Actualidad

Renzirendum: 4 claves para entender la dimisión de Renzi al frente del gobierno italiano

Europa vuelve a estar en vilo después de que un referéndum haya beneficiado al populismo antiestablishment y acabado con el mandato político del primer ministro de Italia

Matteo Renzi se lo jugó todo a una carta y ha acabado arruinado. Este domingo, el primer ministro de Italia se enfrentaba por primera vez en casi tres años a las urnas. Y los resultados, le han condenado a la dimisión.

A pesar de que lo que se decidía en referéndum era una reforma constitucional, muchos italianos se han tomado el plebiscito como una votación al papel del propio Renzi, que había prometido que si triunfaba el 'no', dejaría el gobierno. El mismo domingo, antes de que terminara el recuento y anticipando ya el resultado, Renzi dimitía, dejando a Europa una vez más en vilo.

¿Qué se preguntaba en el referéndum?

Las promesas de renovación de Renzi lograron que en 2014 el Partido Demócrata mandara al trastero a su compañero socialdemócrata Enrico Letta, que llevaba 10 meses en el poder. Matteo Renzi, con solo 39 años, se convertía así en el primer ministro más joven de la historia italiana y sin siquiera haber pasado por las urnas.

Tras casi 3 años de reformas tibias en el poder y mucho colegueo con Bruselas, Renzi, a quien se ha acusado de ser demasiado arrogante, decidía involucrarse al 100% en el referéndum con el que pretendía reformar la Constitución. Curiosamente, ahora han sido las urnas las que le han dado la patada.

En la votación los italianos debían elegir entre si apoyaban las reformas de Renzi, que de primeras quitaban casi todo el poder del Senado, o decidían dejar las cosas tal y como estaban

En la votación los italianos debían elegir entre si apoyaban las reformas de Renzi, que de primeras quitaban casi todo el poder del Senado, o decidían dejar las cosas tal y como estaban.

Con la reforma, el primer ministro pretendía acabar con el bicameralismo perfecto (en el cual el Senado tiene el mismo poder que el Congreso para aprobar las leyes), reducir el número de senadores de más de 300 a menos de 100 y eliminar las provincias, entre otras cosas.

Tras una campaña de varios meses en la que Renzi se ha esforzado en dejar claro que lo que se cuestionaba era la reforma y no su mandato, el político ha pinchado de forma grandiosa. Con un 59,11% de votos por el no y un 40,89% de votos por el sí, Renzi no ha tenido más opción que dimitir.

Victoria del antiestablishment

Desde el primer momento, la bandera del 'no' ha sido enarbolada por partidos como la Liga Norte, el Movimiento 5 estrellas y el partido de Silvio Berlusconi. Los dos primeros son abiertamente antiestablishment, pero es el nuevo M5S el que verdaderamente se puede adjudicar la victoria.

El M5S, conocido por ser el "Podemos italiano", consiguió hace unos meses hacerse con las alcaldías de Roma y Turín después de canalizar el descontento popular con las aún visibles consecuencias de la crisis.

Con propuestas como un referéndum sobre la adhesión a la zona euro y la renegociación de la deuda pública italiana, la victoria del 'no' da al nuevo partido un nuevo valor como opción viable en el caótico escenario político italiano. De hecho, en cuanto se han conocido los resultados, Vito Crimi ha declarado a Politico que su partido quiere nuevas elecciones "tan pronto como sea posible".

Beppe Grillo y el M5S

Sin embargo, el M5S tiene un problema si lo que quiere es ganar en las urnas: ni siquiera tiene un candidato. Su fundador, el excómico Beppe Grillo es excelente como showman a la hora de movilizar a las masas pero parece muy improbable que tenga la capacidad de liderar a todo un país.

De 68 años, Grillo ha aprovechado su labia para captar a votantes de la izquierda y de la derecha. Durante la campaña electoral de las elecciones italianas del 2013, Grillo se esforzó en dejar claro que su partido no es "ni de derechas ni de izquierdas".

La estrategia fue una jugada redonda: según eldiario.es, el 33% de los votantes del M5S eran exvotantes de Berlusconi y la Liga Norte. La lucha contra la corrupción y la protección del medio ambiente parecen haber seducido a los votantes del M5S, a lo que también se suma el lado más populista del partido, el tema antiglobalización y la línea dura contra la inmigración adoptada, según Politico, por Grillo.

De 68 años, Grillo ha aprovechado su labia para captar a votantes de la izquierda y de la derecha. Durante la campaña electoral de las elecciones italianas del 2013, Grillo se esforzó en dejar claro que su partido no es "ni de derechas ni de izquierdas"

¿Qué pasará ahora?

Después de su dimisión, Renzi irá a ver al Presidente de la República Sergio Mattarella para presentar oficialmente la renuncia. Lo más probable es que hasta nuevas elecciones se forme un nuevo gobierno del partido de Renzi, que por cierto será el gobierno número 64 en los últimos 70 años de historia de Italia.

Aunque es probable que la carrera política del primer ministro aún esté lejos de acabar, este nuevo revés populista en Europa preocupa a Bruselas. Tras conocer la derrota de Renzi, el euro se situó en niveles mínimos de los últimos dos años, según Expansión, su mayor bajada desde el Brexit.

Tras la victoria del 'no', el M5S se ve más fuerte que nunca y con posibilidades de hacerse con el gobierno. Sin embargo, según un reciente sondeo, ningún partido alcanzaría la mayoría en la primera ronda, aunque el M5S sí que podría ganar en la segunda. Por el momento, los representantes del "partido contra el establishment" ya han declarado que no formarían coalición con el partido de Renzi.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar