Actualidad

10 discos de lo más sugerentes que no debes pasar por alto

Hay música con chicha por todas partes, incluso en estas fechas de vacas flacas. Para no perder el ritmo de la actualidad, te destapamos diez discos curiosos que vale la pena conocer

Otra semana, otra ración de música enlatada. Aquí está la columna-resumen con la que tratamos de tomarle el pulso a la actualidad discográfica cada siete días, destacando diez títulos recientes que, a nuestro juicio, merecen unos minutos de tu tiempo. Discos que hay que sumar a los que vienen apareciendo cada pocos días en nuestra sección de críticas.

Ya se sabe que el verano es época de vacas flacas en materia editorial, pero entre las novedades que van llegando sigue habiendo discos que, sin ser grandes obras, se muestran suficientemente interesantes, sugerentes o gratificantes como para que queramos hablar de ellos. En el menú de hoy encontrarás rock psicodélico, nuevo grime instrumental, R&B de escenas tórridas, exploraciones de alma sintética, pop electrónico y rimas esotéricas. Un menú variado para que tú hurgues y picotees de lo que más te guste.

Majid Jordan – A Place Like This (OVO Music)

Majid Jordan – A Place Like This

Nota: 8.1

Perdonad la expresión, pero que le den muy duro a PARTYNEXTDOOR. Si Drake ha triunfado fichando en OVO Sound es por Majid Jordan, el dúo canadiense responsable del que fue uno de los mejores temas de 2013, Hold On, We’re Going Home. La primera mitad de este A Place Like This EP sigue la fórmula del ese hit de Drake: a medio camino entre el pop negroide, el soul y el deep house; como si fuera la versión 2.0 del George Michael o la Lisa Stansfield dance de los noventa. A partir de Her –canción que podría ser un traje a medida para Jessie Ware- los bpms van bajando para terminar con A Place Like This, balada R&B con una producción sofisticadísima y un material vocal todavía más pegadizo. No es de extrañar que en los 23 días que lleva colgada en SoundCloud atesore más de un millón de escuchas. Un final apoteósico para un EP de los que se instalan en el móvil durante meses. MF

Bear In Heaven – Time Is Over One Day Old (Dead Oceans/Home Tapes)

Bear In Heaven – Time Is Over One Day Old

Nota: 7.6

En su anterior trabajo, I Love You It’s Cool (2012), Bear In Heaven intentaron dar el salto a un sonido más grande, de más alta definición, más sintético y más pop. Y la jugada no les terminó de salir bien. Parieron temas tan infecciosos como Kiss Me Crazy y The Reflection Of You, pero la sensación que quedaba era la de estar ante un trabajo que, de tan obsesionado que estaba con lograr un nuevo paradigma pop, acababa sonando forzado, artificioso y distante, lejos de la densa calidez lo-fi de anteriores trabajos. En Time Is Over One Day Old el trío de Brooklyn retoma el trazo de Beast Rest Forth Mouth, soltando lastre electrónico y apostando por un sonido más mesurado. Su prog-rock ejerce de enlace vertical entre la tierra -esas percusiones con un algo tribal- y el cielo –esos teclados estratosféricos-. Las notas de bajo son el aura sonora que se filtra entre ambos espacios. Sus canciones se encienden a la misma velocidad con la que se consumen, con una distante frialdad que, sin embargo, consigue llegar hasta el oyente perplejo. Los suyos son hits atmosféricos que se consumen rápido, como una exhalación. Y que confunden, porque tan pronto caen en la repetición como olvidan el estribillo. Pueden gustar o no, pero siempre encuentran giros con sabor a sorpresa. AC

V/A - Hyperdub 10.2

V/A - Hyperdub 10.2

Nota: 8.0

En sus 10 años de vida, Hyperdub es probablemente la etiqueta que más vinilos ha colocado en las maletas más avanzadas al momento de la música de baile. Pero no todo ha sido música de club vibrante y futurista. Con el tiempo, Steve Goodman ha ido procurándose un roster en el que también cabían proyectos de escucha doméstica o diurna, como ya demostraron los debuts de Cooly G o Jessy Lanza. Esta segunda recopilación que celebra los 10 años del sello hace hincapié precisamente en esta faceta luminosa y vocalizada que, sin rebasar la frontera del underground, tiende hacia el pop. Hyperdub 10.2 contiene algunos de los clásicos más “radio friendly” del catálogo, como Just Vybe de DVA y Fatima, pero la chicha la encontramos en el material inédito. Featurings de altos vuelos, como el de Ghostface Killa en un beat hip hop clasicorro de Morgan Zarate, Dâm-Funk vocalizando Mr. Cake de Ikonika o Inga Copeland feminizando Lies, Lies, un tema en el que Kode9 combina dub y juke, dos de sus mayores filias musicales en los últimos tiempos y, qué coincidencia, el punto de partida y de llegada de estos 10 años de Hyperdub. MF

The Soft Walls – No Time (Trouble In Mind)

The Soft Walls – No Time

Nota: 7.6

Aquí llega otra propuesta lo-fi nacida de la reformulación de la psicodelia y el krautrock, como una versión sucia y narcotizada de Pink Mountaintops buscando el eco de Neu! y The Velvet Underground, pero con tintes folkies ocasionales al estilo Woods (en No Time) y ligeros arrebatos de tensión post-punk que pueden recordar, ese apego por los ritmos repetitivos, a unos The Soft Moon menos oscuros, más apegados al garage-rock de prendas floreadas. Pero aquí los instrumentos los mueve una misma mano: The Soft Walls es el proyecto en solitario de Dan Reeves, miembro de la banda garagera Cold Pumas. Hay momentos trepidantes y otros en los que nos lleva a la contemplación de paisajes (Early In The Day o Slumbering). Su principal recurso son las guitarras al borde de la disonancia y la cacofonía que nos lleva a situar las canciones entre espacios concretos y fundidos a negro, creando una sucesión de imágenes que parecen soñadas, como lugares conocidos que por culpa de nuestra memoria hubieran comentado a disolverse. AC

Shackleton - Deliverance Series No. 1 (Woe To The Septic Heart)

Shackleton - Deliverance Series No. 1

Nota: 7.7

El aventurero Shackleton reaparece un poco por sorpresa con una nueva referencia en su sello Woe To The Septic Heart, la segunda de este año tras Freezing Opening Thawing. Y como sucede con cada entrega del británico, los dos cortes de Deliverance Series No. 1 invitan a hablar de evolución a pesar de no alejarse demasiado de lo que el ex Skull Disco viene ofreciendo en los últimos tiempos. Sam Shackleton sigue sonando hermético y selvático, sigue profundizando en ese camino reciente en el que las construcciones armónicas parecen pesar más que el bajo y el ritmo. O mejor dicho, ese camino en el que la repetición de frases melódicas a la manera del minimalismo norteamericano (particularmente el Steve Reich de mediados de los 70 y al Philip Glass de Glassworks) acaban edificando estructuras rítmicas de un alto poder hipnótico. Las percusiones pierden protagonismo en favor de las cenefas sintéticas, funcionan más como acentos que como anclaje o motor de avance de los temas. Los timbres ganan en brillo y definición (de una manera similar a aquel proceso de reconversión de Emeralds hacia terrenos kosmische mas nítidos coincidiendo con su llegada a Editions Mego). Siguen estando muy presentes esas sonoridades exóticas que parecen remitir al corazón del continente africano. La personalidad básica de Shackleton se mantiene intacta, pero el efecto aquí es más extasiante que de costumbre. Más cercano a una inmersiva experiencia psicodélica que a cualquier cosa relacionada con la electrónica de ascendiente post-dubstep. LMR

Jabu – Kwaidan (Ramp)

Jabu – Kwaidan

Nota: 7,4

Desde el corazón de Bristol nos llega la nueva transmisión de Jabu, el enigmático proyecto que comparten Amos Childs y Alex Rendall, a su vez miembros del ineludible colectivo Young Echo, esa familia de exploradores de la electrónica inglesa de filiación bass de la que también forman parte luminarias como Sebastian Gainsborough (Vessel), Sam Kidel (El Kid) o Joseph McGann (Kahn). O sea, hay pedigrí, hay conocimiento de causa y hay conciencia de pertenencia a una escena que busca ser más que la suma de sus partes. Kwaidan es un EP de apariencias y pretensiones modestas que, por alguna razón -diríamos que relacionada con la sensación de misterio que desprende-, se acaba revelando un artefacto intrigante. La de Jabu es música nocturna y sigilosa. Música que busca crear un estado psíquico en el oyente a base de muestras embrujadas, beats sobrios, susurros soulful y rimas que adoptan la enunciación del spoken word antes que la del rap. Jabu recogen el testigo de la cultura del soundsystem y de la tradición del mejor y más temprano trip-hop de Bristol (a veces, en los cortes rimados, es imposible no pensar en el primer Tricky), destilan la esencia de aquello y la desgranan en tempos lentos que evitan caer en cualquier tipo de alarde. El resultado es una especie de hip-hop callado, introvertido y poético, con un punto esotérico, que parece funcionar como el eco de un monólogo interior mantenido a altas horas de la madrugada en pleno ejercicio de deriva urbana. Todos los elementos están tratados y dispuestos de una manera muy elemental, el resultado es tremendamente austero, pero en su parquedad hay algo que engancha. LMR

Jenny Lewis – The Voyager (Warner Bros)

Jenny Lewis – The Voyager

Nota: 7.7

Si en la vida de cualquiera seis años son suficientes como para hacernos cambiar mucho, imaginaros lo que significan para una artista tan inquieta como Jenny Lewis. Porque sí, hace seis años de su anterior disco como solista, aquel maravilloso Acid Tongue que la erigió en la reina del folk-pop de salón y el country-rock. Pero durante todos estos años se ha mantenido ocupada. En 2011 Rilo Kiley se separaron, y ella aprovechó la holganza para hacer otras cosas, como participar como vocalista en la gira del vigésimo aniversario de Give Up de The Postal Service o grabar con terceros. Ahora vuelve con The Voyager que, sin duda, sorprenderá a todos, pero qué demonios, ha pasado más de un lustro. Ahora la californiana ha pasado del folk a un pop soleado con claras reminiscencias a Fleetwood Mac (o si se quiere un referente más actual, Haim o Best Coast). Y convence, vaya si convence. Los invitados pasan por las canciones como Pedro por su casa y en ellas se respira un aire de jovialidad y optimismo pese a que haya mucho de crisis de los 40 en sus letras. Todo esto hace de este LP el acompañamiento perfecto para el verano y la demostración de que el pop aún tiene mucho que decir en la escena musical. AGM

Inkke – Crystal Children EP (Local Action)

Inkke – Crystal Children EP

Nota: 7.3

Si Jackmaster, HudMo o Rustie pusieron a Glasgow en el mapa musical internacional, Inkke –junto con el sello All Caps o Milktray- forma parte de la generación a la que le toca tomar el relevo. Es pronto para vaticinarle un futuro tan exitoso como el que se ha labrado la camada LuckyMe y Numbers, pero el chaval lleva un año con una actividad frenética: tanto en su Faded With Da Kittens en Astral Black (un álbum de beats ultracodeínicos) como en la colección de remixes grime que regaló hace unos meses ya demostró su talento. En Crystal Children además, pone en evidencia su versatilidad, bordando desde la versión más soft y mística del grime en Daisychain, a la más telúrica y ruda con Lego Riddim. Incluso se atreve a ponerse sensual y sedoso si le sirven una buena voz femenina (Paradise). Inkke todavía no ha acabado de encontrar su sonido propio, pero va por buen camino. Démosle tiempo. MF

Naomi Punk – Television Man (Captured Tracks)

Naomi Punk – Television Man

Nota: 7.4

La deconstrucción indie-rock de este trío a medio camino entre Olimpia y Seattle ni huele a moho, ni cojea por plagio, sino que suena desacomplejada y es francamente adictiva. Desasosiego punk, capas de suciedad estética y caos controlado a base de ritmos que se pierden y se retoman, andando en un grácil traspiés, como unos Trumans Water crecidos en los 90. El único inconveniente es que, a pesar de que no buscan ser transgresores, pecan de comodidad y las piezas de este segundo disco podrían pertenecer, sin titubeos, a una supuesta cara C de su debut The Feeling (Captured Tracks, 2012). Sin ir más lejos, ambos trabajos incluyen versiones distintas de una misma canción, Linoleum Tryst, que en realidad suenan tremendamente parecidas. ¿Por qué hacer algo así? También está la densa Eon Of Pain en contraposición, o quizás como respuesta, a Eon Of Love de su anterior trabajo. La evolución no es su fuerte, quizás no por ahora, pero continúan sonando rudos, oscuros, arties y con una simplicidad que resulta a la vez áspera y placentera. AC.

Hooray For Earth – Racy (Dovecote)

Hooray For Earth – Racy

Nota: 7.1

Hace tres temporadas Hooray For Earth aparecieron como la nueva sensación del pop sintético extravagante. Algo así como los nuevos (últimos) Animal Collective. Fueron de los grupos debutantes más excitantes de 2011 gracias a una ópera prima más que curiosa, True Loves. Pero en su segundo disco toca explorar nuevas sonoridades de la mano de Chris Coady (Grizzly Bear, Yeah Yeah Yeahs, Beach House). Los temas de Racy tienen una sensación de urgencia que nada tiene que ver con lo que hacían en el pasado. En cierto sentido a éste se le podría considerar como un álbum rock. Tiene todos los ingredientes que se pueden esperar del género, pero no cae en lo previsible. “Esta es la cosa más intencional que he hecho en mi vida. Quería algo ruidoso y directo para que no tengas que adivinar en qué te estás metiendo”, explica su líder, Noel Heroux, que esta vez ha dejado a sus compañeros de banda tener más protagonismo en el estudio. Unas palabras que dejan claro que este cambio no es caprichoso ni propiciado por modas, sino un puro acto de impulso musical. AGM

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar