Actualidad

Los fetos se masturban, y otras 9 verdades científicas del orgasmo

Recuperamos una célebre charla de la divulgadora Mary Roach que nos abre una puerta diferente al mundo del sexo y la ciencia

Coge un tópico entretenido, resalta su lado más repulsivo y, entonces, hace de lo asqueroso algo divertido”. Así es como ha definido a Mary Roach la editora del suplemento del The New York Times.

La empatía y el interés por todo lo que ocurre en la vida, especialmente en el ámbito de la sexología y la ciencia, han llevado a Roach a ser una de las divulgadoras científicas que más interés han despertado en los últimos tiempos.

Roach, que ya trató el sexo en su libro Bonk (Follar), tiene una de las conferencias TED más famosas de todos los tiempos: Diez cosas que no sabías sobre el orgasmo.  Aquella charla marcó diez puntos que no conocíamos sobre el orgasmo y que nos permiten entender  mejor cómo alcanzan el clímax tanto humanos como animales.

Con todo, el punto fuerte de la charla es el humor que Roach introduce entre verdad y verdad. Esas notas irónicas que hacen del discurso algo aún más interesante de lo que ya es de por sí. Por ejemplo, ¿sabías que se puede crear semen falso mezclando agua y harina?

Estas son las 10 cosas que, hasta ahora, no sabías del orgasmo:

1. Los fetos se masturban

La escritora empieza la charla mostrando dos imágenes que aparecieron en The Journal of Ultrasound in Medicine, titulado Observaciones de masturbación en el útero. En las imágenes se ve, según explicó el radiólogo autor del artículo Israel Meisner: “ la mano de un feto agarrando un pene de una forma que se asemeja a los movimientos de la masturbación”.

Aunque solo se trata de un acto inconsciente y reflejo, como la digestión o el ritmo cardíaco. El feto no tiene control sobre ello. El orgasmo es un reflejo del sistema nervioso autónomo. Es parte del sistema nervioso que trata con las cosas de las que no tenemos control consciente.

2. El orgasmo no necesita estimulación genital

Personas con daños en la médula espinal, como paraplejías o cuadriplejías, suelen desarrollar una gran sensibilidad justo arriba del nivel de su herida. Sea cual sea el lugar. Algunas personas han llegado a sentirlo en la rodilla o al cepillarse los dientes.

3. El orgasmo puede producirse en personas con muerte cerebral

La sede principal del orgasmo a lo largo de la médula espinal es algo que llamamos "la ruta de los nervios sacros". Si se estimula con un electrodo en el punto preciso, se provoca un orgasmo. Incluso en aquellos que padecen una muerte cerebral y cuyo corazón aún funciona, siempre y cuando los nervios sacros se oxigenen.

4. El orgasmo puede causar mal aliento

Según el ginecólogo Theodoor van de Velde se puede apreciar un cierto olor a semen en el aliento de una mujer una hora después de mantener relaciones sexuales. También distinguía entre el olor del semen de un hombre joven y vigoroso y el de uno maduro, el cual “a veces huele a fresco y otras es acre”.

5. El orgasmo quita el hipo

Una vez, un hombre tuvo hipo durante varios días hasta que, practicando sexo con su mujer, desapareció. Se lo contó a su médico y este escribió un informe titulado Las relaciones sexuales como un tratamiento potencial para el hipo intratable.

6. El orgasmo aumenta la probabilidad de concebir

Según algunos médicos, cuando una mujer tiene un orgasmo, sus contracciones sirven para succionar el semen hacia el cuello del útero y mandarlo rápidamente al óvulo. De esta forma, aumenta la probabilidad de concepción.

7. No solo en los seres humanos...

El Comité Nacional Danés de Producción Porcina comprobó que si se estimula a las cerdas mientras se las insemina artificialmente, se ve un incremento del 6% en la tasa de la camada.

8. Los animales hembra tienen más diversión de la que crees

Los animales no registran el dolor o el placer en sus rostros como hacemos los humanos. Los mismos cerdos suelen ser como los perros: ambos usan las orejas para expresar emociones, incluida la euforia del orgasmo. Sin embargo, sí que se ha observado que las hembras macaco muestran cara de placer al montar sobre otra del mismo género.

9. Estudiar el orgasmo humano en el laboratorio no es fácil...

Para ello, en los años cincuenta, los científicos Masters y Johnson desarrollaron una máquina de coito artificial. Se trataba de un pene con una cámara y un motor.

10. ...pero seguro que es entretenido

El científico Alfred Kinsey calculó la distancia promedio a la que viaja el semen eyaculado. En los años cuarenta circulaba una teoría que decía que la fuerza con la que se arroja el semen en el cuello del útero influye en la fertilidad.

Kinsey no le dio importancia pero quiso comprobarla reuniendo a 300 hombres, una cinta métrica y una cámara de vídeo. En tres cuartas partes de los hombres, el chorro de semen salía de forma muy escurridiza, pero hubo un sujeto que consiguió alcanzar los 2,5 metros de altura.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar