Actualidad

Los ecologistas que están denunciando la cumbre contra el cambio climático

No son negacionistas del cambio climático, y sin embargo tienen muchas dudas sobre la actual cumbre para frenar el cambio climático. Sus razones son estas

Hace una semana que ha comenzado la Cumbre del Clima de Marrakech (COP22). La conferencia es la continuidad de la COP 21 que se celebró el año pasado en París. Desde entonces, se ha convertido en un referente para establecer la hoja de ruta en la lucha global contra el cambio climático.

Pero Marruecos, donde se celebra la cumbre, es uno de los ejemplos más llamativos de cómo esta estrategia contra el cambio climático solo ha aumentado las injusticias sin hacer nada nuevo por el planeta.

La tesis no corresponde a los negacionistas del cambio climático. La crítica parte de los propios activistas climáticos marroquíes, y de colegas suyos en todo el mundo.

Marruecos, donde se celebra la cumbre, es uno de los ejemplos más llamativos de cómo esta estrategia contra el cambio climático solo ha aumentado las injusticias sin hacer nada nuevo por el planeta

Por ejemplo, Marruecos cuenta con el mayor campo de energía solar del mundo: Noor, a las afueras de Ouarzarzate. La instalación produce cantidades ingentes de energía, reduciendo las emisiones de carbono a 760.000 toneladas anuales.

Según cuenta Jacobin, la energía que produce Noor se vende a bajo coste a Europa. Mientras, la construcción de la planta ha ocasionado la expropiación de 3.000 hectáreas de tierra con precios de compensación realmente bajos para la población local. Y su funcionamiento requiere de 3 millones de litros cúbicos de agua todos los años, en uno de los países que más han sufrido la sequía en los últimos años. A esto se le suma que, si la instalación no es rentable, Marruecos seguirá pagando el préstamo del Banco Mundial para financiar el proyecto.

La planta solar Noor produce grandes cantidades de energía que sirven para reducir las emisiones de carbono. Sin embargo, esa energía se vende luego a bajo coste a Europa. Además, la construcción de la planta ha ocasionado la expropiación de 3.000 hectáreas de tierra

Lo mismo que ocurre en Marruecos con Noor se replica en decenas de países en desarrollo: los países del Norte externalizan el riesgo de desarrollar sus energías renovables y cargan en la espalda del Sur la responsabilidad de terminar con el cambio climático. Es lo que el activista británico Danny Chivers describe como “ecologismo imperialista”. Es decir, una estrategia climática hipócrita y donde siempre se imponen los intereses de los países desarrollados.

“El desequilibrio comienza desde el mismo momento en el que en una cumbre como la de París o Marrakech un país como Estados Unidos puede enviar delegaciones con centenares de negociadores, mientras que otros como Tonga o Fiji apenas pueden traer a 30. La voz del Sur está enterrada. En la estrategia climática se reproducen los mismos desequilibrios que hay en la economía y en el poder político”, dice Anna Pérez Català, activista en la lista de figuras claves contra el cambio climático de The Guardian, que participa en la cumbre estos días.

Los países del Norte externalizan el riesgo de desarrollar sus energías renovables y cargan en la espalda del Sur la responsabilidad de terminar con el cambio climático

Según un reciente informe del Banco Mundial, los países en desarrollo tendrían que gastar 4.500.000 millones de dólares para cumplir con los objetivos marcados por la COP21 en París. Sobre todo, para reducir el crecimiento de la temperatura del planeta a 1,5 grados para 2018. La previsión de dinero de la COP21, sin embargo, se limitaba a una contribución anual de 100.000 millones de dólares de los países ricos hacia los pobres.

Mientras, los presupuestos de países del Norte para salvar bancos desde la crisis económica han sido de 14.000.000 millones y de 2.000.000 millones anuales en gasto militar, según Janet Redman, Directora del Programa Climático del Institute for Policy Studies, citada por New Internationalist. Esto por no hablar de el aumento de los subsidios a los combustibles fósiles. A pesar de los avances que se produjeron en París y que ahora intentan concretarse en Marrakech, el cambio climático todavía no es una prioridad para las principales economías mundiales.

Los países en desarrollo tendrían que gastar 4.500.000 millones de dólares para cumplir con los objetivos marcados por la COP21 en París, pero la previsión de dinero se limita a una contribución anual de 100.000 millones de dólares de los países ricos a los pobres. ¿Mucho dinero? Los presupuestos del Norte para salvar bancos han sido de 14.000.000 de dólares al año

“Siendo idealistas, para cumplir con los objetivos de la COP 21, los países del Norte deberían reducir sus emisiones de carbono hasta el 12% para que los países en vías de desarrollo pudieran emitir el 88% restante. El problema es que las emisiones de los países ricos están en el 65%. En poco tiempo habremos sobrepasado el límite de emisiones para garantizar el futuro del planeta. Los países ricos tendrán recursos para afrontarlo, pero las consecuencias serán desastrosas para los países pobres”, apunta Pérez Català.

La activista prosigue: “Otro de los puntos es que para lograr el objetivo de París habría que dejar bajo tierra el 80% de combustibles fósiles que quedan. De otra manera será imposible y eso no va a suceder. Los objetivos son muy ambiciosos y el escenario es bastante pesimista, excepto en ejemplos como el de Alemania”.

“La verdadera lucha contra el cambio climático pasa por una propuesta radical que cambie los hábitos de consumo de las grandes ciudades. No podemos dejar en manos de los gobiernos terminar con el cambio climático: la gente tiene que concienciarse, dejar de comer carne y de comprar ropa compulsivamente para frenar el derroche de agua; tendría que dejar de llevar coche... Solo así sería posible lograr esos objetivos”, concluye Pérez Català.

La verdadera lucha contra el cambio climático pasa por una propuesta radical que cambie los hábitos de consumo de las grandes ciudades. No podemos dejar en manos de los gobiernos terminar con el cambio climático

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar