Actualidad

Argentina quiere convertir el edificio símbolo de las torturas de la dictadura en un Ministerio

En concreto, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Entre 1976 y 1983 surgieron en Argentina los centros clandestinos de detención. Conocidos como CCD, fueron instalaciones secretas habilitadas por la dictadura militar de Videla para torturar, asesinar y hacer desaparecer a miles de personas. Y uno destacó entre los demás: la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA).

Ubicado en la Avenida del Libertador 8200 de Buenos Aires, este centro de detención clandestino se convirtió en el lugar donde más de 5.000 personas fueron detenidas, torturadas y asesinadas durante esos años.

Allí, todo el aparato de Estado fue puesto al servicio de la crueldad con salas de torturas, celdas e incluso una maternidad donde nacieron hasta 34 bebés de detenidas que luego fueron repartidos tras morir sus madres.

Ahora, el Gobierno de Mauricio Macri pretende convertir el edificio 11 del complejo de la ESMA en la Sede del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Una polémica decisión que se suma a la larga lista de conflictos acerca de qué hacer con la ESMA.

Al acabar la dictadura el edificio siguió en pie hasta que en 1998 el presidente Carlos Menem propuso demolerlo. Sin embargo, los supervivientes y familiares de los desaparecidos se opusieron ya que consideraban que aún quedaban posibles pruebas sobre el terreno. Años más tarde, parte de los edificios de la ESMA albergaron el Museo de la Memoria, un centro cultural, un archivo y varios edificios destinados a no olvidar las violaciones de derechos humanos que se produjeron durante la dictadura militar.

Con esta nueva decisión del Gobierno argentino, 350 personas abandonarán la vieja sede del ministerio de Justicia y Derechos Humanos y se trasladarán al edificio 11 de la ESMA. Entre ellos, se encuentra el ministro Germán Garavano, el impulsor de la iniciativa.

La medida, que se llevará a cabo en dos años y va encaminada a reducir gastos, contó en un primer momento con el rechazo de los organismos de Derechos Humanos, pero como explica Garavano a La Nacion, ya se ha llegado a un consenso.

Sin embargo, no han tardado en surgir las voces de aquellos que se preguntan si convertir la ESMA en un edificio administrativo no es una forma de borrar su historia y de paso los crímenes que allí se cometieron.

No es la primera vez que el Gobierno de Macri muestra poca sensibilidad ante los miles de muertos y desaparecidos de la dictadura argentina. En una entrevista del año pasado con Buzzfeed, Mauricio Macri fue preguntado acerca de si fueron 30.000 las personas desaparecidas durante la dictadura. " No tengo idea, no sé, es un debate en el cual yo no voy a entrar. Si fueron 9.000 o 30.000; o los que están anotados en un muro o son muchos más. Me parece que es una discusión que no tiene sentido", respondió Macri.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar