Actualidad

Al menos 547 niños de un coro de iglesia sufrieron abusos físicos y sexuales

Ocurrió durante décadas en el coro de Ratisbona, el más famoso de Alemania y dirigido entonces por el hermano del papa Benedicto XVI

 Michael Vogl  

Abusos verbales, maltrato físico, bofetadas, abusos sexuales, violaciones, acoso psicológico, intimidación y una sensación de control permanente. Esta es la realidad que vivieron 547 niños del coro de Ratisbona entre 1945 y comienzos de los 90.

Así lo ha desvelado un informe elaborado por el abogado externo Ulrich Weber que desde hace dos años ha estado investigando el caso a petición de la diócesis. El escándalo de abusos se destapó en 2010 pero solo tras una intensa presión por parte de las víctimas, la iglesia tomó cartas en el asunto.

El abogado evaluó 616 informes de abuso, de los que 547 se consideraron pausibles teniendo en cuenta entrevistas y otras pruebas. De estos 547, 67 habrían sufrido abusos sexuales y el resto otras formas de castigos corporales. Curiosamente, parte de los maltratos tuvieron lugar cuando el monseñor Georg Ratzinger, hermano del papa emérito Benedicto XVI, se encontraba dirigiendo la institución entre 1964 y 1994.

El informe de 440 páginas encontró que los abusos fueron perpetrados por 49 personas, la mayoría de ellos sacerdotes que ejercían de profesores en el coro de niños más famoso de Alemania.

“Los afectados describieron sus años escolares como una prisión, como un infierno y como un campo de concentración. Muchos se referían a esos años como la peor época de su vida, caracterizada por el miedo, la violencia y el desamparo”, ha explicado el abogado.

"Había una sensación de control permanente, desde controles regulares de sus armarios hasta asegurarse de que los calzoncillos estaban debajo de sus pijamas", se puede leer en el informe. "Los niños estaban bajo presión, en cuanto a sus logros académicos, así como sus logros musicales, además de temer castigos”.

Pese a que el informe no se centró en si el padre Ratzinger estaba al tanto del asunto e hizo la vista gorda, si que contiene una parte centrada en los recuerdos que las víctimas tenían del hermano de Benedicto XVI. Los ex alumnos lo recordaban como un perfeccionista que buscaba el éxito por encima de todo y que no dudaba en propinar bofetadas a los alumnos que no cumplían con las expectativas.

Ahora, tras la publicación del informe final, las víctimas serán indemnizadas con hasta 20.000 euros por los abusos que sufrieron durante su estancia en el coro de Ratisbona.

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar