PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El big data anunció el ébola nueve días antes que la OMS

H

 

La web Health Map, gestionada por epidemólogos de Boston, lanzó la alerta de epidemia antes que la Organización Mundial de la Salud

Alba Muñoz

12 Agosto 2014 12:59

Nueve días antes de que el brote de ébola se extendiese por África Occidental, una web gestionada por expertos sanitarios de Boston reportó casos de una “misteriosa fiebre hemorrágica” en las zonas boscosas de Guinea. Dicho de otro modo: nueve días antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara formalmente la epidemia, Health Map informó sobre su primer estadio.

Esta herramienta utiliza unos sofisticados algoritmos que recorren decenas de miles de medios locales, redes sociales, webs médicas y gubernamentales en busca de palabras, datos, que sean indicios de una enfermedad: desde centros de control locales, pasando por las instituciones como la propia OMS, hasta Twitter.

El software de Health Map filtra los datos procedentes de fuentes formales e informales, elimina lo irrelevante, identifica las posibles enfermedades infecciosas emergentes y las localiza sobre el mapamundi en un tiempo récord.

Este proyecto de big data, administrado por un grupo de 45 investigadores, epidemólogos y desarrolladores, arrancó en 2006. En un inicio fue diseñado para que los médicos realizaran consultas on line, pero durante las sucesivas crisis de la gripe porcina (en 2005 y en 2009) quedó claro que los internautas querían acceso la información actualizada y no filtrada por ningún gobierno que les proveía el algoritmo de Health Map. La OMS calificó de pandemia el virus H1N1, la gripe aviar, y activó la compra de vacunas a nivel global: el escándalo llegó cuando muchos médicos alrededor del mundo pusieron en cuestión la decisión del organismo. Más tarde, se probó que trabajadores de la OMS cobraron de las farmacéuticas.

Desde entonces, la accesibilidad del Health Map ha mejorado pensando en todos los públicos: se ha creado un código de colores para evaluar la severidad de un brote y es posible analizar cada dato y navegar por el sitio para obtener todos los puntos de vista recopilados. Incluso se puede hacer un seguimiento de los nuevos casos y defunciones. Esto es particularmente útil en los países en desarrollo, con infraestructuras deficientes y donde los esfuerzos contra las epidemias dependen de presupuestos muy variables y, en general, menguantes.

Pública y gratuita

Health Map no es un agregador corriente, más bien una app a gran escala y un ejemplo de web semántica. Sobre todo, es gratuita. Ellos parten de que la sanidad, que también es información, debe de ser accesible a todos los individuos, a nivel económico y comprensivo. Por eso Health Map es también un ejemplo de servicio sanitario público.

Sin embargo la ventaja respecto a la OMS en el caso del Ébola también muestra que la información relevante ya viaja más rápido que sus informadores oficiales. El mensaje, el dato, se mueve con independencia del medio. La clave es la democratización de la información en la sociedad red.

Esta web médica cree en la importancia de las notificaciones de personas no autorizadas en los primeros estados de una epidemia, y las sitúa en el mismo rango de los datos que proceden de voces informales (usuarios estándar), medios y autoridades: se utilizaron, por ejemplo, tweets y entradas de un blog de profesionales sanitarios guineanos.

Es así como el 14 de marzo Health Map ya había recogido 8 casos de muerte por la fiebre hemorrágica y cinco días después el algoritmo lo relacionó con lo que los medios africanos de la zona nombraron con un posible brote de Ébola: la web emitió una alerta. Hasta el 23 de marzo la OMS estuvo a oscuras: aunque estaban al corriente de incidentes aislados, esperaron a la confirmación de unos funcionarios de sanitarios de Guinea. Tardaron demasiado en llegar.

Los primeros días de la epidemia estuvieron marcados por la confusión de los propios trabajadores sanitarios africanos, que nunca habían visto el Ébola en esa zona. Para cuando eliminaron las enfermedades más probables (Malaria, fiebre de Lassa) e identificaron el Ébola, las clínicas y hospitales estaban abarrotadas y sin las protecciones necesarias para impedir el contagio.

Los medios sociales no sustituyen a la OMS, que ofrece un importante diagnóstico global, pero son más rápidos en anunciar una posible alerta sanitaria: dentro del ruido de internet está la señal y el usuario puede acceder a ella desde su ordenador. Puede elegir sus fuentes, buscar el dato neutral más allá de la autoridad y sus conexiones con la industria farmacéutica. Ahora, además, puede avanzarse a ella.

[Via Public Health Watch]

share