PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Hizo que la policía parase a su novia para pedirle matrimonio. Y casi termina fatal

H

 

¿En serio pensó que era buena idea?

Elena Rue Morgue

19 Julio 2017 17:13


La televisión nos ha enseñado de una forma muy cruda como el concepto "sorpresa" no tiene por qué tener ninguna connotación positiva. Al contrario, una persona podía invitarte a un plató de televisión en plan "sorpresa" para pedirte delante de todo el país que le compraras un colchón nuevo porque una vez te measte borracho en su cama y quería el money back, por ejemplo.

Parece que, más allá del salseo televisivo, hay personas que tienen un problema serio a la hora de discernir si lo que le están haciendo a alguien es una sorpresa o una putada. Es como una especie de retraso mental en un ámbito muy concreto, el retraso sorpresivo, y que, si bien puede pasar desapercibido durante años, puede generar situaciones traumáticas para las personas que les rodean que les dejaran secuelas de por vida. Ejemplos de sorpresas que creo que nadie debería hacerle nunca a otro ser vivo al que le tenga un mínimo de respeto y/o aprecio:

Esconderle un cacahuete sorpresa a una persona alérgica a los cacahuetes en su comida y gritar "¡Sorpresa!" cuando entre en shock anafiláctico.

Decirle a alguien que es adoptado el día de su cumpleaños.

Decirle a un niño que los reyes son los padres en la mañana de Navidad,

Dejar de tomar la píldora y explicárselo a tu pareja en plan sorpresa cuando estás embarazada.

Fingir tu propia muerte y levantarte gritando "¡Sorpresa!" en tu propio velatorio.

Hacerle a una niña una fiesta sorpresa invitando a todos sus compañeros de clase, amigos del barrio y familiares próximos y lejanos.

Hacer que la policía detenga a tu mujer para pedirle matrimonio de sorpresa mientras ella habla con el agente.

¿Parece todo muy obvio no? Pues no tanto. Un tipo de Texas llamado Stephen Smith pensó que era una idea cojonuda hacer que su amigo poli parase a su novia Amanda para pedirle matrimonio en plan sorpresa. Claro que sí, campeón, sorprendentemente gilipollas igual, ¿no? Que casi infartas a la chavala. Todo quedó grabado en la cámara corporal del agente.

Amanda, tía, no te cases con él, que le falta medio verano y esto no es como álgebra, no va a poder recuperarlo de aquí a septiembre.

share