PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Así es por dentro la fábrica más inaccesible de Apple

H

 

Diseñados en California, ensamblados en una colosal factoría de hormigón china

PlayGround

26 Abril 2016 20:01

Precisión militar en chaquetas rosas. Eso es lo que sugiere la imagen de arriba. Una de las que llegan a nuestros ojos después de que uno de los lugares más secretos del mundo haya decidido abrir sus puertas a Bloomberg para mostrar su funcionamiento.

Pegatron es una de las fábricas que produce los teléfonos más ansiados de nuestra época. A unos pocos minutos de Shanghai (China), en una superficie que abarcaría 90 campos de fútbol, 50.000 personas ensamblan iPhones cada día.



Después de estrictos controles de identidad, los trabajadores acceden a un edificio colosal de hormigón vestidos con chaquetas rosas, redecillas del pelo azules y zapatillas limpias. Un lugar aséptico que poco tiene que ver con los anuncios "buenrollistas" de Apple.

Reunidos todos al inicio de la jornada gritan un unísono "¡Buenos días!" ante la atenta mirada de Big John, su supervisor. En seis minutos, cada uno estará en su puesto de trabajo.



No hay tiempo que perder cuando se trata de manufacturar en masa la golosina por la que millones de personas están dispuestas a aguantar horas esperando en una cola en Tokio, Nueva York o Barcelona.

No hay tiempo que perder cuando a tu empresa la han acusado de explotar a sus trabajadores. De exprimirlos por un mísero sueldo con el que ni siquiera pueden aspirar a comprarse el móvil que fabrican.



En 2013, cinco muertes en la fábrica de Pegatron llamaron la atención de los medios sobre las condiciones laborales de las que se aprovecha Apple.

Uno de los muertos era un niño de 15 años que murió por neumonía. La empresa certificó clínicamente que su muerte no tenía nada que ver con el trabajo. La otras muertes siguen sin esclarecerse.



Ahora, en la escalera de la fábrica hay colocada un red para evitar accidentes. O para evitar suicidios.



Desde esos episodios, Apple se ha propuesto limpiar el nombre de Pegatron. También el suyo propio, pues los supuestos valores de la empresa estadounidense están muy lejos de las denuncias de abuso laboral que han venido sobrevolando a sus fábricas.

Según Apple, ahora ningún trabajador de Pegatron puede trabajar más de 60 horas a la semana.



En una maniobra desacostumbrada, pero respaldada en ese nuevo afán de trasparencia y limpieza moral, Pegatron ha abierto sus puertas a un periodista de Bloomberg que ha podido comprobar de primera mano el funcionamiento de los escáneres de acceso que están allí para no dejarte pasar cuando has completado tus 60 horas semanales.



Aún así, China Labor Watch acusó a la fábrica en 2015 de que al menos 1.261 recibos evidencian un exceso de horas extraordinarias. La realidad es que muchos trabajadores están a favor de hacer horas extra ya que se pagan 3 veces mejor que las ordinarias.



Cualquier cosa con tal de mejorar el mísero sueldo base de 2.020 yuanes mensuales, unos 275 euros al cambio.



La realidad es que, por muchos escáneres que coloques, la mano de obra barata china sigue siendo la materia prima favorita de buena parte de las empresas occidentales.


share