Actualidad

Soplar en un dispositivo para conducir ayuda a no hacerlo ebrio, según un estudio

Podría significar un hito en la lucha contra el consumo de alcohol al volante

Si conducimos borrachos sabemos que corremos el riesgo de que nos retiren el carnet, de que nos multen, de hacer servicios a la comunidad e, incluso, de ir a la cárcel. Son medidas que han reducido la cantidad de personas que conducen ebrias, pero no lo suficiente.

Sin embargo, una reciente investigación ha demostrado que hay otra que podría ser igualmente eficaz. Se trata de la condena que exige al conductor soplar en un dispositivo cada vez que quiere poner el coche en marcha, lo cual provoca que sea menos probable que lo haga bebido.

Los datos revelan que, por el momento, la iniciativa está resultando eficaz. En los estados de Estados Unidos en los que se aplica las muertes por accidentes de tráfico se han reducido un 7%, de acuerdo con un informe publicado por la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins.

"Hasta este estudio, no teníamos evidencia de qué tipo de leyes de interbloqueo funcionaban en términos de prevención de accidentes mortales causados por el alcohol y si uno funcionaba mejor que otro", dijo la coautora del estudio en el Centro de Investigación y Política de Lesiones de Hopkins, Beth McGinty.

En los estados de Estados Unidos en los que se aplica esta medida las muertes por accidentes de tráfico se han reducido un 7%

La medida está cambiando la actitud tanto de los conductores que ya han cometido alguna infracción relacionada con alcohol como la de los que no lo han hecho nunca. 

Si los datos de la investigación siguen siendo los mismos con el paso del tiempo, esta iniciativa significará un hito en la lucha contra el consumo de alcohol al volante. Algo que salvará miles de vidas.

Solo en EE. UU., en más de un tercio de los 35.092 accidentes mortales en 2015 alguno de los conductores había bebido. El 29% de ellos estaban legalmente ebrios y el 20% tenía en la sangre casi el doble del límite de alcohol legal o todavía más alto.

El grupo de abogacía Madres Contra la Conducción Ebria (MADD) calculó que en 2013 se instalaron 305.000 dispositivos en los coches de conductores condenados por conducir ebrios.

Muchos de ellos ya habrán detenido a más de un conductor borracho. 

[Vía The Washington Post]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar