Actualidad

Así trabaja la gente que hace las playlists que escuchamos en internet

Ellos son quienes nos dicen qué escuchar en Spotify, Google Play Music o Apple Music

Los algoritmos controlan todo lo que hacemos en internet. Desde nuestras búsquedas de Google, con sugerencias publicitarias que nos recuerdan qué necesitábamos comprar la semana pasada, hasta las reproducciones automáticas de Youtube.

Sin embargo, existe un sector que se sale de la norma. Aunque parezcan aplicaciones tan frías como el resto; Spotify, Google Play Music o Apple Music cuentan con un equipo humano detrás que se encarga de decirnos qué escuchar.  

Las listas de reproducción del tipo “18 canciones para cantar en la ducha” no las compone un algoritmo. De momento no hay ninguno que sepa qué ritmo funciona mejor mientras las gotas de H2O recorren nuestro cuerpo. Estas listas están elaboradas por expertos que trabajan por llegar al máximo número de oyentes posible.

Algunos son antiguos blogueros, otros DJs y otros periodistas musicales. Son personas del mundillo que eligen lo que escuchamos en internet, con un trabajo prácticamente sin acreditar pero con una influencia exorbitante.

En Spotify, el 50% de sus más de 100 millones de usuarios escuchan las listas de reproducción creadas por expertos. El resto consumen más asiduamente las playlists de las canciones más populares o de algún artista en concreto, algo que era lo habitual hasta el momento.

Los encargados de elaborar las listas son menos de 100 profesionales en cada una de las grandes empresas. Estos se encargan del montaje, la denominación y la actualización constante de todas ellas. El objetivo, dicen, es doble:

1- Ayudar a los usuarios a seleccionar entre un catálogo de más de 30 millones de canciones.

2- Crear la diferencia en un mercado muy igualado.

"Es difícil describir cómo lo hago, ya que depende más del sentimiento o el instinto. Es algo que simplemente sucede".

Uno de estos profesionales es Carl Chery, neoyorquino de 37 años que vive en Los Ángeles desde que entrase a trabajar para Apple Music como director de la sección de Hip Hop y R&B.

Aunque Chery pertenece a una empresa que en sus orígenes basaba prácticamente todo en logaritmos, reconoce que Apple ha ido cediendo poco a poco a las exigencias del mercado, apostando por el oído humano para sus recomendaciones.

“Es difícil describir cómo lo hago, ya que depende más del sentimiento o el instinto. Es algo que simplemente sucede”, explica Chery.

Este instinto, que en otras profesiones podría ser visto como algo perjudicial, es la base del éxito de estos expertos. Solo a través de haber oído muchísima música y de tener un gusto especial puedes hacer que tus playlists sean un verdadero éxito. Sin determinación lo único que lograrías es perder mucho tiempo y generar disputas innecesarias.

De esto sabe bastante Rocío Guerrero Colomo, española de 29 años que ejerce como directora global de programación de contenido latino en Spotify. De las 4.500 listas que ha creado con su equipo desde que entrara en el cargo, 30 tienen más de un millón de seguidores.

Además, es la encargada de haber creado la tercera más escuchada de todo Spotify: “Baila Reggaetón”.

“Era una especie de tabú. Todo el mundo decía que odiaba el reggaetón, pero en realidad todos lo escuchaban”, comenta Colomo.

Pero, tal y como se ejemplifica con esta playlist, la tarea más complicada no es llegar a petarlo en un momento determinado. La clave para que una playlist se mantenga en lo más alto está en la actualización constante. De este modo, en “Baila Reggaetón” de 2014 podemos ver canciones de 2016. Cada uno o dos meses, se actualiza con alguna nueva.

A través de las herramientas que Colomo llama “Keanu” (como el actor de Matrix), por las cuales los editores de las listas tienen acceso a los datos de interacción de los usuarios, pueden cambiar canciones en concreto, alterar el orden o simplemente eliminar las que no funcionan. Un trabajo que, por divertido que parezca, les lleva más de un quebradero de cabeza.

En la actualización constante está la clave para que una lista se mantenga en lo más alto.

Pero de lo que no hay duda es que se ha convertido en un servicio indispensable.

“La gente acude a los servicios de streaming porque les gusta la idea de ser capaces de escuchar toda la música que quieran y cuando quieran. Pero cuando llegan, se encuentran con que no pueden hacerlo en realidad, ya que requiere muchísimo tiempo. Excavar entre 40 millones de canciones es simplemente desorbitado”, argumenta Jay Frank, Vicepresidente de Marketing Mundial de streaming para Universal Music Group.

Así, lo que antes se veía como un humilde trabajo para aficionados de la música, se ha acabado convirtiendo en un concurso de apuestas entre algunas de las empresas más importantes del mundo.

"Existe un código ético para preservar la independencia editorial".

Por supuesto, los servicios de streaming tienen que aguantar las críticas de los usuarios. Muchos dicen que la aparición de las canciones en las listas se debe a que los propios artistas pagan por estar ahí, pero Frank lo niega en rotundo.

“Nuestras políticas prohíben este tipo de prácticas”, se defiende. Y compara sus servicios con el de la prensa música. Es decir, aunque reciben muchas promociones y presiones por parte de los artistas, existe un código ético para preservar la independencia editorial.

[Vía BuzzFeed]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar