Actualidad

Esta nueva teoría trastoca todo lo que pensamos sobre el orgasmo femenino

Es hora de poner el placer en el centro del análisis

¿Cuál es la función del orgasmo femenino? ¿Juega un papel más allá del de proporcionar una experiencia placentera? La respuesta dependerá de a quién preguntes, pero las distintas teorías suelen coincidir en una cosa: el orgasmo es un vestigio evolutivo que a día de hoy no tiene ninguna función biológica.

Vale. Durante siglos, la biología evolutiva ha ignorado la experiencia subjetiva del placer a la hora de analizar el papel del orgasmo femenino. Pero ahora, el ornitólogo Richard Prum quiere poner el foco precisamente en eso: en el placer.

Y sí, has leído bien: Prum es ornitólogo. Ha dedicado la mayor parte de su tiempo a estudiar el desarrollo evolutivo de las aves. Pero su último libro tiene algo de inesperado manifiesto feminista.

La biología evolutiva ha ignorado la experiencia subjetiva del placer a la hora de analizar el papel del orgasmo femenino, pero ahora, el ornitólogo Richard Prum quiere poner el foco precisamente en eso: en el placer

The Evolution of Beauty: How Darwin’s Forgotten Theory of Mate Choice Shapes the Animal World—And Us, así se llama la obra en cuestión. Y en ella, Prum desafía la narrativa dominante entre los biólogos evolutivos: aquella que afirma que los rasgos físicos y el ornamento sexual— desde el plumaje de un pavo real al tamaño y la forma del pene en un hombre— evolucionan por causas adaptativas, para “mostrar” buenos genes, atraer a las hembras y maximizar las posibilidades de perpetuar esos genes.

Según esa visión, el orgasmo masculino sería un incentivo para que el hombre busque oportunidades para la eyaculación (en tanto que acción necesaria para lograr la reproducción). El orgasmo femenino, sin embargo, no sería más que un subproducto de la selección natural, un mero residuo sin ningún cometido claro.

Frente a eso, Prum propone otra interpretación: el placer sexual femenino es, de hecho, la fuerza central que rige todo el proceso de apareamiento.

“La propuesta estética es que el placer sexual femenino y el orgasmo han evolucionado porque las mujeres han preferido aparearse, y reaparearse , con machos que estimulan su propio placer sexual”, escribe el ornitólogo. “De este modo, las hembras han seleccionado indirectamente aquellas variaciones genéticas que contribuyen a la expansión de su propio placer”.

En otras palabras, la experiencia placentera del sexo —el buen sexo— sería un motor fundamental de la evolución. La selección genética sería solo una consecuencia secundaria de una búsqueda mucho más epicúrea: la de aquellos capaces de facilitarnos buenos orgasmos.

Según este escenario, “el orgasmo femenino no es una adaptación para lograr ninguna función extrínseca de selección natural, sino que el placer sexual femenino y el orgasmo son consecuencias evolutivas del deseo femenino y de la elección, y son fines en sí mismos”.

Según la interpretación de Prum, "el placer sexual femenino y el orgasmo han evolucionado porque las mujeres han preferido aparearse, y reaparearse, con machos que estimulan su propio placer sexual. De este modo, las hembras han seleccionado indirectamente aquellas variaciones genéticas que contribuyen a la expansión de su propio placer"

Para apuntalar su teoría, Prim apunta a factores como “la variabilidad” y la “inconsistencia” del orgasmo femenino. También al hecho de que la cópula humana suele durar más que la nuestros parientes animales más cercanos. Incluso la diversidad de nuestro catálogo de posturas para el sexo, en comparación con las de gorilas y chimpancés, sugiere que hemos evolucionado movidos por el objetivo de proporcionar placer, sostiene Prum.

Su interpretación también va en sintonía con el hecho de que el orgasmo femenino no es necesario para la procreación: “El orgasmo femenino podría haber evolucionado hasta ser tan expansivo y prodigioso precisamente porque no tiene una función evolutiva”, escribe el científico. “Es placer sexual por el puro placer, y habría evolucionado como una consecuencia de la búsqueda de placer por parte de la mujer”.

Igual es hora de poner el placer en el centro del análisis.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar