum que es una absoluta delicia. Happiness Is Happening es extraño, no nos vayamos a engañar, pero viniendo de quien viene, tampoco caben sorpresas. De algún modo viene a sentar las bases que estableció en su álbum de debut bajo su propio nombre, Fatty Folders. Y lo hace con una serie de maquinaria que aporta al trabajo un sonido muy analógico. Hay cortes llenapistas con salpiconazos ácidos, melodías retrofuturistas, piezas repetitivas que se te meten en la cabeza y ya no hay manera de que salgan, algo de italo, ritmos motorik, mezclas de género imposibles y mucho más. Vamos, todo lo que cabría esperar de nuestro hombre Roman. AGM


Beach Beach – The Sea (La Castanya)


Nota: 7.8

Imagina tus jingles de cabecera, melodías atemporales capaces de romper esquemas entre generaciones, convertidos en éxitos del indie-pop y recopilados en un álbum. Añádele a las letras algo de lo que siempre carecerá este género: un componente culto y metafórico, como la novela El Mar de Blai Bonet, donde el océano es abrupto y sensual, nada pacífico. Y pongamos que, para registrar esta inaudita mezcla sonora, contratamos a algún discípulo de The Pastels o Teenage Fanclub, gente crecida a base de pop anglosajón colorista y shoegazer. El resultado es The Sea, de Beach Beach, banda mallorquina adoptada por el sello barcelonés La Castanya. Una formación lozana que bien podría haber estado entre las filas de Sarah Records, pero que proviene de grupos como Extraperlo, Da Souza y los recién desaparecidos Kana Kapila. De pulso rápido y melodías infalibles, homenajean a la serie Friends en el pistoletazo de salida de este segundo álbum, más fresco, menos noventero y con canciones que son tan embriagadoras como tomarse unas 'pomadas' en cualquiera de las playas de su archipiélago natal. White Clothes, Always Masking o Just Like Before son maravillosas capas de guitarras, que disipan los graves y hasta consiguen quitarle el protagonismo a la voz. AC


share