Actualidad

Corea del Sur permite por fin a las mujeres usar copas menstruales

Hasta ahora, estos productos no eran legales en el país y tampoco se podían importar del extranjero a pesar de que sí se producían para otros mercados

 

El año pasado, una nueva y preocupante “tendencia” saltó a los medios de comunicación surcoreanos. Niñas y adolescentes sin recursos estaban utilizando plantillas de zapatos como compresas, trozos de papel higiénico o incluso llegaban al extremo de faltar a clase la semana de la regla porque no podían permitirse comprar compresas.

Esta terrible situación encendió el debate en el país acerca del alto precio de productos de primera necesidad como compresas y tampones.

Según organizaciones coreanas, en el país hay unas 60.000 adolescentes con bajo poder adquisitivo que no pueden asumir el coste de las compresas. Además, muchas de ellas viven con sus abuelos o con su padre, por lo que poder hablar de la menstruación con libertad se hace aún más difícil.

Como consecuencia del auge de testimonios acerca de los desorbitados precios de estos productos, comenzaron a surgir iniciativas que luchaban contra ellos. Una de ellas era Good Neighbors, una organización benéfica que puso en marcha la campaña Girl, you are a shining star, una iniciativa que ayuda a niñas desfavorecidas en Corea que tienen la menstruación. Servicios de asistencia para familias y paquetes de ayuda consistentes en compresas, ropa interior y diversos productos son algunas de las opciones que ofrece esta campaña.

Además, grupos de mujeres intentaron introducir copas menstruales en el país, aunque sus esfuerzos chocaron con múltiples impedimentos.

En marzo de este año, varias activistas del Instituto Metodista de Liderazgo de la Mujer (MWLI por sus siglas en inglés) hicieron un pedido de 500 copas menstruales a una compañía francesa. Sin embargo, fue interceptado en el aeropuerto y nunca llegó a entrar a Corea.

“Las mujeres necesitan tener la opción de utilizar copas menstruales en lugar de compresa. Hicimos la compra en el extranjero porque no se puede encontrar en Corea del Sur. No puedo entender por qué nos están deteniendo incluso de hacer eso “, declararon en su momento a los medios locales las activistas.

Esto se debe a que en Corea del Sur las copas menstruales son ilegales porque el Ministerio de Alimentación y seguridad de los medicamentos nunca llegó a hacer pruebas de seguridad. “Se trata de productos que se insertan en el cuerpo, por lo que es necesario que haya un examen minucioso de su seguridad”, declaró el ministerio en su momento.

Paradójicamente, un fabricante coreano de productos basados en silicio ya produce copas menstruales en Corea, pero sólo para los mercados de ultramar, de acuerdo con Quartz.

Pero, por fin, ha llegado el día. De acuerdo con el Ministerio de Seguridad de Alimentos y Medicamentos, las copas menstruales llegarán oficialmente al país en julio, cuando se emita el certificado de importación. El ministerio anunció recientemente que se encuentra revisando los dato presentados por varias empresas dispuestas a importar estos productos y que en las próximas semanas emitirá el formulario de solicitud de permisos de importación a la firma seleccionada.

Una victoria para las mujeres surcoreanas que permitirá que cada vez menos niñas y adolescentes tengan que usar plantillas de zapatos cada 28 días.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar