Actualidad

De ex presidiario a abogado defensor de Snowden: así es Gonzalo Boye

Un documental sobre la vida del abogado y editor de Mongolia repasa toda una carrera llena de obstáculos y precipicios

La vida de Gonzalo Boye ha dado tantas vueltas, piruetas y saltos mortales que uno se marea solo de escuchar su historia. En 1996, siendo miembro del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) chileno que luchó contra la dictadura de Pinochet, fue condenado a 14 años de cárcel acusado de colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla.

Le acusó uno de sus compañeros, Ramiro Silva, que ni siquiera se presentó al juicio, y su testimonio —que nunca se pudo contrastar— fue la base única de la sentencia. En la cárcel, Boye decidió matricularse en Derecho en la UNED. Después de seis años en prisión, salió siendo un abogado titulado dispuesto a dar batalla por los derechos humanos y plantar cara a todo el sistema judicial.

En 1996, siendo miembro del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) chileno, Boye fue condenado a 14 años de cárcel acusado de colaborar con ETA en el secuestro de Emiliano Revilla

Boye se mudó a España y se convirtió en el letrado favorito de la izquierda representando primero a algunas víctimas del 11M, demandando después a un ministro de asuntos exteriores israelí por crímenes de lesa humanidad o iniciando una querella contra la administración Bush por Guantánamo.

También ha defendido a la diputada Tania Sánchez y es uno de los abogados de Edward Snowden. ¿No está nada mal, verdad? Pues eso no es todo. Actualmente, Boye compagina su trabajo de abogado con el de editor de la revista satírica Mongolia. Y no le falta tiempo para colaborar con un documental sobre su persona.

Boye, dirigido por Sebastián Arabia, que se sintió enseguida atraído por su figura, repasa la meteórica carrera del abogado, sus enfrentamientos con la justicia y la defensa de su inocencia en el caso Revilla.

En el documental, el letrado conecta con el espectador a través de una amplia entrevista en la que relata cómo ha sido su vida desde que fue condenado. El paso de ser un paria a ser un gurú de las leyes.

Boye, que ha defendido a Edward Snowden y ha presentado una querella contra Bush por Guantánamo, se declara inocente y asegura que no tiene nada que ver con el caso Revilla

"Cuando me plantean el proyecto tardo poco en decir que sí. Pero es que llega un momento en la vida que dices, ¿por qué no hablo de mi vida en lugar de que lo hagan los demás por mí?", comenta Boye.

La vida y carrera del abogado discurre sorteando baches, muros y montañas. Le cuesta mantener un perfil bajo, es demasiado hiperactivo, un adicto al trabajo. Confiesa que su labor no está exenta de peligro.

"En posición de riesgo estoy desde hace tiempo, pero la exposición y el hecho de actuar transparentemente me permite estar un poco más tranquilo", relata Boye. "Un día van a por ti y punto. Es inevitable. Pero si no quisiera exponerme o meterme en charcos no sé a qué me dedicaría", comenta teniendo presente que a por él ya fueron una vez.

Sebastian Arabia dirige el documental 'Boye', donde es el propio letrado el que explica frente a la cámara su vida y carrera 

Las ediciones de Mongolia han picado más de una vez con un aguijón venenoso a las élites y poderes españoles. Desde políticos hasta la Iglesia, todo personaje apto de ser satirizado ha sido plasmado en sus páginas. Con ironía muy dolorosa y a veces no demasiado fina, Boye ha criticado lo que hace unos años parecía sacro. Sin miedo, luchando contra la censura. Aunque ahora, después de las elecciones, el abogado piensa que entraremos en una era de neotinieblas.

"Corren malos tiempos. Después del 26J han salido reforzados y crecidos, así que cuidado con el recorte de libertades que puede venir en los próximos años", declara refiriéndose a los que hace poco ya aprobaron la Ley Mordaza.

Con respecto a la grabación del documental, Arabia confiesa que además de la falta del presupuesto, lo más difícil fue saber desde el principio qué enfoque elegir. Había que lidiar la visión del documental con la del propio Boye.

"Cuando me plantean el proyecto tardo poco en decir que sí. Pero es que llega un momento en la vida que dices, ¿por qué no hablo de mi vida en lugar de que lo hagan los demás por mí?"

Los problemas se resolvieron de la mejor manera posible. Decidieron tirar la cuarta pared, sentar al abogado delante de la cámara y dejar que interpelara y conectara directamente con el espectador, sin una voz externa.

La idea funcionó y aunque el largometraje se estrena el 29 de julio, ya está disponible en Filmin, dentro de la programación del Atlántida Film Fest. Para todos aquellos que quieran conocer a fondo a un hombre polifacético, amado y odiado a partes iguales.

Tags: , ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar