PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Crean el primer embrión artificial en un laboratorio

H

 

Un equipo de investigadores ha desarrollado el primer embrión de laboratorio con células madre de un ratón

PlayGround

03 Marzo 2017 18:51

Por primera vez, se ha conseguido crear un embrión artificial con células madres de un ratón. La magia del inicio de la vida se ha logrado en un laboratorio que ha podido desarrollar con la anatomía correcta a un incipiente roedor.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge enfatizan que su creación no estaba cerca de convertirse en un animal, pero reconocen que sería posible llegar hasta el final más adelante. Para comprender la importancia del hito, explican que observar la evolución de las primeras fases arroja luz a cómo se forman los embriones. La aplicación médica de su análisis es directa ya que puede ayudar entender por qué dos de cada tres embarazos humanos suelen fallar durante esta etapa temprana.

El modelo del embrión originado fue posible gracias a la combinación de dos tipos de células madre y la utilización de un molde en 3D para que tuvieran un andamio las células. Las células madre de las que se valieron fueron dos de los tres tipos que existen una vez el óvulo ha sido fertilizado por el espermatozoide y se comienzan a dividir.

Unas, las embrionarias, se agruparán para hacer crecer el cuerpo del embrión. Las segundas, trofoblásticas extraembrionarias, se encargan de crear la placenta. Las terceras -que no emplearon- son las endodérmicas primitivas, dedicadas a construir el saco vitelino que da nutrientes al feto.

"Sabíamos que las interacciones entre los diferentes tipos de células madre son importantes para el desarrollo, pero lo sorprendente que ilustra nuestra nueva obra es que se trata de una verdadera alianza", decía Magdalena Zernicka-Goetz investigadora principal. "Conocer cómo debe ocurrir el desarrollo nos permitirá entender por qué a menudo sale mal".

El mismo equipo que ha trabajado en la técnica ha desarrollado recientemente otra que permite el crecimiento de los blastocitos hasta los 14 días, el límite legal establecido para la experimentación con embriones. Ahora, sin embargo, trabajan en poder adaptar el mismo procedimiento a los embriones humanos. Y todo apunta a que no están muy lejos de conseguirlo. 

share