PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Trabajadores de Facebook tienen que vivir en garajes porque no pueden permitirse una casa

H

 

Muchas de las grandes empresas de Silicon Valley nacieron en garajes. Ahora, la precariedad laboral ha provocado que este sea el hogar para sus trabajadores

PlayGround

25 Julio 2017 18:06

El mito del garaje, habitación roñosa de universidad o inserte-aquí-su-espacio-cutre-y-potencialmente-poco-inspirador favorito ha acompañado a alguno de los grandes magnates de Silicon Valley desde su mismo origen.

Famoso es el garaje del 2066 de Crist Drive, en Los Altos, donde un joven Steve Jobs construía su primer ordenador Apple o el del 232 de Santa Margarita Avenue, en Menlo Park. Allí, en 1998 se gestaba una de las mayores empresas tecnológicas de la historia: Google.

Sin embargo, esta romantización de la precariedad y la idea de hombre hecho a sí mismo que tanto gusta en Silicon Valley, que va tan de la mano del mito del garaje, es mucho menos cool si se conoce que quienes habitan ahora los aparcamientos de Silicon Valley no son futuros CEOS de grandes empresas, sino sus propios empleados.

Este es el caso de Nicole y Victor, una pareja de trabajadores de la cafetería de Facebook que tiene que vivir en un garaje de dos plazas con sus tres hijos, de nueve, ocho y cuatro años.

Según informa The Guardian, la pareja se encuentra entre los 500 trabajadores de cafetería de la red social que se unieron recientemente  al sindicato, Unite Here Local 19 con el que pretenden que Facebook y Flagship Facility Services, la empresa contratista de servicios alimenticios, mejoren sus condiciones laborales.



Pese a vivir a pocos kilómetros de la gigantesca mansión de Mark Zuckerberg y cerca de las oficinas de Facebook en Menlo Park, ni Victor ni Nicole tienen dinero suficiente para comprar una casa en la zona o incluso para pagar cosas básicas como la comida o el dentista de los niños.

Aunque Nicole cobra 19,85 dólares a la hora y Víctor 17,85 dólares, por encima de los 15 dólares de salario mínimo que estableció Facebook en 2015, les cuesta llegar a fin de mes, en parte porque viven en una zona donde la mayoría de personas gana mucho más que ellos.

La pareja critica que Zuckerberg viaje por el mundo ayudando a los demás y no se preocupe de su propia gente. “No tiene que seguir trabajando por el mundo. Debería aprender qué está ocurriendo en esta ciudad”, mantiene Nicole.

Los trabajadores de cafetería de Facebook denuncian que no se pueden llevar comida sobrante a casa o que no pueden acceder a las clínicas médicas de Facebook. La compañía se defiende aludiendo que ninguno de los trabajadores de contratas accede a facilidades como gimnasio o clínicas privadas y que otro tipo de políticas eran una cuestión entre la empresa contratista y los trabajadores.

"Estamos comprometidos a proporcionar un entorno de trabajo seguro y justo para todos aquellos que ayudan a Facebook a acercar al mundo, incluyendo contratistas", declaró Facebook en un comunicado.

Un portavoz de Flagship comentó que la empresa "espera una relación positiva y productiva con el sindicato” pero se negó a comentar nada sobre sus políticas con los trabajadores en Facebook.

Por su parte, los argumentos de Nicole son aún si caben más sencillos. "Nuestra motivación no es golpear a ninguna de las compañías. Es por nuestras familias. ¿Por qué tenemos que vivir así cuando la empresa para la que trabajamos tiene los recursos para hacerlo mejor?”.


[Vía The guardian]














share