Actualidad

¿De qué país me has dicho que eres princesa?

Pasaporte a la invisibilidad

Fotografías de Léo Delafontaine

—De Sealand.

—¿Cómo?

Que soy la princesa de Sealand, te digo.

—Pero si eso no existe.

—¿Cómo que no? Mira estas monedas. Sale el abuelo de mi marido. Repito: marido.

Esta podría ser una conversación que podría mantener la princesa Charley Holgate con algún despistado que llegase a sus dominios: Sealand.

VER TAMBIÉN: "Hablamos con el presidente de Liberland, el nuevo 'país' de Europa"

Claro que también es difícil, reconozcámoslo, llegar accidentalmente a una plataforma en mitad de la nada al noreste de Gran Bretaña. Un lugar donde, según el censo, viven 3 personas.

Sealand es una de las 12 micronaciones que el fotógrafo francés Léo Delafontaine ha retratado en su libro Micronations. Según el historiador Bruno Fuligni, autor del prólogo, se estima que existen en el mundo más de 400 superficies cuya soberanía reclaman internacionalmente —e infructuosamente también— sus habitantes.

Delafontaine ha visitado, por ejemplo, la República de la Concha. Una micronación que nace de un atasco de tráfico, literalmente.

En 1982 el gobierno estadounidense puso un puesto fronterizo que aislaba los Cayos de Florida del resto del país para controlar la inmigración y el tráfico de drogas. Los atascos eran tan insoportables que algunos lugareños declararon la independencia días después.

Uno de los lugares más curiosos es sin duda Atlantium, un minúsculo reino en el interior de Australia.

Allí el el monarca George II gestiona un territorio abierto en el que se defiende la homosexualidad o la eutanasia.

Seborga es un pueblo de poco más de 300 habitantes que desde los Alpes reclama su independencia de Italia.

En el Principado de Seborga, todo evoca sus orgullosos orígenes medievales.

La República de Molossia nació como juego de adolescentes en 1977 y hoy alberga a 27 habitantes en Nevada.

Kevin Baugh es el presidente de esta surrealista micronación que en 1983 declaró la guerra a Alemania del Este por "amenazar su sueño nocturno".

Desde 1971, quien haya ido a Copenhague sabe que no puede dejar de ver dos cosas: la sirenita y la Ciudad Libre de Christiania, una comunidad hippie donde viven 1.000 personas.

Christiania se ha ganado durante décadas la simpatía de los habitantes de la capital danesa y de otros tantos turistas.

La máxima en Liberland es "vive y deja vivir". Entre Croacia y Serbia, esta micronación, quizá la más viral de todas, ha recibido decenas de miles de peticiones de ciudadanía.

Liberland está proyectado para ser el sueño húmedo del liberalismo: un paraíso fiscal.

¿Cómo llamar a medio kilómetro de desierto californiano que se parece al Sáhara? Efectivamente: Calsahara.

Su lema es "¡De la nada: algo!"

¿Y qué mejor que montar un consulado napoleónico en siete hectáreas del oeste francés? Es lo que hicieron en La Boirie tres amigos en 2006.

En el Consulado de La Boirie todo parece de otra época.

Leonard Casey separó su territorio de Australia cuando el gobierno decretó una bajada de producción en los 70.

En 1977 el Principado de Hutt River llegó a declarar la guerra al estado australiano, aunque no mandó ningún soldado, claro.

11 pueblos franceses cerca de la frontera suiza componen la República de Saugeais.

Los 5.000 habitantes de Saugeais cuentan con lengua propia. Georgette Bertin-Pourchet es su presidenta.

Elleore rinde todavía tributo a sus orígenes como campamento escolar. Durante una semana al año declara su independencia de Dinamarca y celebra una gran fiesta folclórica.

Durante ese tiempo, Elleore se llena de gente feliz. Algunas de las disparatadas reglas del reino son la prohibición de entrar en la isla con una copia de Robinson Crusoe ni tampoco con una lata de sardinas.

Eh, tu país es increíble... ¡literalmente!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar