Actualidad

Existen 4 tipos de personas introvertidas: esto es lo que las define

¿Te reconoces en alguno?


Imagen de Maroesjka Lavigne

Desde la psicología lleva buscándose mucho tiempo una definición que explique qué es la introversión. Una persona introvertida suele verse como alguien tímido o paciente, que no se mete en problemas y nunca llama la atención.

Pero, en los últimos años, la definición de la introversión ha ganado en matices y profundidad. Puede ser alguien con mucha imaginación, que se pierda entre los mundos que él mismo genera, o alguien con un ritmo de vida calmado y sencillo. Los motivos pueden ser muy variados. Pero históricamente se había definido, simplemente, como lo contrario a la extraversión.

Así que, en vistas de que este debate no parecía tener fin, el psicólogo Jonathan Cheek desarrolló cuatro perfiles por los que alguien puede considerarse introvertido:

1- Introvertido social

Este es el perfil que más se asemeja a la visión generalizada que se tiene sobre la introversión. Son personas que valoran más quedarse leyendo en casa que ir de compras. Un introvertido social valora mucho su espacio vital y sus relaciones más cercanas, prefiriendo ir a tomar algo con sus amigos de toda la vida antes que ir a Tomorrowland.

Aunque podrían confundirse con personas tímidas, existe una diferencia esencial. Mientras los tímidos sienten ansiedad cuando están en un ambiente social amplio, los introvertidos sociales simplementes se encuentran mejor con poca compañía.

2- Introvertido mental

Al contrario que los sociales, los introvertidos mentales no tienen ningún problema en socializar con las personas. Este tipo de introvertidos se caracteriza por ser personas con un gran mundo interior, capaces de perderse en horizontes de fantasía y aprovechar su imaginación para plasmarla en oficios creativos.

Un ejemplo que Cheek pone es Luna Lovegood, la maga de Harry Potter. Su locura interna, que la hace misteriosa a la par que trastornada, es la que definiría a la perfección a un introvertido mental.

3- Introvertido ansioso

Este perfil es uno de los más perjudiciales para las personas introvertidas. Son individuos inseguros que, por no sentirse bien con sus propias habilidades sociales, prefieren estar solos o con personas a las que tengan gran confianza.

Incluso, la ansiedad social que sufren no desaparece cuando están solos. Suelen tardar en tomar decisiones y se complican demasiado por asuntos que realmente no tienen gran relevancia.

4- Introvertido reservado

Por último, se encuentran las personas que llevan un ritmo más pausado que el resto. Los introvertidos reservados suelen ser muy fríos, buscando el mejor camino posible antes de tomar cualquier decisión.

Se toman su tiempo antes de hacer cualquier cosa, planifican cada cosa que harán durante el día y les gusta tener la situación bajo control. Pero, al contrario que los ansiosos, no tienen por qué ser inseguros. Simplemente son personas que analizan el mundo y dejan de lado su impulsividad. 

Tradicionalmente, la introversión se ha entendido como lo contrario de la extraversión. Pero sus matices pueden ser muy variados.  

Estos cuatro tipos de introversión son totalmente complementarios, por lo que normalmente una persona introvertida tiene un poco de cada uno de ellos. No obstante, y aunque en la actualidad no es más que una teoría, puede ser una gran ayuda para los psicólogos que se enfrentan a perfiles de personalidad que no estaban definidos hasta el momento.

El pasado año, NYMag publicó un test para descubrir que tipo de introvertido eres. Puedes hacerlo aquí.

[Vía New York Mag]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar