Actualidad

Por qué no deberías enviar enlaces privados a través Facebook

¿Están a salvo nuestros mensajes?

¡Mira qué artículo sobre la reproducción de los ornitorrincos he encontrado!” dice Pedro, justo antes de enviar el enlace del artículo a Judith a través de Facebook Messenger.

Lo que Pedro no sabe es que cualquiera puede ver el enlace que acaba de compartir. Y que descubramos que a Peter le gusta saber sobre la reproducción de los ornitorrincos puede ser jodido. Pero podría ser mucho peor. Podríamos descubrir, por ejemplo, un enlace a un documento de Google Docs privado que haya compartido. O a una fotografía que no quiere que nadie más vea.

Porque, efectivamente, todo el mundo puede hacerse con los enlaces que enviamos en Facebook. Tanto de forma pública como privada. Y esta es la manera de hacerlo:

La primera vez que mandamos un enlace se crea una imagen en miniatura, un titular y una descripción. Además, se le asigna un código de referencia que lleva directamente al enlace.

Un desarrollador web puede marcar un código de referencia y ver a lo que se refiere a través de la herramienta Facebook API. Pero en principio, si se trata de un elemento privado, no puede tener acceso a él.

Sin embargo, el hacker Inti De Ceukelaire ha estado haciendo pruebas en la herramienta y ha descubierto que es posible tener acceso a todos los enlaces publicados en Facebook, aunque hayan sido enviados de forma privada. Así lo ha explicado en Quartz.

El periodista pidió el objeto a través de un código al azar, pero la herramienta le dijo que no tenía permiso.

Así que decidió probarlo de otra forma. Con tan solo escribir “url” en la línea de código, ya se mostró el enlace al que se refería, sin importar que no tuviera permisos para acceder a él.

Y, como decíamos, se puede encontrar desde algo totalmente insignificante hasta un enlace que contenga información privada sobre los usuarios.

Es posible tener acceso a todos los enlaces publicados en Facebook, aunque hayan sido enviados de forma privada

Aun así, es difícil que lleguen a ver algo que hemos enviado, ya que no tienen ninguna forma de encontrar el código asignado a nuestros enlaces. Pero, por simple azar, podrían llegar a encontrar nuestras peores vergüenzas.

Por su parte, Facebook tampoco hace nada para remediarlo. Aunque De Ceukelaire se quejó de lo ocurrido, la red social le contestó que no había ningún problema al respecto.

¿Están nuestros mensajes a salvo?

En todo caso, si quieres evitar cualquier riesgo, lo mejor es no enviar enlaces que puedan contener información comprometida a través de Facebook.

[Vía Quartz]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar