PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las 10 cosas más embarazosas que un padre puede hacerle a un hijo

H

 

Vas a sentir vergüenza sólo de pensarlo

PlayGround

23 Julio 2015 06:00

Papá, si antes no me invitabas a tomar cañas con tus amigos, ¿por qué ahora me metes en todos tus putos grupos de WhatsApp?

Un padre que se esfuerza por "estar en la onda" es un padre condenado al fracaso. El gap generacional es más real que las benditas arrugas de Iris Apfel, un foso insalvable para una mayoría incapaz de seguir el ritmo de los tiempos en lo que se refiere a modas, tendencias, lingos y usos tecnológicos.

Sabemos que la edad mental pocas veces se corresponde con la edad biológica de un individuo. Sabemos que la edad biológica tampoco tiene por qué coincidir con la senectud real del cuerpo. La ciencia nos dice que todos envejecemos a un ritmo diferente, pero casi todos compartimos un rasgo: nos gusta pensar que somos bastante más jóvenes de lo que realmente somos, porque así lo sentimos. Y eso nos lleva a...

... hacer mucho el ridículo.

De acuerdo a los resultados de un reciente estudio realizado en Reino Unido entre más de 2.000 padres con hijos de edades comprendidas entre los 5 y los 20 años, la mayoría de los encuestados viven atrapados en lo que definen como una "deformación generacional". ¿Por qué?

Hasta el 70% de los consultados con edades superiores a los 40 años aseguraron sentirse, de media, un 20% más jóvenes. Es decir, un padre de 40 se siente al comienzo de la treintena. Son las cosas de la adultescencia. Y así pasa lo que pasa.

Porque el objeto de ese estudio no era medir cuestiones relacionadas con el envejecimiento o el sentir en relación a la edad, sino elaborar una lista sobre aquellos comportamientos de los padres que más sacan de quicio y más avergüenzan a los hijos. Y esta vez fueron ellos, los padres, quienes contestaron.

En cabeza de la lista, una actividad que desde aquí defendemos como necesaria siempre, con independencia de la edad: bailar.

Ahí va una curiosidad: según el sondeo, una persona media deja de aprender nuevos movimientos de baile a la edad de 25 años. Aplica ese dato a tus padres, y entenderás por qué bailan como bailan.

A continuación la lista completa:

1. Bailar en público.

Papá o mamá bailando. A la vista de otros. Contigo a menos de 50 metros. Risa o muerte.



2. Demostraciones públicas de afecto.

Los padres magreándose a la vista de todos es un no para los hijos. Y ni se te ocurra darle un beso al chico en público.



3. Usar jerga trasnochada e intentar encajar usando un "vocabulario juvenil".

Mamá, aunque no digas LOL en voz alta, te voy a querer igual. Puede que incluso más.



4. Vestir ropa inapropiada para su edad.

¿La gente jugando a ser 'normcore' y tú con esas pintas? 



5. Contar historias, anéctodas o batallitas de cuando éramos pequeños que dan vergüenza ajena.

¿En serio vas a contar otra vez lo de aquel día que me caí de boca al charco mientras miraba mi propio reflejo?  



6. Ir limpiando y ordenando detrás de los hijos.

Einstein dijo aquello de que una “mesa llena de cosas es sinónimo de una mente llena de ideas”. Con la habitación es lo mismo, pero a escala.



7. Abrirse un perfil en las redes sociales y empezar a seguir a los hijos.

Cuando quieras hablar conmigo no es necesario que lo publiques en mi muro de Facebook. 



8. Ser unos inútiles con la tecnología en general.

¿Que te vuelva a explicar eso que te lo expliqué ayer, y hace una semana, y el mes pasado...? ¿Y si mejor vendes el móvil y usas un telégrafo? 



9. Hablar sobre "la vida real".

Charlas sobre engendrar niños, buscar trabajo, créditos bancarios, sexo entre adultos... Ya habrá tiempo para eso cuando te hayas convertido en uno de ellos.



10. Beber más de la cuenta.

Ver a tus padres borrachos no suele ser divertido... a no ser que tú lo estés aún más. 



Con motivo del sondeo, el diario británico The Telegraph ha preguntado a la doctora Sandra Wheatly, experta en psicología social y dinámicas familiares, por una serie de recomendaciones para sobrellevar mejor el 'síndrome de los padres embarazosos' este verano. La doctora tiene tres consejos para los hijos:

-"Trata de recordar que tus padres intentan mostrarte lo mucho que te quieren. La imitación es la más sincera forma de adulación y copiarte es su manera de demostrar lo orgullosos que están de tí".

-"Si nos puedes con ellos, grábales. Haz un vídeo de sus excentricidades y hazles pasar vergüenza mostrándole a tus padres lo que han estado haciendo".

-"Si todo eso falla, ignórales. Ellos confían en que tu comportamiento de adolescente sea sólo una fase. A ti te toca confiar en que su comportamiento de mediana edad sea una fase también.

Nuestro consejo: déjales que vivan su vida como quieran

Y tranquilo, que ya te tocará a ti pasar por lo mismo.


La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven (Jules Renard)

share