PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La detención violenta y arbitraria de un estudiante negro en Houston se vuelve viral

H

 

Herido por mordeduras de perro y 'taseado' por dejar tarjetas de su negocio de corte de césped en los buzones del barrio

PlayGround

28 Julio 2017 14:36

Twitter

Persona negra que no hace nada (malo) se ve asediada por agente blanco del orden. El agente blanco hostiga al ciudadano negro. El agente blanco decide detener al ciudadano negro sin que existan razones que justifiquen la decisión. Cuando el ciudadano negro muestra resistencia, la cosa termina en violencia desproporcionada y aplicada siempre en la misma dirección: el negro es el que paga. Qué casualidad.

La historia es conocida, pero no por eso deja de causar indignación. Más de 63.000 personas han retuiteado la historia de Marlin Gipson. Cerca de 1.000 han aportado dinero a su campaña de crowdfunding en las últimas 72 horas por simple empatía. Todos quieren que la policía de Houston rinda cuentas por lo sucedido. Y quieren, sobre todo, que no se repita.

Todo empezó con este vídeo:



Ni siquiera puedes hacer algo productivo sin ser molestado y atacado por la policía...”, escribía el joven a los pies del vídeo en Twitter


Pocas horas después, Marlin acabó así:



¿Qué pasó entre esos dos momentos?

Primero, un poco de contexto, por si no hubiera quedado claro el vídeo. “El 18 de julio, yo y mis hermanos estábamos cortando el césped de varias casas cuando un agente del Distrito Policial 1 se nos acercó por nuestro perfil racial. El agente afirmó que 'nos ajustábamos a la descripción' y nos preguntó sobre qué hacíamos en el barrio”.

En el vídeo se puede ver como Marlin le explica al agente Shane Cates, al borde de su camioneta abierta, con una máquina cortacésped a escasos dos metros de ambos, y con otra sonando allí al lado, que están ahí trabajando, cortando el césped de algunos vecinos. Es su pequeño negocio, su manera de sacarse un dinero en verano, para ayudar a costear sus estudios durante el resto del año. Cuando el agente pregunta por qué se estaba acercando a la puerta de otras casas, Marlin le explica que estaba dejando tarjetas de su empresa, D&M Lawn Services. Las lleva en la mano, se las muestra al agente. Da igual.



En un mundo normal, la respuesta del agente hubiera sido desearle un buen día a los jóvenes y dar media vuelta. Pero no. El agente insiste. Le pide la documentación a Marvin, que no la lleva encima. Cuando este replica pidiéndole al policía sus datos, este saca las esposas. Marlin se aleja unos metros del agente. Él y uno de sus hermanos intentan hacerle ver que ahí no hay causa ninguna para proceder a ningún arresto. Ahí se acaba el vídeo.

El relato de lo que pasó después difiere según la fuente.

Según un comunicado de la policía, Marlin huyó del lugar. Poco después fue visto por otro agente junto a otra vivienda del mismo barrio, Willow Springs. Cuando se acercó para detenerle, el joven se refugió en el interior de la vivienda. “Los propietarios de la casa permitieron a los agentes entrar para buscar al sospechoso”. Le encontraron, dicen, escondido en un armario. El joven se resistió y tuvieron que emplear la fuerza, cuentan desde el departamento de policía.

La firma de abogados Merritt Law Firm, que representa al joven detenido, explica en un comunicado que el agente Shane Cates insistió en detener a Marlin incluso después de que una vecina se acercara a confirmar que, efectivamente, aquellos jóvenes estaban allí cortando el césped de su casa. Ella les había contratado. Cuando Cates insistió en esposarle, Marlin se alejó pacíficamente de allí. El agente no le siguió.

En el texto que acompaña a su crowdfunding, Marlin explica que esa casa en la que le encontraron era el domicilio de la familia Gipson. Su casa, vamos.

Según el joven, la policía entró a la fuerza, con patada en la puerta. Una vez dentro, procedieron a arrestar a sus dos hermanos y esposaron provisionalmente a su hermana de 13 años.

“Yo estaba en el baño en el piso de arriba cuando escuché cómo entraban en la casa. Salí del baño con las manos en alto y el oficial me dijo que me girara. Cuando lo hice, siempre con las manos arriba, el agente me disparó con su pistola eléctrica en la espalda y ordenó a su perro que atacara. Mientras el perro me mordía el brazo derecho, el oficial me taseó por segunda vez. Luego me esposó”.

Marlin fue detenido bajo cargos de evadir un arresto y por dificultar su identificación. El joven ha interpuesto una queja contra el agente ante la oficina de Asuntos Internos de la policía.

“Mis hermanos y yo pensamos que podemos transformar esta experiencia negativa en algo positivo después de todo”, escribe Marlin en el texto que presenta su crowdfunding, con el que busca recaudar dinero para costear facturas médicas y gastos legales. “Queremos hacer crecer nuestro negocio y enseñar a otros sobre las oportunidades de la emprendeduría, más allá de las drogas. Queremos hablar contra la injusticia y la brutalidad policial. Queremos asegurarnos de que a los oficiales involucrados se les exijan responsabilidades”.



share