PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

8 discos de lo más sugerentes que no debes pasar por alto

H

 

Hay música con chicha por todas partes, también en tiempos de rentrée. Te destapamos un puñado de discos curiosos que vale la pena conocer

Aïda Camprubí , Álvaro García Montoliu , Sergio del Amo , Luis M. Rodríguez

16 Septiembre 2014 14:10

Tras unas semanas en barbecho, vuelve esta columna-resumen con la que le tomamos el pulso de la actualidad discográfica destacando una serie de títulos recientes que, a nuestro juicio, merecen unos minutos de tu tiempo. Discos que hay que sumar a los que vienen apareciendo cada pocos días en nuestra sección de críticas. En el menú de hoy encontrarás dream-pop nebuloso con corazón bass, excursiones cósmicas en dirección a planetas desconocidos, pop electrónico sin miedo a encabritarse a la manera de la IDM más rota y salvaje, soft-rock retroactual y exploraciones femeninas a caballo entre el folk, el pop y el drone. Un menú variado para que tú hurgues y picotees de lo que más te guste.

Evy Jane – Closer EP (Ninja Tune)

Nota: 7.9

A medio camino entre el R&B sosegado y de melodías sedosas que tan fuerte está pegando ahora y la bass music enraizada en el Reino Unido, Evy Jane aparecieron hace dos temporadas con un doce pulgadas publicado en el sello canadiense King Deluxe. El dúo, formado por Evelyn Jane Mason y Jeremiah Klein, con base de operaciones en Vancouver, y con una vocación claramente DIY (se dirigen a sí mismos los videoclips, por ejemplo), da hora el salto a Ninja Tune con Closer EP, cuatro canciones que no hacen más que enamorarnos gracias, sobre todo, al poder de seducción de su vocalista. Entre el frío y el calor, este trabajo remite directamente a otros expertos en la materia como The Weeknd o, sobre todo, FKA Twigs. Si el debut de la londinense te fascinó o te defraudó tienes en esta dupla a tus aliados indispensables para los últimos coletazos perezosos del verano. En cortes como Closer o Sosoft suenan tan misteriosos y nuevos (o más) que ella, gracias a unas atmósferas vaporosas, unas letras honestas cantadas con voz de niebla y a unas texturas que se pueden sujetar con la mano. Habrá que estar muy atentos a su estreno en largo. AGM


Sinoia Caves – Beyond The Black Rainbow (Jagjaguwar)

Nota: 8.0

Estrenada en 2010, aunque considerada por muchos como una película perdida de los ochenta, Beyond The Black Rainbow se convirtió rápidamente en una cinta de culto entre los seguidores de la ciencia ficción por muchos motivos: mezclar ciencia y espiritualidad, reducir al mínimo los diálogos descriptivos y poner un énfasis en la imagen. También por esa banda sonora alucinada, fascinante, cautivadora y bella y terrorífica a la vez que hizo Jeremy Schmidt con su proyecto Sinoia Caves. Para tal efecto utilizó teclados diversos, que van desde un órgano Korg CX-3 al Mellotron pasando por sintetizadores Oberheim. Todo para darle un aire retro, casi desfasado, que entra directamente en sintonía con otras bandas sonoras clásicas, gloriosas en su género, de gente como Giorgio Moroder, Wendy Carlos, Tangerine Dream y John Carpenter (acaso la influencia más evidente). Sintéticos y llenos de secuencias espirales y melodías de ensueño, los osados temas de Beyond The Black Rainbow gustarán sobre todo a los amantes de lo kosmische, y en particular a sus héroes modernos. AGM


Music Go Music – Impressions (Secretly Canadian)

Nota: 7.6

Hubo un momento en el que, de repente, muchos grupos jóvenes de la órbita independiente empezaron a fijarse en Fleetwood Mac como fuente de inspiración. Music Go Music son unos de ellos, y estaban ahí, jugando a reimaginar la música de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, antes que la mayoría de los grupos que hoy se dicen marcados por los creadores de Rumours. Hace cinco años, cuando entregaron su último álbum hasta ahora, Expressions, fueron recibidos con esa mezcla de sorpresa, curiosidad y admiración con la que se obserba a toda rara avis. Y desde entonces parece que, más que a probar nuevas direcciones, se han dedicado a perfeccionar una técnica pop que les ha otorgado grandísimos resultados. Pero ellos no se contentan con saquear a los autores de Tusk. En su tercer LP, Impressions, también se fijan en la era más abiertamente disco de ABBA, otra de sus marcadas influencias, para dar con una serie de canciones joviales, optimistas, bailables y perfectamente ejecutadas. La fórmula consta de brillantes armonías vocales a lo Costa Oeste, guitarras gentiles y ritmos sensuales. En definitiva, lo que cabría esperar de la mezcla de ABBA y Fleetwood Mac. Además, Gala Bell se erige como una coqueta, versátil y grandísima cantante. AGM


GEoRGiA - Come In (Kaya Kaya)

Nota: 7.9

De batería de Kwes o Kate Tempest a miembro de JUCE y prometedora estrella con luz propia que brilla sobre la masa de la incipiente era digital. La londinense Georgia Barnes descoloca al mundillo musical con un EP que al instante se posiciona como uno de los debuts más cautivadores del año. Pop electrónico tan sensible como violento, una tormenta de beats bajo una voz por momentos ligeramente aniñada que puede recordar en su elocución a la danesa Mø, a Tirzah, o incluso Fever Ray, pero en versión mucho más experimental y áspera, como si hubiera entrado a grabar justo después de haberse empollado el catálogo de Rephlex. Las cuatro piezas del EP saltan de lo melancólico a lo abrasivo, explotan en remolinos de ritmos duros –potencia heredada de su época como batería- embellecidos a base de un espectacular combo de riffs de guitarra y sintetizadores que se proyectan como insectos luminosos y estrellas fugaces llegando del más allá. Su voz, totalmente expresiva y de una feminidad latente, domina el brutal conjunto y le otorga una actitud muy particular. El corte que cierra el disco, "Hard Lie Ties", se aparta ligeramente de la vibración IDM del resto de piezas para regalarnos una mezcla de aires aliñada con spoken word y sirenas policías que podría pasar por un cruce entre Peaking Lights y la M.I.A. de la primera época. Atentos a esta chica. AC


Broods – Evergreen (Island/Universal)

Nota: 7.2

Lorde, por mucho que le acaben de dar un premio en los recientes MTV Video Music Awards (en la categoría de mejor vídeo de rock... no pregunten cómo ni por qué), debería andar algo preocupada ante el debut de los hermanos Nott. Al igual que ella vienen de Nueva Zelanda, son también insultantemente jóvenes y, además, ambos comparten a Joel Little como productor. Y esto último es más que apreciable escuchando temas como Mother & Father o la estupendísima Superstar (que bien podría colar como un spin-off sonoro de Team), canciones pop algo más luminosas en la forma pero igual de melancólicas que las de la autora de Royals. Innovadores no son mucho que digamos, porque nada de lo que vamos a encontrar en Evergreen se distancia demasiado de lo que en estos últimos tiempos han hecho London Grammar (Everytime) o CHVRCHES (L.A.F). Pero más allá de esos parecidos incuestionables, el dúo ha firmado una puesta de largo de lo más disfrutable que tiene como mejor embajadoras las ya conocidas Never Gonna Change y Bridges. Queda por ver cómo les acogerá el público y si serán capaces de acercarse al éxito que Lorde ha cosechado entre los oídos más mainstream. SdA


Jenny Hval & Susana – Meshes Of Voices (SusannaSonata)

Nota: 8.0

Algunos pensarán que la colaboración entre Jenny Hval y Susana Wallumrød tenía que surgir tarde o temprano por el simple hecho de que ambas son mujeres y figuras fuertes dentro de la escena noruega, ambas tienen una pluma de esas que enamora y cautiva e incluso comparten (a veces) una misma visión a la hora de componer música. Pero ya está. Ahí se acaban los parecidos. Por eso este disco que han hecho conjuntamente, Meshes Of Voice, resulta especialmente sorprendente. Porque ahí donde la primera pone la tormenta, la segunda impone la calma. Son como el ying y el yang. Una tiene una vocación más tempestuosa y retorcida, forzando la colisión entre folk y drone, mientras que la otra demuestra una inclinación más templada y clásica alrededor del pop. El álbum es generoso en canciones y duración, lo que da espacio para que las dos féminas muestren distintas caras. Pero si algo muestran estos quince temas es un amor por la música que exuda una belleza clásica, profunda y pálida, insondable. La clave de todo esto reside en no ser conformistas, en aventurarse a probar cosas nuevas, explorar sonidos distintos. Y los resultados acompañan. Una colaboración a tener muy en cuenta. AGM


TOPS - Picture You Staring (Arbutus)

Nota: 7.7

El cuarteto canadiense TOPS, nacido de las cenizas de Silly Kissers, vuelve a seducirnos con su sonido deliciosamente retro. Siguen bebiendo del pop ochentero y el soft-rock, con pequeñas escapadas hacia el funk y el groove discoide, como si fueran unos primos lejanos jóvenes, de sensibilidad femenina y alma más cándida de Ariel Pinks Haunted Graffiti. Se pueden oír ecos de Berlin, de Fleetwood Mac o Hall & Oates, pero el conjunto desprende una naturalidad que los aleja del pastiche. TOPS despachan canciones íntimas, pequeños himnos pop a la desilusión, que según su cantante, Jane Penny, “vienen de los sentimientos que provoca la culpa, de la soledad, de la incertidumbre, de ser valiente cuando se está débil y enojado y, de todos modos, ser capaz de encontrar la fuerza para hacer lo que uno se propone”. Hay atmósferas de aires retrofuturistas (Superstition Future), baladas desgarradoras (Driverless Passenger) y piezas donde los espacios, los silencios y las pausas, siempre guiadas por la susurrante voz de Penny , se convierten en confesiones duras pero honestas pronunciadas a media voz.


Merchandise – After The End (4AD)

Nota: 7.2

"Oh do you remember, what you were last year? Do you remember your former roles?", cantaba Carson Cox, voz de Merchandise, en Become What You Are. La letra de aquella canción, incluida en Children of Desire (2012), viene el caso porque Merchandise vuelven cambiados. Muy cambiados. Ya nos avisaron de que en este nuevo proyecto "no atendían a estilos", pero aún así sorprende y mucho que su cuarto álbum sea tan nítido y tan decididamente pop. ¿Dónde está el noise-pop herrumbroso, el reverb y el post-punk lo-fi de Children of Desire o Total Nite? La respuesta está, en parte, en la superproducción de Gareth Jones, que ha limpiado escrupulosamente y "agrandado" el sonido de la banda. Las capas y capas de guitarras y sintetizadores siguen allí, también los apuntes electrónicos ocasionales, y la misma voz de Cox, pero su escucha se hace más diáfana. ¡Los instrumentos suenan limpios! El pistoletazo de salida es Corridor, una apertura a base de piano, sintetizadores, guitarras y timpani, avisa del tono del álbum. Merchandise miran esta vez hacia una época, finales de los 80, que devuelve ecos de bandas como Echo & The Bunnymen, The Smiths, The Church. Se les puede acusar de haber caído en la nostalgia, pero es difícil sustraerse a la emotividad de canciones como Enemy, True Moment o Looking Glass Waltz, en la senda de los The National más templados y melancólicos de la última época. AC

share