PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Y si estuvieras pagando por ver anuncios en tu móvil?

H

 

No todos podemos ser mendigos de wifi

Alba Muñoz

21 Septiembre 2015 06:00

Será por los vídeos que se activan solos, o porque cada vez que tienes un rato a solas te pones a actualizar las redes sociales, pero cada vez consumes más datos con tu móvil y, probablemente, te cuesta llegar a final de mes.

Te preguntarás: ¿y qué hace PlayGround hablando de esto, con todos esos anuncios que a veces no me dejan leer sus artículos y gastan tantos megas? Ok, a nosotros tampoco nos gustan (sí, estamos hablando de las encuestas de Google), pero de momento así es como podemos existir.

Hoy queremos compartir una pregunta con vosotros. Surgió el otro día, cuando uno de nosotros comentó que algo extraño estaba pasando con su móvil.


¿Hasta qué punto estamos pagando por ver anuncios?


Para su cuenta personal, nuestro compañero utiliza la app de Twitter. Para la de PlayGround (con 43.000 seguidores más) utiliza una app que restringe la publicidad.

“Actualizo las dos cuentas con la misma frecuencia. Cuando comprobé el consumo de datos en un ciclo de 2 semanas, vi que la app de mi cuenta personal había consumido 250 megabytes y la de PlayGround 100. Mi cuenta, con muchísimas menos interacciones y followers, había consumido más del doble”.

¿Es por la publicidad? Podría ser. En cualquier caso, parece obvio que si cada vez salen más anuncios, y muchos de ellos se activan solos, el aumento del consumo de datos resulta inevitable.

Entonces nos hicimos la pregunta:

¿Qué pasaría si los anunciantes consumieran cada vez más datos de nuestro contrato mensual? Es decir, ¿hasta qué punto estamos pagando por ver anuncios? ¿Estamos perdiendo acceso a contenidos por culpa de la publicidad?


Hemos vuelto a los antiguos tiempos, cuando se terminaba el tiempo de conexión. Solo que ahora se terminan los datos porque un vídeo te ha jodido


No es una pregunta de fácil respuesta. Hasta donde hemos podido investigar, no hay estudios que calculen el porcentaje de consumo de datos que los anuncios están empezando a representar en tu consumo.

Lo que sí que hay son usuarios y blogueros que han hecho experimentos: el hacker Stefan Aretz hizo un diagrama sobre el consumo que le suponía entrar a la web de The Verge desde su móvil:

8 KB de contenido, 6MB de publicidad, 95 peticiones y 25 trackers.


Aretz calculó que con una tarifa de 1 GB mensual, visitar esa revista tres veces al día supondría el agotamiento de los datos.

“Hay veces en que un banner pesa más que toda una página entera”, cuenta Víctor Domingo, representante de la Asociación de Internautas. “Con el móvil mucha gente ha vuelto a los antiguos tiempos, cuando se terminaba el tiempo de conexión. Solo que ahora se terminan los datos porque un vídeo te ha jodido”.

La cuestión, claro, es cuántos de esos vídeos son publicidad. Ese dato, repetimos, no está disponible o no hemos sabido encontrarlo. 

Por otro lado, es evidente que Internet está en modo imparable. La misma evolución de los formatos a la hora de publicar contenidos va ligada a más hambre de datos y a más complejidad en las apps. Muchas distan mucho de ser eficientes.


¿Por qué en tu casa puedes conectarte sin límte de datos por el mismo precio cada mes y en el móvil no?



La misma AT&T, la segunda corporación de telefonía y telecomunicaciones más importante de Estados Unidos, está animando a los desarrolladores a que creen aplicaciones que consuman menos datos: Internet avanza a un ritmo que las tarifas de los usuarios aún no pueden asumir. Nos quedamos sin datos a final de mes.

Cada vez más, los editores web utilizan fragmentos de código gratuitos que permiten a sus anunciantes rastrear el movimiento de los lectores y vender sus mejor sus mercancías a partir de esos datos. Esos códigos ralentizan la nevagación y cuando parece que la página se ha cargado completamente, siguen cargando contenido o vuelven a cargar la página sin motivo aparente.

La industria de la publicidad online ha crecido un 57% en un año


También es cierto que la industria de la publicidad online no para de crecer. Según el Interactive Advertising Bureau (IAB), la asociación que representa la publicidad en medios digitales en España, los datos son contundentes: en 2014, a nivel global los beneficios han aumentado un 57% respecto a 2013. De 14.600 millones de euros se ha pasado a 23.000.

Para muchos usuarios de smartphones, el sistema está diseñado para que ganen las operadoras: cuando la red mejora para que las conexiones vayan más rápido (4G), también acaba repercutiendo en un mayor gasto proporcional de los consumidores.

“Si la red es más rápida, la gente gastará sus datos asignados más rápido y querrá comprar más”, escribió el periodista Brian X. Chen en The New York Times sobre el 4G.

Entonces, ¿no hay salida?



Parece que un aumento del consumo de datos en internet, una mayor velocidad, y un aumento de la publicidad nos llevará, inevitablemente, a pagar más; da la impresión de que tendremos que conformarnos con los trucos para ahorrar consumo de datos.

¿No podríamos, al menos, saber cuánto nos hacen pagar los anunciantes y que ellos abarataran nuestros contratos de móvil? Es sólo una propuesta.

“En el Internet de hoy, verás un vídeo aunque no quieras. Es imposible hacer responsable del aumento de consumo a las empresas que se anuncian. En España tampoco hay una legislación en profundidad sobre Internet", explica Rubén Sánchez, de la asociación de consumidores FACUA. 

Para él sí que hay una salida: "la clave está en que las operadoras dejen de ganar tanto. El gobierno debería regular los precios máximos de conexión a Internet, pero sobre todo, abogamos por las tarifas planas".


Si pagáramos lo mismo cada mes por una conexión a Internet ilimitada, el porcentaje de publicidad no nos afectaría



Ahora hazte esta pregunta: ¿Por qué en tu casa puedes conectarte sin límite de datos por el mismo precio cada mes y en el móvil no?

"Es incoherente", dice Víctor Domingo. "Nosotros luchamos en 1998 hasta el año 2000 para conseguir la tarifa plana. Si te acuerdas, antes la conexión iba por minutos y podías llegar a gastar miles de pesetas al mes. Se trata de conseguir lo mismo para el móvil".

Aunque en muchas ofertas se diga que pagas por una tarifa plana, en realidad estás pagando por un pack de datos mas o menos grande, pero siempre limitado.

Dicho de otro modo: si pagáramos lo mismo cada mes por una conexión a Internet verdaderamente ilimitada, es decir, si pagáramos por la conexión y no por la transferencia de datos, el porcentaje de publicidad emergente no nos afectaría. Al menos en el bolsillo.


Defiende tu conexión infinita



share