Actualidad

5 cosas que deberías saber si quieres ligar en internet

Estudios psicológicos demuestran la importancia que tienen las fotografías en el modo en que nos ven los demás

¿Ha cambiado internet nuestra forma de tener citas? Algunos psicólogos creen que sí. Por eso en un artículo en The Atlantic, Olga Khazan ofrece un puñado de consejos para lograr citas online basados en estudios psicológicos. Directa o indirectamente, gran parte de sus recomendaciones recaen en la importancia de la foto de perfil. Nosotros hemos querido sintetizar algunos principios muy útiles para que tus citas no le den a 'Escape' antes de llegar a leer el pie de tu foto.

1. Todo el mundo es feo hasta que se demuestre lo contrario.

En internet la presunción de inocencia no es lo habitual. La experiencia nos ha enseñado que las fotos de perfil acostumbran a ser menos casuales que un primerísimo plano en una película de Hitchcock. Como también sabemos que el 95 por ciento de los usuarios de páginas de citas que tienen una foto de perfil donde no se les ve la cara con claridad es porque, de hecho, no son atractivos. A nadie le interesa ver una sombra humana en el horizonte del Gran Cañón, por muy cosmopolita y aventurero que te haga parecer. Si es necesario que contrates al equipo de efectos especiales de Georges Lucas para que salgas bien en la foto, hazlo. Mejor feo conocido que guapo por conocer. De lo contrario, caerás de lado de los orcos a evitar.

2. Los ojos son el reflejo de lo capullo que eres.

En una versión tanto o más supersticiosa que la vieja ciencia de la frenología, los internautas creemos saber leer en la cara de los demás los jeroglíficos más profundos de su alma y la geografía de su carácter. Estudios científicos demuestran que algo de verdad hay en ello: somos capaces de acertar si una persona es extrovertida, más o menos religiosa o el estado en el que se encuentra su autoestima, solamente con contemplar su retrato. Y por lo visto, si nos inmortalizan en 'actitud espontánea', tanto peor, pues en esos casos rezumamos transparencia emocional. O sea, que si eres un psicótico trastornado, aunque trates de ocultarlo tras tu apariencia de 'beach boy', los usuarios van a olerse que esa sonrisilla que medio dibujas en tu cara es síntoma de que en tu cabeza no puedes parar de proyectar en bucle las imágenes más brutales de 'Holocausto Caníbal'. En pocas palabras: sé menos espontáneo que en la foto de tu carné de identidad.

3. Pon cara de bípedo implume genérico.

¿Siempre te han dicho que tienes un rostro olvidable? ¿Nada destaca en ti? ¿Es por eso que tienes un odio visceral a los rostros exóticos? Que tu cara sea más universal que el mando de tu televisión ha dejado de ser un lastre para tus relaciones. El ideal sexual de este nuestro nuevo mundo pasará a ser el "homo camaleonicus", y Zelig, el hombre camaleón que encarnó Woody Allen, será su nuevo Dios. No hemos tenido que llamar a Sandro Rey para conocer las tendencias del futuro: lo sabemos porque la página de citas FaceMate erige su propuesta sobre la base que las parejas son más felices cuanto más se parecen sus componentes. Que todo el mundo se pueda identificar con tu cara es ahora una promesa biológica de felicidad para quienes se sientan atraídos por ti: no la desaproveches retratándote la cicatriz que dices que te hiciste intentando cazar un cocodrilo en el Nilo.

4. No te fotografíes con un poster de las Monster High a tus espaldas

Que tus camisetas de geek no te hayan cerrado todavía TODAS las posibilidades de pillar cacho en un bar no significa que no tengan reservado para ti el más sonado de los fracasos en internet. Según un estudio de Finkel y Eastwick, las personas evaluamos de modo distinto a nuestras posibles parejas si lo hacemos por la red. Mientras que en nuestra vida offline tendemos a apreciar la persona en su conjunto, holísticamente, por internet nos decantamos por la lógica del 'divide y vencerás'. Con la racionalidad económica en una mano y el listado de nuestras preferencias en la otra, evaluamos las características de la hipotética pareja una por una. Aquí una apuesta nariz aguileña, aquí un push-up menos sincero que el Gobierno. Así, una vez recopilados todos los datos relevantes, calculamos si la balanza de activos y pasivos es suficientemente positiva como iniciar contactos. Por eso, aunque haya mejor luz, no te fotografíes en la habitación de tu hermana pequeña. Un póster de One Direction o de las ubicuas Monster High a tus espaldas no es un simple pasivo: es una sentencia de muerte.

5. No existe una foto para conquistarlas a todas, para atraerlas a todas y atarlas en las tinieblas.

No pienses que vas a encontrar una foto más eficiente que la lengua de Babel. Por muy bien que hayas quedado en esa foto, no va a triunfar en todos los sitios. Igual que no te llevarías lo mismo para pasar el fin de año en Lanzarote que si te marcharás a esquiar a los Alpes, no puedes pasearte vestido de seminarista por Tinder y esperar que alguien se ponga en contacto contigo. Como tampoco puedes poner tu foto de joven imberbe en AshleyMadison ni debes aparecer en el perfil de Coachsurfing recostado en cueros en el sofá de tu casa. Si tienes una foto naif donde pareces virginal y dispuesto a jurar votes ante un Cristo sufriente, tu sitio es eHarmony. Y, por supuesto, si pretendes dártelas de intelectual colgando la foto en que estás leyendo 'El doble' de Dostoievsky, por favor, no lo hagas en FaceMate: parecerá que estás desenado follarte a ti mismo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar