Actualidad

Condena por fraude para Martin Shkreli, 'el hombre más odiado en EEUU'

¿Recordáis al tipo que multiplicó por 5000% el precio de una medicina para portadores del VIH? Ahora se enfrenta a una pena máxima de 20 años de cárcel por fraude

Arte PG

El tipo más repugnante de la industria farmacéutica”. “La personificación de la codicia”. “El Lex Luthor (IRL) de la generación millennial”. “El hombre más odiado en Estados Unidos”. A Martin Shkreli le han llamado de todo en los últimos dos años. Y, la verdad, hay que reconocerle mérito. Porque se necesita talento y dedicación para generar un odio tan generalizado, y para lograr que ese odio no se disipe, e incluso se expanda, según va pasando el tiempo.

A estas alturas todo el mundo sabe que Shkreli es ese jovencito codicioso y de sonrisa cínica que, al frente de Turing Pharmaceuticals, decidió incrementar en un 5.000 por ciento el precio de un medicamento esencial para el tratamiento de enfermedades infecciosas, una pastilla que toman centenares de miles de portadores del VIH, enfermos de sida o personas con cáncer en todo el mundo. La patente del medicamento, llamado Daraprim, fue adquirida en agosto de 2015 por la compañía de Shkreli. Inmediatamente, Turing elevó el precio de 13,5 dólares a 750 dólares por pastilla.

Ese gesto convirtió a Shkreli en el villano favorito de internet. Y él ha explotado esa fama desde entonces como buen “attention whore”, afilando su perfil de antagonista irritante, hasta convertir su nombre y su cara en algo parecido a un meme.

Pero no son sus tácticas empresariales en la industria farmacéutica las que le llevarán, previsiblemente, a la cárcel, sino sus tejemanejes en relación a sus actividades como CEO de varios fondos de inversión de los que es o ha sido gestor. Fondos que, todo hay que decirlo, lleva manejando entre polémicas, irregularidades y pérdidas millonarias desde que tenía 23 años.

El jurado ha declarado a Shkreli culpable de tres de los ocho cargos de los que estaba acusado por su gestión al frente de los fondos de inversión MSNB Capital y MSMB Healthcare

Martin Shkreli ayer a la salida del juzgado. Spencer Platt/Getty

Shkreli fue detenido e imputado por fraude en diciembre de 2015. El fiscal federal Robert Capers veía indicios de un “esquema Ponzi” en sus actividades como inversionista. Se le acusaba de defraudar a los inversores de MSNB Capital y MSMB Healthcare y de haber dedicado activos de ambos fondos para financiar obligaciones y deudas personales. También de haber realizado numerosas transacciones financieras que perjudicaron la solvencia de Retrophin, una de las compañías biotecnológicas que fundó, y de la que fue apartado por la junta de dirección en 2014.

El proceso, que no ha estado exento de polémica y de momentos extraños, concluía por fin ayer en Nueva York. Tras cinco días de deliberaciones, el jurado ha declarado a Shkreli culpable de tres de los ocho cargos de los que estaba acusado por su gestión al frente de los citados fondos de inversión.

Durante el juicio, el fiscal ha acusado a Shkreli de haber defraudado al menos once millones de dólares a los inversores de su gestora de fondos MSMB Capital. Según la investigación de la fiscalía, el joven, al que han presentado como un timador y mentiroso compulsivo, hizo creer a los inversores que su fondo estaba logrando altas rentabilidades en Wall Street y que iban a ganar mucho dinero invirtiendo con él, cuando en realidad estaba registrando pérdidas. Los intereses prometidos salían, en realidad, de las aportaciones de nuevos inversores atraídos por las mismas mentiras. Un clásico ejemplo de estafa piramidal.

Shkreli está aún pendiente de conocer su sentencia en firme. En el peor de los escenarios posibles, se enfrenta a una pena máxima de 20 años de cárcel.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar