Actualidad

Esta es la diferencia entre un DJ y un músico de verdad

¿Qué hay de cierto en esta parodia?

Los DJ tienen un problema: son demasiados. Quienes quieren alcanzar la fama tienen que currárselo mucho para superar a los otros mil millones de aspirantes a Skrillex que se compran una mesa de mezclas. Sí, parece que ahora cualquiera puede ser DJ, y por eso en ocasiones da la impresión de que no importa tanto la música como cuánto seas capaz de molar.

En esa idea se basa DJ W1PLA$H, la nueva parodia del tráiler de la película Whiplash: el protagonista se apunta a la Academia Skrillex para convertirse en el mejor DJ del mundo. Necesita entrenar tan duro que decide cortar con su novia pero, mientras se lo dice, descubre que el resto del bar también es DJ. Incluso su novia es DJ, y se hace llamar PU$$YCAT.

Por si no has visto el tráiler original de la película que se llevó tres Oscar, aquí tienes una breve sinopsis: el film narra la historia de un músico de jazz que entra en una de las escuelas más prestigiosas del mundo. Se encuentra con un profesor durísimo, interpretado por J.K. Simons, que lleva al alumno al límite de sus capacidades con una filosofía clara: "Presiono a la gente más allá de lo que se espera de ellos".

En la parodia DJ W1PLA$H, el protagonista se encuentra a un profesor muy similar. Pero la filosofía del maestro es bastante distinta: "La clave es relajarse. No te preocupes de la música, solo róbales los sonidos a los demás".

Las clases en la academia de jazz de la película original se convierten en una pesadilla para el protagonista, que es agredido física y mentalmente por el profesor en cuanto comete el error más mínimo con la batería.

El aspirante a DJ en la Academia Skrillex también vive su propia pesadilla. Pero su reto consiste en apretar la barra espaciadora del ordenador y activar sonidos como 'jungle', 'sirena' o 'bocina'. Otro requisito indispensable es molar mucho, por lo que el profesor presiona a su alumno para que aprenda a gritar "¡DJ Wiplash in the house!".

DJ W1PLA$H no solo es una parodia de la película: también se ríe del universo de los DJ, y eso es lo que la hace el doble de divertida.

Aunque quizá los pinchadiscos no merezcan tanto odio, nadie puede negar que ser músico y llegar a tocar jazz es una tarea mucho más complicada que aprender a pinchar temas. Quizá es por eso que, muchas veces, el éxito de un DJ se debe a factores que no tienen nada que ver con la música.

Ahora bien, ¿podemos llamar 'músico' a un DJ? Eso ya queda a juicio de cada uno.

No te preocupes de la música, solo roba sonidos a los demás

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar