Actualidad

Este psicólogo explica por qué perder el tiempo también es importante

¿Tu también pasas horas delante del ordenador intentando hacer mil cosas a la vez? Esto te interesa

Vía Reddit

Mirar al techo sin hacer absolutamente nada. Escuchar música, dar largos paseos sin ningún objetivo concreto o perderse en la red entre vídeos chorras y gifs de animales. Todo esto es altamente necesario en nuestro día a día. Y, sin embargo, suele ir ligado a un sentimiento de culpa por no estar haciendo nada productivo.

El psicólogo Michael Guttridge lucha para acabar con la idea de que el tiempo libre es un tiempo mal empleado. Quartz ha hablado con él, y estas han sido sus ideas más interesantes:

“Tenemos la idea de que debemos estar siempre disponibles, funcionando todo el tiempo, así que nos es difícil salir de ese estado e ir al parque”.

Pero, al tener esta mentalidad grabada a fuego por la cultura de la productividad, no estamos haciéndonos ningún favor. Nos provoca grandes problemas de estrés y ansiedad.

Ello acaba provocando que, tal y como escribe la periodista de Quartz, perdamos el tiempo delante de nuestros ordenadores o smartphones, buscando distracciones en las redes sociales y diciendonos a nosotros mismos que estamos "multiatareados" mientras tardamos mucho más de lo que deberíamos  en realizar tareas básicas.

Es por ello que Guttridge reivindica la necesidad de tomar consciencia de la importancia de saber perder el tiempo

"Perder el tiempo va de recargar tus baterías y desprenderse de lo innecesario. Tomarse un tiempo para ser total, gloriosa y orgullosamente improductivo te acabará haciendo mejor en tu trabajo. Pero también es gratificante por sí mismo", dice.

Vía Joan Cornellà

“Comer delante del ordenador de la oficina es repugnante. La gente debería ir a dar un paseo, a tomarse un café, hacer una pequeña escapada… incluso las fábricas victorianas tenían algún tipo de pausas de descanso”, dice Guttridge.

La pieza de Quartz pone como ejemplo el caso de Merlin Mann, un escritor al que le encargaron un libro sobre su sistema para responder emails. Mann llevaba dos años en el proyecto cuando lo abandonó, publicando en su lugar una entrada en su blog en la que explicaba que pasar tanto tiempo pensando en como invertir bien el tiempo le había llevado a perderse momentos valiosos con su hija.

El caso de Mann también sirve para poner de manifiesto que obsesionarse con la productividad puede ser contraproducente para la misma. De hecho, tal y como explica este post de Nautilus autores como Charles Dickens, Gabriel García Márquez y Charles Darwin tenían horarios muy laxos, trabajando menos de cinco horas diarias. Algo que demuestra que se pueden hacer grandes cosas sin necesidad de invertir cantidades ingentes de tiempo.

Al final, lo importante es ver todos esos momentos fuera de la vida laboral como elementos valiosos de nuestro día a día. Solo hay que recordar una simple idea: el tiempo libre es un tiempo bien empleado.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar